SERVUS HISPANIARUM REGIS



sábado, 10 de noviembre de 2018

MINDAUGAS II, UN REY PARA LITUANIA

Wappen des Herzogs von Urach.svg
Armas de Mindaugas II
Diseño: urachermensch

Su Alteza Serenísima Príncipe Guillermo de Urach, Conde de Württemberg, 2.º Duque de Urach (Guillermo Carlos Florestán Gero Crescencio); nació en Mónaco el 30 de mayo de 1864.
Era el hijo mayor de Guillermo I, duque de Urach (Jefe de una rama morganática de la Casa Real de Würtemberg) y de su segunda esposa, la princesa Florestina de Mónaco, que actuaba ocasionalmente como Regente del Principado como hija que era de Florestán I, príncipe de Mónaco.
A los cuatro años, Guillermo sucedió a su padre como duque de Urach. Pasó gran parte de su infancia en el Palacio de los Grimaldi en Mónaco, donde su madre, la princesa Florestina, a menudo se encargaba del gobierno, mientras su sobrino, el príncipe Alberto I de Mónaco, salía a largas exploraciones oceanográficas. Guillermo era culturalmente francófono.
Guillermo de Urach y su familia
A través de su madre, Guillermo era el segundo en la línea de sucesión al Trono de Mónaco. El primo de Guillermo, Alberto I tenía un solo hijo, Luis, que era soltero y no tenía hijos legítimos. La República Francesa, sin embargo, se mostraba reacia a ver a un gobernante alemán en Mónaco. Por ello, y bajo presión francesa, el principado aprobó una ley, en 1911, en la que reconocía a la hija ilegítima de Luis, Carlota, como heredera, siendo adoptada en 1918 por su abuelo, Alberto I de Mónaco. De este modo, Guillermo fue relegado al tercer puesto en la línea de sucesión, después de Luis y Carlota. En julio de 1918 Francia y Mónaco firmaron un tratado en el que se exigía que todo futuro Príncipe de Mónaco debía ser ciudadano francés o monegasco, debiendo además contar con el beneplácito del gobierno francés.​ Después de la subida al trono del príncipe Luis II en 1922, Guillermo renunció a sus derechos en favor de unos primos lejanos franceses, los condes de Chabrillan, en 1924.
En 1913, Guillermo estuvo entre los príncipes elegibles para ocupar el trono de Albania, siendo apoyado por los grupos católicos del norte de aquel país. Sin embargo, en 1914, Guillermo de Wied fue elegido en su lugar.
En 1917 se especuló con la posibilidad de que fuera creado duque de Lorena una vez que terminara la Gran Guerra. 
Mindaugas II.jpg
Guillermo de Urach, Mindaugas II
Militar de carrera desde 1883, participó en la primera Guerra Mundial. Hasta noviembre de 1914 formó parte del asalto alemán contra Francia y Bélgica. En diciembre de 1914 su división luchó en la batalla para cruzar el río Bzura en Polonia. De junio a septiembre de 1915 se trasladó desde el norte de Varsovia a las posiciones cerca del río Niemen, un avance de cientos de kilómetros en la campaña en que Polonia fue ocupada. Entre octubre y noviembre de 1915 participó en la ocupación de Serbia. Posteriormente operó en Ypres, Bélgica, entre diciembre de 1915 y julio de 1916. Su división fue destruida, en gran parte, en las batallas de Somme de agosto a noviembre de 1916, sosteniendo el Reducto Schwaben. Finalmente se retiró como general de división el 5 de enero de 1917.
El 4 de junio de 1918, recibió la invitación del Consejo de Lituania para reinar en el recién independizado país como Mindaugas II.​ Guillermo aceptó y fue elegido monarca de los lituanos el 11 de julio de 1918, Su elección puede explicarse por varios factores: era católico (religión mayoritaria en Lituania). Pertenecía a la Casa de Grimaldi reinante en Mónaco, siendo príncipe desde la cuna. No era miembro de la Casa de Hohenzollern, la familia a la que pertenecía el emperador alemán Guillermo II que deseaba que Lituania fuese una monarquía en unión personal con Prusia. Había desempeñado una excelente carrera militar. Finalmente, si los Imperios Centrales ganaban la guerra, Lituania podría esperar protección de Alemania en caso de futuras intrusiones por parte de Rusia.
Según el acuerdo de Guillermo con el Consejo de Lituania él tenía que residir en el país y hablar el lituano.
kingoflithuania.jpg
Fotografía de Mindaugas II con los atributos reales lituanos
Desde sus comienzos el reinado de Guillermo fue controvertido. El Gobierno Alemán no reconoció la elección de Guillermo como Rey y nunca tuvo la oportunidad de viajar Lituania,​ permaneciendo en el Castillo Liechtenstein, su residencia al sur de Stuttgart. A pesar de ello empezó a aprender el idioma lituano. Sin embargo, a​ los pocos meses de su elección quedó claro que Alemania perdería la Primera Guerra Mundial, y el 2 de noviembre de 1918, el Consejo de Lituania cambió su decisión optando por proclamar la república.
Guillermo falleció en la localidad italiana de Rapallo el 24 de marzo de 1928. Sus restos reposan en la Iglesia del Palacio de Ludwigsburg (Alemania).

jueves, 8 de noviembre de 2018

CONFERENCIA EN MADRID


La Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía y la Cancillería de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo culminan en el día de hoy su Ciclo de Conferencias sobre la "Realidad actual de las Órdenes Militares y de Caballería", y que se ha venido desarrollando desde el pasado mes de febrero.
La conferencia de hoy jueves 8 de noviembre tendrá lugar en la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense de Madrid y será pronunciada por la Ilma. Sra. Dra. doña Ángela Madrid Medina, Directora de la Revista de las Órdenes Militares y Académica de Número, electa, de la Real y Matritense de Heráldica y Genealogía.
El título de su intervención será: "El ayer y el hoy de las Órdenes de Caballería españolas".
La conferencia dará comienzo a las 19 horas en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense de Madrid, c/ Santísima Trinidad 37, Madrid.


martes, 6 de noviembre de 2018

ENRIQUE I, REY Y CARDENAL, ÚLTIMO MONARCA PORTUGUÉS DE LA CASA DE AVÍS

Ornamented Royal Coat of Arms of Cardinal Henry I of Portugal.svg
Armas de Enrique I de Portugal
Diseño: Heralder
Enrique I de Portugal, apodado el Piadoso y el Casto,​ y también llamado Enrique «el Cardenal» o el Cardenal-Rey nació en Lisboa el 31 de nero de 1512.
Fue hijo del rey Manuel I "El Afortunado" y de la infanta María de Aragón y hermano menor del rey Juan III de Portugal. Como hijo menor de la familia, no se esperaba que llegara nunca al trono portugués. Ya de joven, Enrique tomó las órdenes sagradas para promocionar las relaciones entre Portugal y la Santa Sede, dominadas en ese momento por España. 
Su carrera eclesiástica fue muy rápida, convirtiéndose en arzobispo de Braga con tan sólo 22 años, ocupando luego las sedes de Évora y Lisboa y la dignidad de Gran Inquisidor de Portugal. Su ascenso se culminó con su promoción al cardenalato en 1545 a los 33 años. 
Enrique decidió llevar a los jesuitas a Portugal y utilizarlos como evangelizadores y gestores en el imperio colonial portugués.
Actuó como regente de su sobrino-nieto Sebastián I  entre 1557 y 1568, y le sucedió como rey el 28 de agosto de 1578,​ tras desaparecer Sebastián en la batalla de Alcázarquivi. Enrique intentó renunciar a sus votos eclesiásticos con el fin de encontrar una esposa y asegurarse la continuación de la dinastía, pero el papa Gregorio XIII, aliado de los Habsburgo, no le dispensó de los votos.​
17- Rei D. Henrique - O Casto.jpg
Enrique I de Portugal
El rey-cardenal murió en Aleirim el 31 de enero de 1580 antes de que el Consejo de Regencia hubiera escogido a su sucesor. Su fallecimiento provocó una crisis sucesoria en la que varios pretendientes intentaron hacer valer sus derechos al trono portugués. Mientras el Trono estuvo vacante, se encargó del gobierno una Junta formada por Jorge de Almeida, Francisco de Sá de Meneses, João de Mascarenhas, João Telo de Meneses y Diogo Lopes de Sousa.
File:HenriqueI.jpg
Otro retrato del rey Enrique I
El 19 de junio de 1580 Antonio, prior de Crato, hijo bastardo de Luis de Portugal y nieto de Manuel I se proclamó rey con el apoyo del pueblo llano. Ante estos hechos, Felipe II de España, uno de los principales pretendientes a la Corona lusa, envió al duque de Alba al frente de un ejército para que derrotara al prior de Crato. Tras la victoria española en la batalla de Alcántara, Lisboa cayó con rapidez y Felipe fue elegido rey de Portugal (como Felipe I) con la condición de que el reino y sus territorios de ultramar no se convertirían en provincias castellanas.
Tras lograr su reconocimiento por las Cortes de Tomar y derrotar a los últimos partidarios del Prior de Crato, Felipe II ( Felipe I de Portugal) ordenó que los restos de Enrique I, último de los monarcas de la Casa de Avís, fueran trasladados a la Iglesia del Monasterio de los Jerónimos de Lisboa en 1582
Tumba del rey don Enrique I en los Jerónimos de Lisboa
Foto: Diego Delso