SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 27 de septiembre de 2016

LA BATALLA DE BUÇACO (1810)


Vista de la Sierra de Buçaco en Portugal
Foto: Edescas2

En el contexto de las Guerras Napoleónicas, tenía lugar un 27 de septiembre de 1810 la Batalla de Buçaco (o Bussaco, empleando la grafía antigua), en un lugar próximo a Luso (Melhada), zona agreste y montañosa.
Combatieron, por un lado, las fuerzas aliadas portuguesas y británicas (unos 50.000 hombres), bajo el mando de Arthur Wellesley, y, por otro, las fuerzas francesas (alrededor de 65.000 soldados) dirigidas por los mariscales Masséna y Ney


Mapa de la campaña
portugalenlaguerrapeninsular.blogspot.com
Wellington partió desde los alrededores de Lisboa con el objetivo de frenar el avance de las tropas de Masséna, quien había entrado en territorio portugués desde España. De este modo buscaba prevenir la futura presión que los franceses pudieran ejercer sobre las líneas de Torres Vedras, un fuerte dispositivo defensivo no lejos de Lisboa levantado por las fuerzas luso-británicas.
En su avance, portugueses y británicos ocuparon las crestas montañosas próximas a Buçaco. A la vista del enemigo, Masséna ordenó asaltos sucesivos sobre las posiciones contrarias, las tropas anglo-portuguesas, a las que no logró desalojar. El balance de los ataques se cifró por parte francesa en la pérdida de unos 4.500 hombres, frente a las bajas británicas y portuguesas, que ascendieron a 1.500 hombres.
Escena de la batalla de Buçaco
En los días siguientes, Masséna ordenó ataques de flanco contra las posiciones inemigas, pero tampoco obtuvo ningún éxito. 
El 10 de octubre de ese mismo año 1810, Wellington dispuso la retirada del ejército combinado hacia las posiciones fortificadas de la Línea de Torres Vedras. Estas defensas, demasiado poderosas como para intentar un ataque en regla, y con un ejército agotado, llevaron a la retirada de las tropas francesas.

Falto de víveres, con parte de sus tropas enfermas, y fustigado por los ataques de los anglo-portugeses en el camino de regreso, Masséna regresó a España a comienzos de 1811. En total había perdido unos 25.000 hombres en la campaña. Este nuevo intento francés por controlar Portugal y expulsar del país a los británicos había fracasado. 

Grupo de recreadores históricos en Buçaco
Foto: www.visitcentrodeportugal.com.pt

Por su parte, Wellesley renunció a liberar totalmente Portugal del resto de tropas francesas, esperando una ocasión más propicia. 

Masséna volvió a fracasar en mayo de 1811 en Fuentes de Oñoro (Salamanca), otra vez ante los anglo-portugueses de Wellesley, lo que significó su retirada del mando principal de las tropas napoleónicas.

Buçaco había resultado una victoria muy significativa a la hora de impedir los planes napoleónicos en Portugal, reforzando la alianza tradicional entre Londres y Lisboa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada