SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 10 de diciembre de 2015

MARTÍN EL HUMANO, EL FINAL DE UNA DINASTÍA

Martín_I_de_Aragón.jpg (835×1140)
Martín el Humano representado en el Retablo de San Severo

Martín I "el Humano", nació en Perpiñán, otras fuentes citan Gerona, el 29 de julio de 1356, siendo el segundo hijo de Pedro IV de Aragón y de su tercera mujer Leonor de Sicilia. Martín contrajo matrimonio en 1372 con María de Luna, hija de Don Lope, primer conde de Luna. De esta unión nacieron: el futuro rey de Sicilia Martín el Joven (1376-1409), Jaime (1378), Juan (1380) y Margarita (1388).
En 1375 fallece su madre, de la que heredará sus derechos sobre Sicilia, reino sobre el que reforzará su posición cuando en 1379 se acuerde el matrimonio entre su hijo y heredero con María de Sicilia, que en 1377 había heredado el trono siciliano tras la muerte de su padre Federico III. Dada la minoría de edad de ambos, el matrimonio no se celebrará hasta 1390, y Martín I será nombrado señor y regente de Sicilia en 1380.
Tras la coronación en Palermo de María de Sicilia y Martín el Joven, que recibió el título de Martín I de Sicilia, una facción de la nobleza siciliana partidaria de los Anjou se rebeló contra los nuevos monarcas, lo que obligó a Martín el Humano, conocido en Sicilia como Martín "el Viejo", a ponerse al frente de una flota y desplazarse a Sicilia para acabar con la insurrección. Mientras se encontraba inmerso en la pacificación de la isla, le sorprendió en 1396 la muerte de su hermano el rey de Aragón y la noticia de que, al haber muerto éste sin sucesión masculina, su esposa María de Luna había reclamado el trono en su nombre
Al no haber acabado con la insurrección siciliana, tuvo que demorar su regreso a la Península, por lo que sería su mujer María de Luna la que tuvo que hacer frente a las pretensiones sucesorias tanto de la viuda de Juan I, Violante de Bar, que anunció que esperaba un hijo del rey fallecido que sería su legítimo heredero, como de Mateo I, conde de Foix, quien por su matrimonio con Juana de Aragón y Armagnac, hija mayor del difunto monarca, alegó sus derechos al trono aragonés. Las tropas del conde de Foix entraron en Aragón, pero fueron rechazadas por las tropas leales a Martín.
martin-i-el-humano.jpg (232×400)
Martín I el Humano en una representación decimonónica
La inestable situación de sus reinos peninsulares hizo que Martín abandonara Sicilia en 1397, y al llegar a Zaragoza juró los fueros ante las Cortes el 13 de octubre de 1397 y fue coronado el 13 de abril de 1399. Al contrario de lo que había hecho su hermano, procuró ganarse la amistad de las oligarquías urbanas, descontentas con el pronobiliario reinado anterior, aunque no consiguió muchos éxitos al encontrarse dichas élites envueltas en una guerra de bandos que el monarca, indeciso, no supo atajar.
Todo su reinado estuvo marcado por el Cisma de Occidente, que dividía a la cristiandad desde 1378. Fue partidario de los papas de Aviñón, donde acudió el año de su coronación para jurar fidelidad a Benedicto XIII, aragonés y pariente de la Reina. Estableció con el pontífice una sincera amistad y obtuvo apoyo en sus pretensiones sobre el reino de Sicilia frente a los Anjou, partidarios de los papas de Roma. En 1403 intervino militarmente contra el asedio que sufrió Benedicto XIII, el Papa Luna, en su sede papal, rescatándolo y acogiéndolo en Peñíscola.
Lanzó dos cruzadas contra el norte de África en 1398 y 1399.
En 1400, casaría a su sobrina Yolanda con Luis II de Anjou a fin de suavizar las tensiones.
Su hijo Martín de Sicilia, con la victoria de San Luis (1409), acabó de someter a la nobleza rebelde de Cerdeña, expulsando de allí a los genoveses en 1409.
En política interna, su reinado fue un período convulso, debido a las cada vez más cruentas guerras entre bandos nobiliarios en Aragón (los Luna contra los Urrea) y en Valencia (los Centelles contra los Soler y los Vilaragut). Uno de los momentos de mayor tensión tuvo lugar el 6 de enero de 1407, cuando el gobernador de Valencia, Ramón Boil, fue asesinado en el marco de una de esas luchas nobiliarias con las huestes del caballero Juan Pertusa y Gisberto Rexarch, partidarios de los Centelles.
Rotlle-genealogic-poblet-marti-I-darago.jpg (500×608)
Martín el Humano en una miniatura del Monasterio de Poblet
En Rey Martín fue un hombre piadoso y fundó la Real Cartuja de ValldeCrist, la quinta erigida en España.
El 29 de diciembre de 1406 falleció la reina María de Luna, quien le había dado cuatro hijos (Martín, Jaime, Juan y Margarita), de los cuales ninguno sobreviviría a su padre ni dejaría descendencia legítima alguna.
El último en fallecer fue Martín el Joven, en 1409, a causa de unas fiebres. Esto obligó a Martín I a contraer un nuevo matrimonio con la joven Margarita de Prades el 17 de septiembre de ese mismo año, pero de esta unión no nació ningún hijo.
El rey intentó legitimar a su nieto bastardo Fadrique de Luna (hijo de Martín el Joven y la noble siciliana Tarsia Rizzari), al cual trajo a la Península para poder educarlo, pero no encontró el apoyo político suficiente para convertirlo en su heredero y la comisión de expertos destinada a dilucidar la cuestión de la sucesión no se puso de acuerdo.
El 31 de mayo de 1410, moría Martín I en el Palacio de Bellesguard (Barcelona), a los 54 años, sin haber nombrado un sucesor, abriéndose entonces un interregno de dos años en el que se disputaron el trono hasta seis pretendientes, entre ellos su nieto. El conflicto alcanzó su solución en 1412 tras el llamado Compromiso de Caspe, por el que se eligió como nuevo rey a Fernando I, hijo de la hermana de Martín, Leonor de Aragón, nacido en la dinastía castellana de los Trastámara.
Monumento funerario de Martín I el Humano en el Monasterio de Poblet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada