SERVUS HISPANIARUM REGIS



sábado, 20 de diciembre de 2014

EL GENERAL ARMANDO DIAZ


El general Armando Diaz de orígenes españoles, nació en Nápoles el 5 de diciembre de 1861.
Siendo muy joven ingresó en la Escuela Militar de Artillería de Turín, graduándose de oficial y empezó su carrera militar el año 1884 en el 10° Regimiento de Artillería de campo. En en 1890 pasó al 1° Regimiento de Artillería con el grado de capitán. Entre 1895 y 1896 prestó servicios en el estado mayor del Regio Esercito y en 1899 fue ascendido a mayor, comandando por un año y medio un batallón del 26° Regimiento de infantería.
En 1905 Diaz es ascendido a teniente coronel y enviado a Florencia como jefe de estado mayor de la división militar allí estacionada. Al estallar la Guerra Italo-Turca, Diaz comanda dos regimientos de infantería durante la campaña bélica, siendo herido en combate en 1912, y ascendido por méritos de guerra al grado de coronel.
Convertido en general de división en mayo de 1915, fue uno de los generales italianos más exitosos durante la Primera Guerra Mundial. Se distinguió especialmente durante la ofensiva del Isonzo y la Batalla de Gorizia en agosto de 1916, quedando como subordinado del general Luigi Cadorna, comandante en jefe de las fuerzas italianas en el frente.
El general Luigi Cadorna
La ofensiva austrogermana en Caporetto resultó en una derrota desastrosa para las tropas italianas en noviembre de 1917. Más de 300.000 hombres y la mayoría de la artillería de campaña italiana se perdieron en la batalla, además de haber retrocedido los italianos más de 90 kilómetros de las líneas iniciales. El desastre provocó que el general Luigi cadorna fuera destituido del cargo de comandante en jefe, siendo reemplazado por Diaz.
El general Armando Diaz
Tras la derrota de Caporetto, Diaz consiguió estabilizar la línea del frente en el río Piave mediante un uso más racional de las tropas a su cargo, pero no se decidió a comenzar una ofensiva por su cuenta hasta contar con suficiente acopio de fuerzas de infantería y artillería para infligir a los austrohúngaros una derrota decisiva. Orlando, el primer ministro italiano, necesitaba victorias militares para reforzar su posición diplomática, con el objetivo de conseguir conquistas territoriales al final de la guerra. Orlando presionó a Diaz para lanzar una nueva ofensiva previendo que con las derrotas del Imperio Alemán a mediados de 1918 en Francia, la guerra pronto acabaría. No obstante, Diaz insistió en su plan de no lanzar una ofensiva hasta asegurarse que ésta fuera determinante, rechazando cualquier ataque sin tener la certeza de un triunfo. No obstante aceleró sus preparativos para asegurarse que Italia venciera a Austria-Hungría en el campo de batalla en vez de esperar un derrumbe interno de ésta última.
El 23 de octubre de 1918, Diaz lanzó una ofensiva de vasto alcance hacia la localidad de Vittorio Veneto, con 57 divisiones. Reforzados con seis divisiones de los ejércitos francés y británico, y tras ciertas dificultades iniciales para cruzar el río Piave, los italianos ganaron una cabeza de puente e iniciaron un exitoso avance en todo el frente, capturaron la ciudad de Vittorio Veneto, y penetraron en la línea defensiva austrohúngara hasta cortarla en dos.
Mapa de operaciones de la batalla de Vittorio Veneto
El ejército austro-húngaro quedó roto y muy desmoralizado, estallando motines de sus soldados de origen eslavo que aceleraron su descomposición y la consiguiente crisis política en Austria-Hungría. En el momento del armisticio, las tropas italianas habían llegado a Trento en el oeste y nuevamente al río Isonzo por el este, precipitando la capitulación total de las fuerzas imperiales. Esta victoria mantuvo la reputación de Diaz como general eficiente y le convirtió en el principal héroe italiano de la contienda. Como muestra de este prestigio, en 1919 Diaz fue nombrado senador, recibiendo en 1921 el título nobiliario de "Duque de la Victoria".
El célebre "Bollettino della Vittoria" firmado por Diaz en 1918. Placa conmemorativa en la ciudad de Prato. Foto: Sailko
Tras un viaje por Estados Unidos, donde fue homenajeado en 1921, Diaz retornó a Italia y se le confió el cargo de "Ministro de la Guerra". Como tal ofreció al rey Víctor Manuel III usar la fuerza militar para detener a los fascistas italianos durante la Marcha sobre Roma en octubre de 1922, pero el monarca rechazó tal alternativa y no emitió orden alguna en tal sentido. 
Tras tomar el poder, Benito Mussolini confirmó a Diaz como Ministro de la Guerra a sugerencia del propio rey Víctor Manuel III, quien deseaba mantener en dicho cargo a un militar profesional prestigioso y monárquico. No obstante, Diaz no pudo oponerse al deseo de Mussolini de militarizar a sus "camisas negras", creando la Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional
Mussolini y Diaz en una ceremonia de homenaje al "Soldado Desconocido"
El general Diaz mantuvo el puesto hasta abril de 1924, año en que se retiró del ejército, recibiendo un homenaje final con su promoción a Mariscal de Italia. 
Murió en Roma el 29 de febrero de 1928. Sus restos reposan en la Basílica romana de Santa María degli Angeli.
Tumba del general Diaz en Roma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada