SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 20 de octubre de 2015

JUAN III DE PORTUGAL

Diseño: Lumastan
Juan III de Avis, apodado «el Piadoso» nació en Lisboa el 6 de junio de 1502. Era hijo del rey Manuel I " el Afortunado" y de la reina María de Aragón, cuarta hija de los Reyes Católicos.
El príncipe Juan era el hijo mayor de Manuel. Su nacimiento se celebró con una de las obras maestras del teatro portugués: el Auto de la visitación o Monólogo del vaquero de Gil Vicente. La obra se presentó en la habitación de la reina.
Fue declarado heredero al trono en 1503 y recibió educación de diversos notables de la época, incluyendo al astrólogp Tomás de Torres y al obispo de Viseu, Diogo de Ortiz. Otro de sus maestros fue Luis Teixeira, humanista educado en Italia. En 1514 Juan recibió su propia casa y unos pocos años más tarde empezó a ayudar a su padre en las labores administrativas.
A los 16 años se arregló su matrimonio con su prima, la archiduquesa austriaca e infanta española, Leonor de Austria, hija de los reyes Felipe el hermoso y Juana I. Al final, la joven se casó con el rey Manuel que había quedado viudo, decisión que Juan tomó como una ofensa. A partir de entonces, el príncipe ya no fue el mismo que antes; se volvió melancólico y, según algunos historiadores, esta fue la razón de que Juan se convirtiera en un ferviente religioso.
Don Juan en sus años de Príncipe Heredero de Portugal
El 19 de diciembre de 1521 fue coronado y aclamado en Lisboa en la iglesia de Santo Domingo, iniciando así un reinado de treinta y seis años, caracterizado por la intensa actividad política interna y externa y especialmente por las relaciones con otros estados europeos. Al ceñir la corona lusa tenía 19 años y se convertía en monarca de un verdadero imperio, con todo su poder mercantil y colonial.
En la ciudad de Salamanca, el 5 de febrero de 1525, se casó con su prima Catalina de Austria, hija pequeña de doña Juana I, siendo Juan III hermano de la que sería la esposa de Carlos I, Isabel. Fruto de su matrimonio nacieron nueve hijos. De entre ellos destacamos a María Manuel que se casaría con el futuro Felipe II de España, su primo; y Juan Manuel, príncipe de Portugal, proclamado heredero en 1539 y padre del rey don Sebastián. Juan III tuvo también un hijo ilegítimo, don Eduardo o Duarte, que fur obispo de Braga.
Juan III continuó centralizando los poderes absolutistas de sus predecesores. Llamó a las Cortes sólo tres veces y con grandes intervalos: 1525 en Torres Novas, 1535 en Évora y 1544 en Almeirim. Intentó también reestructurar la vida judicial y administrativa de su reino.
D. João III 1502-1557 hd.jpg
Dom Juan III en un retrato de Antonio Moro
El extenso y disperso imperio portugués resultaba caro y complicado de administrar y estaba asociado a una importante deuda externa y a un déficit comercial. Los intereses portugueses en la India se volvieron más caóticos bajo la débil administración de sus ambiciosos gobernantes. Los fallos en la administración llevaron al declive del monopolio del comercio portugués.
Durante el reinado de Juan III, algunos de los gobernadores de la región fueron Vasco da gama, Nuno da Cunha o Joao de Castro.
El establecimiento de la compañía de Jesús en Portugal en 1534, aprobado por el Paulo III, y la introducción de la Inquisición en 1536, resultado del fanatismo religioso del rey, fueron también causa de la crisis económica del país. Juan estaba tan entusiasmado por la introducción de la Inquisición que gastó enormes cantidades de oro en embajadas al papa. Mientras que el papel de la Compañía de Jesús en la evangelización de las tierras de ultramar era destacable, en Portugal la Compañía, con financiación regia, levantó numerosos edificios religiosos.
El imperio de ultramar estaba amenazado por los turcos, tanto en el Océano Índico como en el norte de África por lo que Portugal empezó a gastar más dinero en defensa y en fortificaciones. En el Océano Atlántico los barcos portugueses sufrían los continuos ataques de los piratas; además, los franceses establecieron una colonia en Brasil, creando otro frente para Portugal.
15- Rei D. João III - O Piedoso.jpg
Durante el primer año del reinado de Juan III, las exploraciones continuaron y los portugueses llegaron hasta China y Japón. Los gastos para defender los intereses en India fueron enormes y, para costearlos, Juan III abandonó algunas de las plazas del norte de África como Safim y Arzila.
Por lo que respecta a las relaciones internacionales, el reinado de Juan III se caracterizó por la diplomacia. Con España, realizó alianza a través de los matrimonios para asegurar la paz en la Península Ibérica. Sin embargo, el matrimonio entre los miembros de la familia real portuguesa y la española fueron tal vez uno de los factores de la frágil salud de sus descendientes, incluido su nieto, el futuro rey Sebastián I.
Juan III permaneció neutral durante la guerra que enfrentó a Francia con España, pero repelió con firmeza los ataques de los piratas franceses. Se adhirió a la Contrarreforma logrando de Roma que pudiera nombrar a quien quisiera para los puestos eclesiásticos destacados del país; sus hermanos Enrique y Alfonso se convirtieron en cardenales y su hijo natural, Duarte, fue nombrado arzobispo de Braga.
Las relaciones comerciales se intensificaron con Inglaterra, el Báltico y Flandes. China ofreció Macao a los portugueses, y Portugal se hizo con el control de las principales rutas comerciales del área. En el sur, los portugueses continuaron con su actitud hostil contra los líderes insurgentes musulmanes de la India. En las Molucas, Juan III consiguió una importante victoria política, asegurando el control del área frente a las reclamaciones españolas.
D Joao III coimbra.jpg
Monumento a Juan III en Coimbra
Foto: Nuno Tavares
Juan III apoyó la causa humanista de forma destacada, protegiendo a Gil Vicente, Fernao Mendes Pinto, Joao de barros y Luis de Camoes. En las ciencias, recibieron su favor Pedro Nunes y García de Orta.
Trasladó la universidad desde Lisboa a Coímbra en 1537 y se encargó de dotarla de unas condiciones excelentes. Sin embargo, la importancia de la Universidad de Coimbra quedó minimizada con la instauración de la Compañía de Jesús. Esta compañía fundó colegios y extendió la educación por todo el país pero, por otra parte, creó una destacada inestabilidad en la educación optando muchas veces por una posición conservadora frente a la modernización, tomando como rival a la Universidad de Coimbra. La Inquisición arrestó también a numerosos maestros destacados y censuró nuevas ideas como el erasmismo
Destaca también el apoyo que dio el rey Juan a los misioneros en el Nuevo Mundo, Asia y África.
Hacia el final del reinado de Juan III, Portugal entró en un periodo de crisis económica, social y política, resultado del menguante poder portugués.
El Rey murió el 11 de junio de 1557.
Desde 1539, el heredero al trono de Juan III era Juan Manuel, casado con Juana de Austria, hija de Carlos I. Pero Juan fue un niño enfermizo y murió muy joven. Su esposa dio a luz dos días después de su muerte a su hijo Sebastián quién finalmente heredó el trono de su abuelo a la edad de tres años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada