SERVUS HISPANIARUM REGIS



lunes, 27 de septiembre de 2010

LAS ÓRDENES DINÁSTICAS DEL REINO DE SUECIA (IV)

La Orden de Vasa (Kungliga Vasaorden)

La cuarta en importancia de las Órdenes Reales de Suecia fue concebida como distinción a los servicios prestados en numerosos campos para aquellas personas no aptas para su ingreso en las Órdenes de la Espada y de la Estrella Polar. Sobre todo, esta orden, libre de restricciones por razones de nacimiento o de formación, fue pensada como reconocimiento a las contribuciones a la agricultura, al progreso del comercio de la minería y la técnica.

Fue creada por Gustavo III el 29 de mayo de 1772 tal y como se recuerda en la inscripción del óvalo rojo de sus"Gustav III instiktare 1772".

La Orden se dividía en cinco clases:

Comendador Gran Cruz
Comendador de 1ª Clase
Comendador
Caballero de 1ª Clase
Caballero

El Collar porta las gavillas características de la Dinastía Vasa y los escudos de Suecia y Holstein, éste último en honor al padre del fundador, Adolfo Federico.
La cinta de la Orden de Vasa es verde


La cruz tiene el mismo diseño que la de las emblemáticas órdenes mayores, pero en su caso la encabeza una gavilla coronada, el símbolo de la dinastía de Vasa. Como la Orden de la Espada, la Orden de Vasa tampoco es conferida hoy en día pues desde 1975 se la considera como "durmiente".
Sin embargo, su recuerdo aún perdura a través del museo más visitado de Estocolmo: el Museo Vasa, verdadero prodigio de conservación naval de aquel mítico barco, orgullo de la flota sueca, hundido en su primer y brevísimo viaje.




También se recuerda, no tanto a la dinastía como a la Orden de Vasa, mediante la bella Barcaza Real, construída por Orden de Gustavo III y cuyo nombre es precisamente "Vasaorden".
Vimos navegar por última vez esta embarcación con motivo de la Boda de la Princesa Heredera Victoria con Daniel Westling, ahora ya Príncipe de Suecia y Duque de Västergötland. Los contrayentes hicieron parte de su primer paseo como marido y mujer a bordo de la Barcaza Real "Vasaorden", surcando plácidamente las aguas del puerto de Estocolmo hacia el Palacio Real.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada