SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 22 de septiembre de 2016

EL TRATADO DE BASILEA DE 1499: EL IMPERIO RECONOCE LA INDEPENDENCIA SUIZA

Bandera
La antigua Cruz Suiza
Diseño: Dbachmann
El núcleo de la Antigua Confederación Suiza fue una alianza entre las comunidades de los valles de los Alpes centrales para facilitar la realización de intereses comunes, como el comercio libre, y para asegurar la paz entre rutas comerciales importantes a través de las montañas. La Carta Federal de 1291 firmada por las comunidades rurales de Uri, Schwyz y Unterwalden se considera tradicionalmente el documento fundador de la Confederación, aunque puede que existieran alianzas similares algunas décadas antes.
Este pacto inicial se fue ampliando gradualmente con pactos adicionales entre las ciudades de Lucerna, Zúrich y Berna. La extraña unión de comunidades rurales y urbanas, todas con el estatus de reichsfreiheit (dependencia directa del Emperador) dentro del Sacro Imperio Romano Germánico, tuvo como consecuencia la presión de los duques y monarcas Habsburgo, que una vez controlaron la mayor parte de esas tierras. En el transcurso de muchos combates contra los ejércitos de los Habsburgo, los suizos salieron victoriosos e incluso conquistaron las áreas rurales que pasaron a ser miembros independientes de la confederación.
Desde 1351 hasta 1481, esta Confederación de los Ocho Cantones (en alemán Acht Orte), consolidó su posición. Las ciudades miembro extendieron sus territorios a costa de los condes locales vecinos, principalmente comprando derechos judiciales, aunque a veces también por la fuerza. La Confederación en conjunto se expandió a través de conquistas militares. Argovia fue conquistada en 1415, Turgovia en 1460. En ambas ocasiones, los suizos se aprovecharon de la debilidad de los Habsburgo. En el sur, Uri llevó a cabo una expansión territorial que culminaría finalmente con la conquista del Ticino en 1515. Ninguno de estos territorios pasó a ser miembro de la Confederación, sino que se convirtieron en bailías, regiones administradas comunalmente por muchos cantones.
Escena de la batalla de Laupen
Al mismo tiempo, los ocho cantones incrementaron gradualmente su influencia sobre las ciudades y regiones vecinas mediante alianzas adicionales. Cierto número de cantones establecieron pactos con Friburgo, Appenzell, Schaffhausen, la abadía y la ciudad de Saint Gall, Biel, Rottweil, Mulhouse y otros. Estos aliados, llamados los Zugewandte Orte, pasaron a estar fuertemente asociados a la Confederación, pero no fueron aceptados todavía como miembros de pleno derecho.
La Guerra de Borgoña propició la expansión con nuevos miembros. Friburgo y Soleura fueron aceptados en 1481. En la Guerra Suaba contra el emperador Maximiliano I de Habsburgo, los suizos volvieron a conseguir victorias y quedaron fuera de la legislación imperial. Las ciudades previamente asociadas de Basilea y Schaffhausen se unieron a la Confederación como resultado directo del conflicto. 
Un 22 de septiembre de 1499 se firmaba el Tratado de Basilea, que reconoció la independencia de facto de la Antigua Confederación Suiza con respecto al Sacro Imperio Romano Germánico, quedando fuera de la legislación imperial y dando fin a la Guerra de Suabia. También señalaba cuáles eran lo estados independientes en el norte de Italia. Venecia y los Estado Pontificios ya eran independientes, pero los duques de Saboya siguieron reconociendo la soberanía puramente nominal del Sacro Imperio.
Galeazzo Visconti presenta al Emperador las condiciones de Milán en el Tratado de Basilea
Completando la arquitectura de la primitiva Confederación, el cantón de Appenzell se convertiría en 1513 en su decimotercer miembro. Los Trece Cantones (Dreizehn Orte) constituyeron la Antigua Confederación Suiza hasta 1798.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada