SERVUS HISPANIARUM REGIS



lunes, 19 de diciembre de 2016

LA CONDECORACIÓN DE LA REAL SOCIEDAD PATRIÓTICA DE SUECIA

Emblema de la Real Sociedad Patrótica de Suecia
Imagen: www.kungligapatriotiskasallskapet.se/

La historia de esta institución se remonta al siglo XVIII, concretamente a la década de 1760, cuando surge la "Sociedad Patriótica Sueca para el Fomento de las Artes, Oficios e Industrias del País". En 1772 recibe la aprobación real de sus estatutos, pasando a denominarse Real Sociedad Patriótica de Suecia. (Svenska Kungliga Patriotiska Sällskapet).

La Sociedad se convirtió pronto en un lugar de reunión para los líderes del gobierno nacional, hombres de ciencia e industriales. En sus reuniones se discutía y proponía sobre nuevos descubrimientos, mejoras y proyectos que podrían fortalecer la economía nacional. 
Muy destacable fue, por ejemplo, su impulso en las acciones destinadas a aumentar la producción en la agricultura, la silvicultura, la minería y la industria textil. 
Ensayos valiosos sobre temas de importancia para la sociedad fueron galardonados con premios en efectivo o regalos conmemorativos. 
Desde 1766 la Sociedad publicó el Diario Agrícola (Hushållningsjournalen), con el fin de difundir el conocimiento de los nuevos descubrimientos y hallazgos entre la población sueca.  Sus números aparecieron hasta 1813, cuando se creó la Academia Sueca de Agricultura y Silvicultura, iniciándose sus propias publicaciones académicas.

Tradición muy arraigada en la Real Sociedad es la distribución de los premios a las aportaciones más sobresalientes al desarrollo nacional. En el siglo XVIII acostumbraba a entregar principalmente medallas, trofeos, cucharas, cadenas y cintas de plata. 
En 1802 la Sociedad recibió el permiso del Rey de distribuir condecoraciones propias cuya cinta portaría dos colores, amarillo (paja) y verde (hierba), un recordatorio simbólico de los intereses de la Sociedad en el desarrollo de la agricultura.
Medalla y caja de la Real Sociedad Patriótica de Suecia de tiempos de Gustavo V
Foto: www.medal-medaille.com

Las condecoraciones de la Real Sociedad siguen siendo hoy para sus receptores un motivo de gran orgullo, pues premian la innovación, el servicio leal y duradero, y constituyen un testimonio de gratitud y aprecio por un trabajo bien hecho. 
En determinadas ocasiones en vez de la condecoración se entrega un reloj de pulsera con el emblema corporativo o un brazalete de plata del que pende una miniatura de la Medalla.
Cada año se entregan diez Medallas a distintos hombres de negocios que hayan destacado por su iniciativa empresarial a favor de los intereses de Suecia.
El Príncipe Daniel de Suecia posa junto a un grupo de condecorados por la Real Sociedad Patriótica
Foto: www.kungligapatriotiskasallskapet.se/

Desde el siglo XVIII han sido muchos los donantes benévolos que han contribuido a la financiación de la institución, permitiendo de este modo a la Sociedad poder cumplir con su tradición de apoyar a los fines públicos y de caridad. 
La acción caritativa de la Sociedad se organiza a través del Fondo de Beneficencia de la Real Sociedad Patriótica, que distribuye cantidades que se utilizan principalmente para apoyar la investigación, la educación y las causas sociales.
Una parte significativa de los ingresos  de la Fundación son destinados a la protección económica de mujeres que hayan trabajado durante mucho tiempo en la atención sanitaria y social en el área de Estocolmo.
Medalla de la Real Sociedad Patriótica de Suecia de tiempos de Oscar II
Foto: www.thumbs.worthpoint.com/

Desde 1830 la Sociedad entrega también una cruz de plata como condecoración femenina a las mujeres que hubieran prestado eminentes servicios en los campos de la educación y formación de niños y jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada