SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 23 de noviembre de 2014

LAS ÚLTIMAS MORADAS DE DOÑA CAYETANA


Tras el solemne funeral celebrado ayer en la catedral hispalense, las cenizas de Doña Cayetana, XVIIIª Duquesa de Alba, aguardarán la resurrección del último día en dos lugares distintos. El primero de ellos es la Iglesia del Valle de Sevilla, sede canónica de la Hermandad de los Gitanos; el segundo, el Panteón de la Casa de Alba en el Monasterio de la Inmaculada Concepción de Loeches (Madrid). Hoy vamos a conocer ambos lugares.
Fachada del Monasterio de la Inmaculada Concepción, a la derecha emerge la cúpula del Panteón de la Casa de Alba
Foto: M. Peinado
El Monasterio de la Inmaculada Concepción de Loeches fue fundado en 1640 por Gaspar de Guzmán y Pimentel, I Conde-Duque de Olivares, valido del rey Felipe IV. La obra fue terminada por su sobrino, Luis de Haro y Guzmán, Marqués de El Carpio y IV Conde-Duque de Olivares. Llegaría a convertirse en una de las iglesias más ricas, en obras pictóricas, de España; con objetos regalados al Conde-Duque de Olivares por parte del rey Felipe IV. También familiares de las Madres Dominicas donaron muchas otras obras. La colección de arte tenía pinturas de la Escuela de Voss, Alonso cano, Rubens, Bassanno, Tintoretto, Veronés, y Miguel Ángel, entre otros. En 1809 la colección fue saqueada por el general Sebastiani durante la invasión francesa y muchos de estas obras fueron llevadas a Francia, donde hoy pueden ser vistas en museos como el Louvre. Otras pinturas se ubican en otros museos como la British Gallery de Londres o en el State Art Museum of Florida.
Actualmente el monasterio es patronazgo de la Casa de Alba, heredera de los Condes-Duques de Olivares.
El Monasterio de la Inmaculada Concepción de Loeches, la última morada de los Alba
Interior del Panteón de la Casa de Alba
Foto: www.abc.es
En 1909 Jacobo Fitz-James y Falcó, Duque de Alba de Tormes y Conde-Duque de Olivares, fundó un panteón agregando una capilla al monasterio para la Casa de Alba, que fue obra de Juan Bautista Lázaro inspirado en el de El Escorial. Destaca en dicho panteón el mausoleo de la Condesa de Montijo, Francisca de Sales y Portocarrero (hermana de Eugenia de Montijo, Emperatriz de Francia), obra de Charles-Alphonse-Achille Gumery.
Mausoleo de la Condesa de Montijo, Francisca de Sales y Portocarrero 
...............................................................................................................
Iglesia del Valle
Foto: Carlosrs
La Iglesia del Valle y Santuario Diocesano de Nuestro Padre Jesús de la Salud y Nuestra Señora de las Angustias Coronada, es la sede canónica de la Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad de Sacramental, Ánimas Benditas y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias Coronada, conocida popularmente como Hermandad de los Gitanos.
La Duquesa de Alba toca el llamador del paso de Nuestro Padre Jesús de la Salud
Foto: www.sevilla.abc.es
Este templo se levanta sobre la antigua iglesia del convento del Valle de la ciudad de Sevilla. El 20 de noviembre de 1996, el Ayuntamiento Hispalense cedió la iglesia a la Hermandad de los Gitanos.
El 14 de febrero de 1996 la Hermandad hizo el traslado desde la Iglesia de Santa Catalina, donde se asentaba provisionalmente, a su nueva sede en la iglesia del Valle. 

Manto de la Virgen de las Angustias con las armas de la Casa de Alba
Foto: senatus.mforos.com

Las obras de restauración finalizaron en febrero de 1999, y en ellas colaboró, con gran generosidad, la Duquesa de Alba, Camarera de Honor de María Santísima de las Angustias, Medalla de Oro de la Hermandad y benefactora incansable.
Pulse para ver el video
Las cenizas de la Duquesa de Alba, portadas por su hijo Cayetano, son acogidas en el Santuario por la Hermandad de los Gitanos
Foto: www.sevilla.abc.es
El 9 de septiembre de 2007, por Decreto Pontificio, el Cardenal Arzobispo de Sevilla, Fray carlos Amigo Vallejo, consagró el templo como Santuario.
En el altar mayor, se encuentra el camarín de la “Santísima Virgen de las Angustias”. Es una valiosa obra de arte del siglo XVIII procedente del convento dominico de Santa Florentina de Écija, de estilo barroco tardío, en madera tallada y dorada, con rocallas y espejuelos y policromado en celeste con flores e insectos imitando una porcelana. Tiene un friso con las letanías de la Virgen, relicarios enmarcados y, en su exterior, dosel rematado con pintura de “Santa Florentina”.
Esta lápida recordará para la posteridad la presencia de las cenizas de Doña Cayetana en su querido Santuario.
Foto: www.sevilla.abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada