SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 14 de diciembre de 2014

LA CATEDRAL DE SAN MIGUEL Y SANTA GÚDULA DE BRUSELAS

San Miguel defiende Bruselas desde lo alto de la Catedral
Foto: Michel Wal
La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas está ubicada en el cruce de dos importantes rutas, la que lleva de Flandes a Colonia y la que va de Amberes a Mons. Este cruce está situado en la colina de Treurenberg.
En este lugar, Lambeto II, conde de Lovaina, y su esposa Oda de Verdún, fundaron en 1047 una iglesia, bajo la advocación de San Miguel, con doce canónigos para servirla e hicieron transportar a su cripta los restos de Santa Gúdula, hasta entonces conservados en la Iglesia de San Gaugerico. 
Las espléndidas bóvedas cuatripartitas
Foto: PMRMaeyaert
En 1072, la iglesia de San Miguel se restauró a causa de un incendio y en 1200 fue de nuevo restaurada por orden de Enrique I de Brabante para la construcción de la parte anterior occidental, acompañada de dos torres redondas.
En 1226, Enrique II decidió la construcción de una colegiata gótica que se terminaría a principios del siglo XVI, poco antes del nacimiento de Carlos V; algunas capillas se anexionaron en los siglos XVI y XVII.
Pero no fue hasta el año 1962 cuando pasó, de ser colegiata de la Archidiócesis de Malinas a catedral, por la creación de la Diócesis de Malinas-Bruselas. Además, en 1991 comenzaron obras de restauración que descubrieron restos de una cripta románica en la antigua colegiata.
Fachada principal de la Catedral
Foto: Luc Viatour
Su fachada occidental, de líneas verticales, presenta tres pórticos coronados por un gablete y sus dos torres, de inspiración gótico-francesa, probablemente obra de Jan van Ruysbroeck (1470-1485) que fuera el arquitecto de la Grande Place de Bruselas. La fachada carece de rosetón y tiene una gran vidriera brabanzona. Cuatro robustos contrafuertes encierran y separan los tres pórticos que por encima de los cuatro metros van formando dos altas torretas laterales cuya máxima altura llega a los 65 metros.
La fachada tiene tres niveles. El nivel inferior presenta los pórticos y su gablete. Los dos niveles laterales están a la base de las torres. El nivel central presenta la vidriera flanqueada de dos altos vanos, estrechos y esbeltos situados en cada eje de una de las torres. En la cumbre de la fachada, el tercer nivel presenta un enorme remate triangular con una galería atravesada por finas columnillas y coronada de varios pináculos flamígeros.
Al exterior, la nave se sostiene por arbotantes con pináculos en dos niveles.
En cada lado de la nave, entre los arbotantes, se alojan una serie de capillas laterales poco profundas y con vidrieras flamígeras. La fachada de las capillas está coronada de un glabete triangular típicamente brabanzón coronado de un pináculo.
La girola desde el exterior
Foto: Ellywa
La nave presenta cubierta de bóvedas cuatripartitas. Las robustas columnas que bordean el centro de la nave, coronadas con capiteles de hojas de coles, son cilíndricas y soportan las estatuas de los Doce Apóstoles, obra del siglo XVII Luc Faydherbe y Jerome Duquesnoy el joven, entre otros, escultores de renombre en su época, todos nativos de Bruselas. Su trabajo fue intentar reproducir las esculturas destruidas por los iconoclastas calvinistas en 1566. Las estatuas de la izquierda representan a Simón el Cananeo, Bartolomé, Santiago el menor, Juan el evangelista, Andrés y Pedro; las de la derecha a Tadeo, Mateo, Felipe, Tomás, Santiago el mayor y Pablo.
Vista de la nave central
Foto: Ellywa
La vasta capilla del Santísimo Sacramento se encuentra en la parte superior de la girola. De estilo gótico flamígero, fue construida en el siglo XVI. Está decorada con vidrieras renacentistas regaladas por distintos soberanos como Francisco I de Francia y Juan III de Portugal, y creadas por el vidriero amberino Jean Haeck a partir de diseños de Bernard van Orley.
La capilla aloja el tesoro de la Catedral y contiene obras maestras del arte religioso, como una cruz-relicario anglosajón que data aproximadamente del año 1000, una bella escultura de la Virgen y el Niño del escultor teutón Conrad Meit, de la época de Margarita de Austria, que fue regente de los Países Bajos, o La leyenda de santa Gúdula, de Michel Coxcie.
La construcción comunica con la girola por cuatro arcadas, lo que permite una mayor iluminación natural del coro de la catedral.

El presbiterio
Foto: Josep Renalias
La Capilla de Nuestra Señora de la Liberación constituye una pequeña iglesia dentro de la catedral. Construida a petición de la infanta de España Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II, que se había casado con el archiduque Alberto de Austria y fue terminada en 1649.

Está decorada con magníficas vidrieras realizadas por discípulos de Rubens y glosan la vida de la Virgen María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada