SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 26 de octubre de 2014

EL PALAIS BRONGNIART


Durante la Revolución Francesa, el Directorio de la República ordena al general Jacques Manou Boussay que proceda a la incautación del convento parisino de las Hijas de Santo Tomás, ubicado en la calle del mismo nombre, con la excusa de considerarlo lugar de refugio de contrarrevolucionarios.
El edificio fue demolido y pronto se consideró la posibilidad de levantar sobre su solar la nueva Bolsa de valores que París necesitaba.
Pero sería ya Napoleón I en 1807 quien confíara la construcción de un edificio al arquitecto Alexandre-Théodore Brongniart (1739-1813). Para el Emperador, la nueva Bolsa de París debía ser un emblema del poder y de los logros que Francia había alcanzado. Los triunfos del Napoleón en los campos de batalla europeos habían expandido considerablemente las redes comerciales francesas por el Viejo Continente.
Exterior del Palais Brongniart
Foto: Arnaud25
Sin embargo, Alexandre-Theodore Brongniart no tuvo la oportunidad de ver su obra terminada, pues falleció prematuramente el 6 de junio 1813.
Varios arquitectos ofrecieron entonces sus servicios para concluir la obra, entre ellos François- Joseph Bélanger y Louis-Pierre Baltard, aunque finalmente fue seleccionado Eloi Labarre (1764-1833), quien se hizo cargo del Palais Brongniart y concluyó el edificio en noviembre de 1825, reinando ya Carlos X.
Alegoría de la Justicia Consular, de Francisque Duret (1852)
Foto: JLPC
La construcción del Palacio Brongniart fue un paso importante en la historia de la construcción de modelos dedicados a albergar bolsas de valores, con su característica columnata rematada con capiteles corintios.
Interior del edificio
El 17 de diciembre de 1856, un decreto imperial de Napoleón III establece el pago de un derecho de entrada. Un personaje tan importante de la época como el célebre banquero Rotschild, protestaba constantemente por tener que pagar veinte céntimos de franco cada día para entrar en el Palacio. 
El Palais Brongniart presenció el auge de las finanzas francesas decimonónicas y su internacionalización. Los valores nacionales y extranjeros cotizaban con normalidad, se compreban y vendían acciones de minas, industrias y ferrocarriles. La Bolsa de París llegó a ser la más importante del mundo después de la de Londres.
Ambiente exterior del Palais Brongniart hacia 1900
El Palais Brongniart fue declarado monumento histórico de Francia el 27 de octubre de 1987. Tras la informatización de la Bolsa de París, es en la actualidad un recinto dedicado a albergar conferencias, convenciones, seminarios, recepciones, almuerzos, cenas, cócteles, galas, espectáculos y exposiciones.
La Gran Sala permite la realización de un amplio abanico de actividades sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada