SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 1 de julio de 2016

REINAS CONSORTES DE ESPAÑA (IX): MARÍA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA

Coat of Arms of Maria Josepha of Saxony, Queen Consort of Spain.svg
Armas de María Josefa Amalia como Reina Consorte de España
Diseño: Heralder

María Josefa Amalia de Sajonia (Maria Josepha Amalia Beatrix Xaveria Vincentia Aloysia Franziska de Paula Franziska de Chantal Anna Apollonia Johanna Nepomucena Walburga Theresia Ambrosia), nació en la ciudad de Drede, el 7 de diciembre de 1803.
Era hija del príncipe Maximiliano de Sajonia y la princesa Carolina de Borbón Parma (prima de su futuro esposo). A los tres meses de edad falleció su madre y su padre envió a María Josefa Amalia a un convento junto al río Elba, lugar que abandonaría solo para contraer matrimonio. Se casó con el rey Fernando VII, viudo y sin hijos, el 20 de octubre de 1819.
La pacata educación que había recibido la reina María Josefa Amalia en el convento y su inexperiencia (contrajo matrimonio con dieciséis años de edad) dieron lugar a que, horrorizada, se negara a mantener contacto íntimo alguno con el monarca. Fue necesaria una carta personal enviada por el papa Pío VII para poder convencer a la joven Reina de que las relaciones íntimas entre esposos no eran contrarias a la moral del catolicismo, así como necesarias para la procreación de descendencia.
Maria Josepha of Saxony.jpg
La Reina María Josefa Amalia retratada por Francisco Lacoma en 1820
Esa intervención del Papa, a fin de que consintiera en consumar el matrimonio con el rey Fernando VII, es el sustrato de la novela Los espejos de Fernando VII (2001) de María Pilar Queralt del Hierro.
La reina María Josefa Amalia fue una joven devota y aficionada a la poesía, cuyo reinado como consorte coincidió con las alteraciones políticas del Trienio Liberal (1820-1823) y el posterior restablecimiento del absolutismo en España.
Desembarco de Fernando VII en Puerto de Santa María el 1 de octubre de 1823
María Josefa Amalia falleció prematuramente, sin descendencia, a causa de unas graves fiebres, en el Palacio Real de Aranjuez, el 18 de mayo de 1829. Al no haber tenido hijos reyes, su cuerpo reposa en el Panteón de Infantes del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada