SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 16 de septiembre de 2011

LAS ÓRDENES DE MONTENEGRO (I)


Archivo:Coat of arms of the Kingdom of Montenegro.svg


El actual territorio de Montenegro estuvo habitado durante siglos después de la caída del Imperio Romano de Occidente por diversas tribus eslavas, mezcladas con ávaros, ilirios y romanos, producto del dominio de estos pueblos sobre la región. Dichas tribus durante el siglo X formaron un principado llamado Doclea (Duklja), cuya independencia fue reconocida por el Papa Gregorio VII en 1077 pero que se mantuvo como tributario del Imperio bizantino. Sin embargo, en 1186 fue conquistada por Stefan Nemanja, Gran Príncipe del reino serbio de Rascia.

File:MN, Ulcinj 044.jpg

Murallas de Ulcinj
La región costera de Montenegro tuvo una historia semi-independiente después de la caída del Imperio Romano de Occidente. En esta zona la población neolatina se mantuvo conectada con el mundo latino gracias al comercio marítimo, principalmente con Venecia. De esta forma mantuvo su lengua romance dálmata y solo nominalmente estuvo sujeta a los príncipes eslavos del interior de Montenegro. A partir del año mil la República de Venecia empezó a extender sus dominios en el área de Kotor (la veneciana Cattaro).

File:Kotor, Montenegro, Boka Kotorska.jpg

Vista aérea de la Bahía de Kotor
Desde 1420 hasta 1797 existió la Albania veneciana, un dominio alrededor de la bahía de Kotor (Cattaro) que llegaba hasta la costa del norte de Albania y que perteneció a la Dalmacia veneciana.
Bajo la influencia directa de Serbia, se formó el Principado de Zeta y se produjo la conversión de la población a la Iglesia Ortodoxa. En 1356, Zeta logró su independencia de Serbia, afrontando a lo largo del siglo XV invasiones del Imperio Otomano que conquistó gran parte del principado, aunque no logró someterlo en su totalidad. En 1516, bajo la influencia de Venecia se formó el Principado de Montenegro, un estado teocrático liderado por el príncipe-obispo de Cetinje o vladika.
En 1852, el vladika Danilo II Petrović Njegoš convirtió al país en un estado secular tomando el título de knjaz (príncipe).


Archivo:King Nikola of Montenegro.jpg

Nicolás I de Montenegro
En 1860 subió al trono como príncipe, Nicolás I, quien declaró la guerra al Imperio Otomano en 1861. A pesar de un comienzo difícil, Serbia y el Imperio ruso se convirtieron en sus aliados en 1877 en la llamada Guerra ruso-turca logrando la victoria en 1878. Tras el Congreso de Berlín, la independencia de Montenegro quedó asegurada y su territorio prácticamente se duplicó. En 1896 el Príncipe pudo lograr el matrimonio de su hija Elena de Montenegro con el heredero del trono del Reino de Italia, el futuro Víctor Manuel III.
En 1910, Montenegro se convirtió en reino en un período de prosperidad del país el que se prolongó incluso tras las Guerras de los Balcanes de 1913.

Archivo:Proclamation of the Kingdom of Montenegro.jpg

Proclamación del Reino de Montenegro el 28 de agosto de 1910
Sin embargo, en 1914 tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, Montenegro se alía con Serbia en contra de los Imperios Centrales, pero el pequeño ejército montenegrino se rinde finalmente ante el Imperio austrohúngaro el 25 de enero de 1916. El rey huyó a Burdeos y tras la liberación del país, una asamblea lo depuso y Serbia anexó el reino el 29 de noviembre de 1918, antes de la formación del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos el 1 de diciembre y que se convirtió en el Reino de Yugoslavia en 1929. Montenegro conformó inicialmente el banovina de Zeta, cuyo territorio fue reducido de manera importante en 1939 conformando el actual territorio del país.

File:100 perpers.jpg

Moneda de oro montenegrina de 1910
Durante la segunda guerra mundial Montenegro fue ocupado por Italia, que anexó a su Dalmacia el territorio de la bahía de Kotor (la veneciana Cattaro) hasta septiembre de 1943 y además estableció el Estado independiente de Montenegro en 1941. Este estado fascista (que duró desde 1941 hasta 1944) fue teatro de una sangrienta guerra civil, especialmente cuando pasó a ser controlado por la Alemania nazi a finales de 1943.
Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, el Reino de Yugoslavia se convirtió en la República Federal Socialista de Yugoslavia en 1946. Con este cambio, Montenegro dejó de depender directamente de Serbia (como sucedió entre 1918 y 1941) obteniendo cierta autonomía como la República Socialista de Montenegro. Debido a sus características como la más pequeña de las seis repúblicas que conformaban Yugoslavia, Montenegro recibió grandes aportes del gobierno federal volviéndose un estado parcialmente próspero.
En 1992, la República Socialista Federal se desintegró, pero Montenegro y Serbia decidieron mantenerse unidos formando la República Federal de Yugoslavia. El embargo que sufrió Yugoslavia producto de las guerras que enfrentaba contra Croacia y Bosnia-Herzegovina durante la primera mitad de los años 1990, afectó notablemente la economía de Montenegro, la que subsistió debido al tráfico ilegal.
Sin embargo, la tensión entre serbios y montenegrinos debido a la desigual posición que tenían ambos grupos en la República Federal aumentó con los años. Como forma de igualar la importancia de ambos estados, en 2002 se estableció la federación de Serbia y Montenegro. Sin embargo, diversos grupos comenzaron a presionar por la independencia, la cual fue aprobada a través de un plebiscito realizado el 21 de mayo de 2006 por un 55,5% de los votantes. Finalmente, el Parlamento de Montenegro proclamó la independencia del estado, el 3 de junio de 2006. El estado fue reconocido en los días posteriores por diversos estados del mundo, incluyendo Serbia, el 15 de junio, y finalmente ingresó como el 192º miembro de la Organización de las Naciones Unidas, el 28 de junio.
Montenegro ha solicitado ser miembro de la Unión Europea. El 18 de diciembre de 2010, el Consejo Europeo decidió otorgarle a este país el estatus de "candidato oficial" para ser miembro de la Unión.


Archivo:FlagRoyalMNEcorr.gif

La vieja bandera del Reino de Montenegro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada