SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 15 de abril de 2012

EL PALACIO DEL GRAN TRIANÓN

File:Coat of Arms of France & Navarre.svg


El Gran Trianón fue erigido por Jules Hardouin Mansart en 1687 en el emplazamiento del "Trianón de Porcelana" que Luis XIV ordenó construir en 1670 para huir de los fastos de la Corte y vivir sus amores con Madame de Montespan. El Gran Trianón es, sin duda, el conjunto de edificios más distinguido de todo el dominio de Versalles.
"Pequeño palacio de mármol rosa y de porfirio con deliciosos jardines" según la descripción de Mansart, que sigue al pie de la letra las indicaciones de Luis XIV, muy implicado en esta construcción. Nadie es indiferente al encanto de este edificio de elegantes proporciones que desprende intimidad, dulzura y grandeza. Muy influido por la arquitectura italiana, este palacio se despliega en un único nivel, situado entre el Patio y el jardín, recubierto de un tejado plano disimulado por una balaustrada, antaño aderezada con grupos de niños, jarrones, figuras esculpidas.

File:Grand-Trianon1700.jpg

El Gran Trianón hacia 1700


Célebre por sus jardines de estilo francés, ordenados y geométricos, "lleno de todo tipo de flores de azahar y de arbustos verdes", nos indica Félibien, el "Trianón de Mármol" está rodeado, desde su construcción, de varias decenas de miles de plantas vivaces y tuberosas. Enterradas en macetas para poder cambiarlas todos los días y crear así un espectáculo florido y aromático, estas plantas ofrecen una decoración viva que anima la perfección de esta arquitectura totalmente orientada a los jardines.
Ocupado por Luis XIV, que alojará en él a su cuñada, la Princesa Palatina, a su yerno, el Duque de Chartres, y a su hija, la Duquesa de Borbón, el Gran Trianón es del gusto de María Leszczinska, que se instalará en él durante las temporada de buen tiempo. María Antonieta por su parte, celebra en él algunas representaciones, pero prefiere la residencia del Pequeño Trianón que le había regalado Luis XVI . Napoleón Bonaparte, tras haber ordenado su restauración, se aloja varias veces en él con su esposa la Emperatriz María Luisa. En 1963, el General de Gaulle decide rehabilitar el lugar para recibir en él a los invitados de la República y organizar en el Ala Norte, conocida como "Trianon-sous-bois", una residencia del Presidente de la República.
Del Trianón se podría decir en palabras de Félibien "que las gracias y los amores forman lo que más perfecto hay en las más hermosas y más magníficas obras de arte". Dado que el mobiliario original del Trianón se dispersó durante la Revolución, el acondicionamiento actual corresponde, salvo algunas excepciones, al del Primer Imperio. Napoleón reamuebla totalmente el Trianón y lo visita de vez en cuando con María Luisa.

Antaño, por referencia a las pilastras que realzan sus fachadas, llevaba el nombre de Trianón de mármol. Este palacio se construyó con un peristilo que permitía comunicar la Corte con los jardines, y enmarcar el Palacio en la naturaleza. Esta fue la idea maestra de este nuevo edificio. Impropiamente llamado peristilo -pero esta denominación data de la época de Luis XIV-, este pórtico que se abre en el centro del edificio le confiere al Gran Trianón la transparencia a la que debe su originalidad, y que permite pasar del patio a los jardines de forma imperceptible.
En 1810, Napoleón hizo acristalar el peristilo por ambos lados para facilitar la comunicación entre su aposento y el de la Emperatriz. En este vestíbulo, acondicionado tal como se ha descrito, fue donde el Mariscal Bazaine fue juzgado, de octubre a diciembre de 1873, por un tribunal militar presidido por el Duque de Aumale. Las cristaleras se eliminaron en 1910.

Dado que el mobiliario original del Trianón se dispersó durante la Revolución, el acondicionamiento actual corresponde, salvo algunas excepciones, al del Primer Imperio. Napoleón reamuebla totalmente el Trianón y lo visita de vez en cuando con María Luisa.

El peristilo

Galeria del Gran Trianón

Salón redondo

Este vestíbulo permitía acceder al primer aposento que Luis XIV sólo ocupó tres años, de 1688 a 1691. Su decoración de columnas corintias, su embaldosado de mármol y lo cuadros que lo adornan datan de este período. A la derecha de la chimenea, un tambor de carpintería disimula la escalera que utilizaban los músicos para acceder a la tribuna que desembocaba en la estancia siguiente, en donde tenía lugar la cena del Rey.

Salón de Música

Es la antigua antecámara del primer aposento de Luis XIV, en el que tenía lugar la cena del Rey. Las carpinterías se encuentran entre las más antiguas del Palacio, y sobre las puertas, destacan los postigos de las tribunas en los que se instalaban los músicos que tocaban durante la comida.
Napoleón transformó esta estancia en el Salón de los Oficiales, y Luis-Felipe en una Sala de Billar. Las sillas recubiertas de tapicería de Beauvais se fabricaron especialmente para esta estancia; el hermoso velador y la fuente de té llegaron al Trianón durante el Segundo Imperio.
Los cuadros que representan a Marte y a Palas proceden de la antecámara de los Juegos y de la Cámara del Sueño.

Salón de Familia de Luis Felipe

Este gran salón fue creado por Luis-Felipe a partir de dos estancias existentes.
El Rey y su familia, a los que les gustaba alojarse en el Trianón, se reunían por la noche en esta estancia amueblada al estilo de la época: mesas de juego y de labor, asientos y canapés acolchados cubiertos de canutillo amarillo con motivos azules.

File:Grand Trianon Salon de famille de Louis Philippe.10.jpg

El Salón de Familia de Luis Felipe

Salón de las Malaquitas

Fue en el Gran Salón del Emperador donde se depositaron los presentes de malaquita del Zar Alejandro I a Napoleón, los cuales dieron nombre a esta estancia.

Salón fresco

Debe su nombre por estar orientado al Norte. Sirvió de Gabinete del Consejo a Napoleón, y Carlos X se despidió en él de sus ministros el 31 de julio de 1830.
Las magníficas carpinterías, esculpidas en pebetero y guirnaldas de flores, datan de Luis XIV, al igual que los cuadros: en la chimenea, Flora y Céfiro de Jean Jouvenet que también pintó las sobrepuertas que representan la Primavera y el Invierno; entre las ventanas, Vertumno y Pomona de Nicolas Bertin; y, en las paredes laterales, cuatro Vistas de Versalles de Jean-Baptiste Martin.
El mobiliario data del Primer Imperio: muebles "guardapapeles", por Jacob-Desmalter, regulador por Lepaute, barómetro-termómetro por Bailly y asientos recubiertos con tapicería de Beauvais.

File:Salón de baile del Grand Trianon.JPG

El Salón de Baile

La Galería de los Cotelle

Juiciosamente edificada para proteger los parterres de Trianón de los rigores del invierno, esta galería cuenta con once puertas vidrieras orientadas al sur, y con tan sólo cinco ventanas orientadas al norte. Esta galería está adornada con veinticuatro cuadros (de los cuales veintiuno son obra de Jean Cotelle) que representan los bosquetes de Versalles y de Trianón en la época en que fueron encargados, en 1687. Unos valiosos testimonios de los jardines tal como eran en el siglo XVII. Originariamente, las hornacinas estaban aderezadas con canapés, pero Luis-Felipe hizo instalar en ellas los dos enfriadores de mármol del Languedoc procedentes de los bufés de Luis XV.
Aquí fue donde, el 4 de junio de 1920, se firmó el tratado de paz con Hungría que puso punto final a la Primera Guerra Mundial.

File:Treaty of trianon negotiations.jpg

Negociaciones del Tratado de Trianón entre Hungía y la Entente

Salón de los Jardines

En el extremo de la Galería de los Cotelle, el Salón de los Jardines desemboca en la Sala de los Castaños de Indias de Trianón y, más allá del parterre alto, en el brazo transversal del Gran Canal. Bajo el reinado de Luis XIV, este salón poseía en su centro un juego de pórtico que más tarde fue sustituido por un billar.

La Cámara del Emperador

La cámara del Emperador, que constituye una de las cinco estancias de su pequeño aposento, se decoró bajo el reinado de Luis XV con carpinterías que aun existen. Esta es la antigua cámara de Luis XV, creada en 1750 en el emplazamiento de una escalera y de una parte de la sala siguiente. ésta se reamuebló en su estilo Imperio y se rehabilitaron las hermosas telas de moaré "madera de limón" con ribete de brocado en lila y plata, que se habían tejido en Lyon para Josefina en 1807, y que se reutilizaron aquí para Napoleón en 1809. En el mes de diciembre de este año, Napoleón se alojó por primera vez en este pequeño aposento, justo después de su divorcio con Josefina. La hija de esta última, la reina Hortensia, contó cómo, no obstante, el Emperador las recibió el 25 de ese mes: "él fue a Trianón y nos invitó a que le hiciésemos una visita. Yo acompañé a mi madre. El encuentro fue conmovedor. El Emperador insistió para que se quedase a cenar. Como solía hacer siempre, él se situó frente a ella. Nada parecía haber cambiado [...] Reinaba un profundo silencio. Mi madre no era capaz de probar bocado, y me daba la impresión de que iba a desvanecerse de un momento a otro. El Emperador se limpió dos
o tres veces las lágrimas sin decir palabra y nos marchamos inmediatamente después de cenar."

La Antecámara

Es el antiguo Gabinete del Levante, que servía de gran gabinete a Madame de Maintenon. En 1812, la estancia se redujo en profundidad para instalar una escalera que conducía al entrepiso: entonces se convirtió en el gabinete del secretario del Emperador.
Las paredes están recubiertas de un damasco de color "tierra de Egipto" con un ribete amapola y verde, del que están colgados los siguientes cuadros: Juno y Flora de Bon de Boulogne; Céfiro y Flora, representados dos veces, por Noël Coypel y por Michel Corneille y Apolo recibe su carcaj y sus flechas de Mercurio, por Noël Coypel.

El Gabinete topográfico del Emperador

Originariamente, este gabinete se orientaba al Bosquete de las Fuentes, un bosquecillo surcado por arroyos que serpenteaban entre los árboles, última creación de Le Nôtre que desapareció bajo el reinado de Luis XVI. Este gabinete desembocaba entonces en el aposento de Madame de Maintenon, y en sus carpinterías que datan de 1713 se encastraron las vistas de los jardines de Versalles en las que aparece Luis XIV, en su madurez, paseando en silla con ruedas.
En 1810, Napoleón convirtió esta estancia en su gabinete topográfico y utilizó la enfilada contigua como pequeño aposento.

El Gabinete Particular

Es el antiguo Gabinete de Descanso, que servía de dormitorio a Madame de Maintenon. Dividida en el siglo XVIII en varios gabinetes, esta estancia recuperó en 1813 sus dimensiones; desde entonces, conserva el aspecto que presenta hoy en día.
Los muebles "guardapapeles" son obra de Jacob-Desmalter y el reloj de péndulo de Bailly. Los asientos pertenecieron al primer cónsul en el Palacio de Saint-Cloud, y el velador procede del Palacio del Elíseo.
De la tapicería de damasco verde enriquecida con un ribete de brocado dorado cuelgan los siguientes cuadros: Apolo y la Sibila y Apolo y Jacinto de Louis de Boulogne ; Apolo y Thetis, de Jean Jouvenet ; Apolo coronado por la Victoria y el Descanso de Apolo, de Noël Coypel.

Salón del Desayuno

Originariamente, esta estancia y la mitad de la estancia anterior formaban la Sala de los Bufés, que comunicaba con la antecámara (actual Salón de Música) donde cenaba Luis XIV; ésta se encontraba coronada por la tribuna de los músicos. Sus dimensiones actuales datan del reinado de Luis XV, que la utilizaba como Gran Gabinete. Su decoración y su mobiliario se realizaron para Napoleón, que lo convirtió en su Salón del Desayuno, es decir, en la estancia en la que tomaba su desayuno.
La tapicería mural es un "damasco económico" azul y blanco, enmarcado por un ribete aurora; éste recubre también los asientos de Jacob-Desmalter. El reloj de péndulo en forma de templo, en diferentes mármoles, jaspe y lapislázuli, está realizado con elementos del centro de mesa de Carlos X, y está enmarcado por dos jarrones de porcelana de Sèvres, con una decoración de paisajes. La copa de alabastro oriental es un bien embargado de un emigrado durante la Revolución; bajo el Imperio, se encontraba situada sobre una de las consolas de la galería. El velador, cuyo contorno está ornado de un cortejo de musas, se aportó para la Princesa Marie.
El cuadro de Noël Coypel, representa a Ninfas presentando un cuerno de abundancia a Amaltea ; procede de Trianon-sous-Bois.
El Salón del Desayuno comunica con el Salón de Familia del Emperador, el antiguo Salón de Juegos de Luis XV.

El cuarto de baño

Aquí comienza el Pequeño Aposento acondicionado en 1750 para Luis XV, del que esta estancia constituía el gabinete de retiro. Napoleón lo convirtió en un cuarto de baño.
Las paredes están tapizadas de bombasí blanco, que recubre también los asientos en góndola. La bañera se encuentra disimulada por una banqueta de paño verde.

La Cámara de la Emperatriz

Antigua cámara de Luis XIV, ha conservado su decoración caracterizada por la presencia de columnas corintias que dividen la estancia y por sus carpinterías admirablemente esculpidas en mosaico. Bajo el Imperio, se dividió para formar una cámara más pequeña y un salón (o antecámara) que sirvió a la Emperatriz María Luisa, la cual la reamuebló tal como se puede ver hoy en día; el único mueble que no corresponde es la cama, que perteneció a Napoleón en las Tullerías, y en la cual falleció su sucesor Luis XVIII, hermano de Luis XVI, en 1824.

Salón de la Capilla

Desde su origen, esta sala fue una capilla. Transformada en antecámara en 1691, durante la instalación de Luis XIV en esta parte del Palacio, conservó sin embargo su destino inicial: de hecho, la puerta del fondo desemboca en un hueco en el que se encuentra un altar; cuando se celebraba la misa, la puerta estaba cerrada. Pero la decoración recuerda aun hoy este uso: cornisa en la que alternan los racimos de uva y las espigas de trigo que evocan el vino y el pan eucarísticos, los cuadros que representan a los evangelistas San Marcos y San Lucas.
Los retratos de Luis XV y de María Leszczinska, de Jean-Baptiste Van Loo, recuerdan las estancias de la Reina en Trianón.

Salón de los Espejos

Con su bonita vista al Gran Canal y su decoración de espejos, este salón es el más hermoso del ala sur. Esta era la última cámara del aposento que Luis XIV ocupó en esta parte del Palacio de 1691 a 1703, y en la que celebraba el consejo. Como la mayoría de los espacios de Trianón, conservó su decoración original pero no sus muebles, que se vendieron en la Revolución, y que Napoleón hizo sustituir. De 1810 a 1814, sirvió de Gran Gabinete a la Archiduquesa María Luisa, la sobrina nieta de María Antonieta.

Los jardines de Trianón

Trianón es el palacio de Flora: todas las habitaciones tienen vistas a los jardines, totalmente dedicados a las flores, con un gran número de variedades seleccionadas por sus colores y por sus olores: "Cada noche, los nardos nos obligan a abandonar Trianón, escribe Madame de Maintenon en una carta del 8 de agosto de 1689, porque el exceso de perfume indispone a hombres y mujeres. " Y todas las decoraciones, pinturas y esculturas de la carpintería se inspiran en las flores.

File:Grand Trianon.jpg

El Gran Trianón y sus jardines


Bufé de Agua
Situado en el eje orientado al extremo septentrional del ala de Trianon-sous-Bois, esta fuente, también conocida como Cascada, fue construida por Hardouin-Mansart en 1703, y decorada con mármoles de diferentes colores adornados con plomos esculpidos por Mazière, Le Lorrain, Hardy, Poirier y Van Clève.

Neveras
Las neveras son fosas de mampostería aisladas y cubiertas de un túmulo de piedras y tierra, en las que se almacenaba el hielo en invierno. Las del Pequeño Trianón poseen tejados de paja. Estas reservas de hielo servían para enfriar las bebidas o preparar sorbetes y cremas heladas.
En Versalles, las primeras neveras se excavaron bajo el reinado de Luis XIV.
En el siglo XVIII, estas instalaciones eran frecuentes en numerosos castillos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada