SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 19 de diciembre de 2013

EL REGIMIENTO DE CABALLERÍA "LUSITANIA" Nº 8

Archivo: Escudo de armas de la 8 ª Luz regimiento de caballería acorazada Lusitania.svg
Armas del Regimiento de Caballería "Lusitania" nº 8
Diseño: Heralder

Por Real Orden de fecha 18 de diciembre de 1.709, Su Majestad el Rey Don Felipe V admitió la propuesta hecha por el Conde de Pezuela de las Torres de levantar un Regimiento de Caballería sobre el pie de Dragones, que, como era costumbre en la época, tomó el nombre de su fundador: Regimiento de Pezuela, 10º de Dragones.
Mediante Real Decreto de 10 de febrero de 1718 pasa a llamarse Regimiento de Lusitania, 10º de Dragones, comenzando sus hombres a dar prueba de su espíritu militar en la Guerra de Sucesión, concretamente en el sitio de Campomayor rechazando con bravura a los portugueses (1712).
Durante la Guerra de la Cuádruple Alianza estubo presente en la expedición a Cerdeña y en el sitio y toma de Cagliari (1717), precursora victoria de las que alcanza en el siguiente año cuando, incorporado a las tropas del Marqués de Lede, concurre a la conquista de Sicilia con el nombre de Dragones de Lusitania; participando en el sitio y rendición de Messina y más tarde en la Batalla de Melazzo, ciudad que estaba siendo sitiada por tropas españolas.
El 13 de octubre los sitiados imperiales fueron reforzados con numerosas tropas austríacas, de tal manera que el día 15 de octubre se produjo una salida en fuerza de los imperiales con objeto de batir al ejército sitiador español antes de la llegada del grueso de las tropas al mando del marqués de Lede.
Archivo: Marques mina.jpg
El Conde de Pezuela de las Torres y Marqués de la Mina
Imagen:  Geriarto 

El ataque de los imperiales se desencadenó a primera hora de la mañana. Para hacerle frente y dar tiempo a formar al resto de las unidades españolas, los piquetes de guardia de los Dragones de Lusitania y Batavia se vieron obligados a cargar al enemigo, exponiéndose con ello a duras descargas de fusilería. El destacamento del Batavia quedó diezmado, resultando muerto el teniente coronel que lo mandaba. Según el relato de uno de sus miembros, los Dragones del Lusitania "con indiscreto tesón, obrando más el valor que la conducta, quisimos siempre mantenernos bajo el Fusil de la línea enemiga; fuimos los que más sufrimos."
Gracias al sacrificio de los Dragones, los españoles pudieron organizar la línea, mientras que los imperiales se desorganizaban por haberse entregado al saqueo del campamento del marqués de Lede. De esta manera se produjo el contraataque español. Los Guardias Reales de Infantería española atacaron e hicieron retroceder a los imperiales. Simultáneamente el Regimiento de farnesio cargó contra el enemigo, resultando herido su coronel, el duque de Atrisco, mientras que un teniente del regimiento capturó al general en jefe de la Caballería enemiga, Vetarani.
Ante esta presión y la inminente llegada al campo de las unidades de refresco españolas, los imperiales iniciaron la retirada, que efectuaron bajo el acoso "obstinado y sangriento" de los jinetes españoles por espacio de casi una legua. En la persecución se distinguió especialmente el Regimiento de Lusitania, que cayó sobre el Regimiento de Infantería de Fold y le capturó dos banderas. Según la costumbre de la época, se prometió a los dragones que las capturaron las primeras vacantes de alférez en el regimiento, pero ambos valientes murieron en combate antes de que se produjeran las mismas.
En memoria de esta batalla, el Rey Felipe V concede al Regimiento el privilegio de lucir en sus monturas una escarapela amarilla y, además, en su estandarte la siguiente inscripción: "Lusitania tessera omni armatura fortier" (Lusitania es más fuerte con su estandarte que con todas las armaduras).
En la Batalla de Francavilla (1720), se distinguieron combatiendo a pie, dada la posición de las tropas españolas en defensa de un convento de Capuchinos.
Tras regresar de Italia, combate en Tres Fontanas, obligando al enemigo a levantar el sitio del Castillo de Mola, continuando el mismo año sus operaciones en África socorriendo a Ceuta y rechazando a las tropas del sultán Muley Ismael en su acometida en la Tenaza Serrallo y Tarajar para facilitar el repliegue del Ejército hasta regresar a la Península donde presta servicio de guarnición en Córdoba concurriendo el año 1726 al sitio del Peñón de Gibraltar.
En 1732 forma parte del Ejército del Conde de Montemar para la expedición a Orán y se cubre de gloria en el ataque del Monte del Santo, y otras acciones de aquel memorable sitio.
Durante la Guerra de Sucesión de Austria el Regimiento Lusitania regresa a Italia, reverdeciendo sus laureles en la toma del Castillo de Aspremont y posiciones de Maurienne y Modane, ataque a los atrincheramientos de los Alpes, toma de la Tour-du-Pont, ocupación de Chamberí (1743), reconquista del Castillo de Aspremont, ataque y toma de Niza y Finca de Monte Albano a Villafranca, sitio y rendición de Demont y toma de Chierasco hasta que en 1744 derrochan bravura y heroísmo estos soldados en la batalla de Madonna del Olmo, famosa en los anales de la Caballería española.
Parche del Regimiento
Fuente: www.portierramaryaire.com
En la Batalla de Madonna del Olmo (Piamonte, Italia), las tropas del Reino de Cerdeña intentaban romper la línea de frente hispano-francesa en el sector situado entre Madonna del Olmo y Lyonais. Tras varios asaltos por parte de sus unidades más selectas, las tropas sardas consiguen abrir brecha en las líneas hispano-francesas. En ese momento los Dragones de Numancia y de Lusitania, que se encontraban en segunda línea, acuden al punto amenazado. Ambos, pie a tierra, entran en fuego inmediatamente, consiguiendo detener la progresión de los contrarios.

No satisfecho con esto, el Lusitania pasa al contraataque. Sus hombres intentan, mediante sucesivas cargas, buscar el flanco de la columna atacante, pero son a su vez enfilados desde la izquierda por el fuego de los sardos, que disparan al abrigo de los caballos de frisia. Ello, unido a la difícil compartimentación del terreno, a base de canalillos y acequias, acabó por desorganizar al Regimiento, sucumbiendo dos tercios de su tropa y ganado bajo el plomo enemigo, pero las tropas sardas ya no podrán romper las líneas hispano-francesas, retirándose aquellas al anochecer.

En esta batalla se ganó Lusitania el sobrenombre de "Dragones de la Muerte" y, en recuerdo de ella, el Rey Felipe V concedió al Regimiento el privilegio de llevar tres calaveras con las tibias cruzadas en las bocamangas.
Nuevos laureles alcanza el Regimiento en el combate de Fregarolo (1745); sorpresa de Codogno, batalla de Piacenza y del Tidone (1746).
Figura en plomo de un granadero del Lusitania
Fuente: www.ferprad.com

Durante la intervención en Portugal de 1762 se apoderaron de Miranda do Douro, Braganza, Chaves, Castel Rodrigo, Salvatierra y Almeida.

El 13 de noviembre de 1776 el Regimiento “Dragones de Lusitania” se hizo a la mar, formando parte del Ejército expedicionario del General Cevallos en la conquista de la isla de Santa Catalina y Colonia del Sacramento (1777).
Esta campaña fue organizada por el Rey Carlos III en represalia a los numerosos ataques sufridos por parte de los portugueses en la rivalidad por las colonias americanas.
Permaneció en tierras americanas hasta el 30 de junio de 1778.

Iniciada la Guerra de la Convención contra la República Francesa en 1793, pasa al Rosellón y se distingue en la toma de San Lorenzo de Cerdá, Arlés y Ceret, Batalla de Masdeu, toma de Argeles y Elna, acciones de Prats de Molló y Colliure, conquista de Thuir, ataque de las baterías de Puig-Oriol, acciones de Millás, Pontellas y Canoes, Batalla de Truillás y de Boulu, Trompeta y Montesquieu y acción de Lascum (1795), donde realzan y aumentan su fama guerrera.

Durante la Guerra de Independencia contra la Francia napoleónica combate con el nuevo nombre de Regimiento de Cáceres 8º de Dragones, participando en las Batallas de Tudela (1808) y Almonacid (1809), donde extrema su valor; combate de La Solana, Batalla de Tamames donde consigue por su comportamiento un escudo con el lema "Venció en Tamames"; acción de Medina del Campo donde toma una batería, batalla de Alba de Tormes dando prueba de una disciplina admirable, combate de la Cuesta del Madero, Batalla de Ocaña, rechazando las repetidas cargas de la Caballería imperial (1809).
Dragón del Regimiento "Lusitania"
Fuente: www.pedresdegirona.com
Con la denominación de Regimiento de Lusitania 8º de Dragones, participa en las acciones de la Roca, Ronquillo, Aracena y Alcalá la Real (1810), Santa Engracia, Batalla de La Albuera, batalla de Usagre, Cáceres y sorpresa de Arroyomolinos (1811).
Se disuelve el Regimiento en 1.823 siendo restablecido en diciembre de 1.841 con el nombre de Sagunto 13 de Caballería y recuperando su denominación de Lusitania desde 1844.
Recreadores con la uniformidad del regimiento Lusitania
Fuente: www.genaroo.com
Durante la Segunda Guerra Carlista se distingue en Cataluña en las acciones de La Ginebrosa (1847) siendo llamado Regimiento de Lusitania 3º de Cazadores desde 1844; Igualada, Caspe, Cientamo (1848), Castelfullit, Cambrils y Bancal de San Miguel (1849) y en los Sucesos Políticos en Puerta Nueva y en la acción de Castell-Bisbal.
En 1849 los revolucionarios liberales, nacionalistas y republicanos toman Roma, creando la República Romana y decretando el fin del poder temporal del Papa. Pío IX, refugiado en Gaeta, solicitó apoyo a las potencias católicas de Europa. Francia, España, Austria y Nápoles organizaron fuerzas militares para auxiliar al Papa y lograr su vuelta a Roma. España enviaba cuatro mil hombres bajo el mando del General Fernando Fernández de Córdova a Gaeta, entre los que participaba el Regimiento Lusitania con cuatro escuadrones. Derrotadas las fuerzas republicanas, se restableció el poder del Papa.

En la Tercera Guerra Carlista participa en las acciones de Unzúe y Enériz (1872), combate de Santa Gadea, acciones de Subijana, Arriola y Montevite, combate de Nanclares, batalla de Montejurra, combate de Fresneda, batalla de Monte-Muro, líneas de Villatyerta, Murillo y Abérzuza, batalla y toma de Oteiza, donde merecen que se les dirija una circular laudatoria por la Dirección del Arma que se comunicó a todos los Cuerpos como hecho digno de conocerse; acción de Verasoaín; ataque, toma y defensa de Laguerdia (1874), en cuyo año se le conoce con el nombre de Regimiento de Lanceros 12º de Caballería; combate de Velastegui, acciones de Belascoáin y San Lorenzo, defensa de Logroño, acción de Obanos, ataque y toma de Aoiz, Huarte y Villalba, socorro de Lumbier, acciones de Sierra de Leyre y Ermita de la Trinidad, combate de Azcoyen, ataque y toma de Urroz, Alzuza, Miravalles, San Cristóbal y Oricaín (1875), acción y toma de Villareal, ataque y toma del Fuerte de San Antonio de Urquiola y batalla de Elgueta, realzando su reputación.

Entre 1895 y 1898 un Escuadrón del Regimiento forma parte de las fuerzas expedicionarias en Cuba, tomando parte destacada en numerosas acciones de combate, entre ellas la carga en Ingenio Esperanza (1896), acciones de Potrero, Cepeda, Macaguabo, Las Varas y Río Grande.

Termina el Regimiento el siglo XIX con la denominación de Regimiento de Cazadores de Lusitania 12 de Caballería y guarnición en Madrid.
Entre 1909 y 1910 un Escuadrón del Regimiento participa en las operaciones de castigo realizadas en la zona del Rif. En Melilla, el Escuadrón avanza con decisión bajo el fuego enemigo para proteger la retirada de las fuerzas en el famoso combate del Monte Gurugú (1909); rechaza al enemigo en Hidum, sostiene el fuego pie a tierra en Taxdirt, toma de la Alcazaba de Zeluán, donde llegan los primeros, combate de Beni-Bu-Ifrur, Nadory Ulad-Setud regresando a la Península en 1910.
En 1912 el Regimiento al completo se traslada a la zona de guerra tomando parte durante ese año en numerosas acciones, entre otras, la ocupación de los montes de Sammar y Tumiat y toma de Hadda Al-Lal u Kaddur, prestando grandes servicios de seguridad, vigilancia y protección y regresando a la Península el 27 de enero de 1913 guarneciendo Aranjuez antes de pasar a Granada el 7 de marzo del mismo año.
Permanece el Regimiento de guarnición en Granada hasta 1921 y en agosto de este año marcha a África con la fuerza expedicionaria destacando los jinetes del Lusitania por su bravura y destreza durante el avance hacia Tahuima y los pozos de Aograzen durante el que tuvieron que repeler sucesivos ataques de numerosas tropas enemigas continuando la realización de numerosas misiones de protección y vigilancia hasta su regreso a la Península en 1923 continuando de guarnición en Granada.
Jinetes del Lusitania de guarnición en Granada
Autor: Don Augusto Ferrer Dalmau
En 1.931 se fusiona con el Rgto. Victoria Eugenia creándose en Valencia el Regimiento de Cazadores de Caballería nº 7, que posteriormente, en 1935 tomará la denominación de Cazadores de Lusitania nº 7 cambiando en 1.936 el nº 7 por el nº 8.
Al inicio de la Guerra Civil, se encuentra ubicado en el Acuartelamiento del Paseo de la Alameda de Valencia. En la mañana del domingo 2 de agosto de 1936, miles de milicianos, apoyados por guardias civiles y de asalto, tomaron el Acuartelamiento, desapareciendo el Regimiento como tal.
En 1940 vuelve a activarse, pasando a denominarse Regimiento Mixto de Caballería nº 13, y estableciéndose de guarnición en Bétera (Valencia).
Será en 1943 cuando pase a denominarse Regimiento de Caballería de Cazadores de Lusitania nº 8.
En 1957 presta servicios de ayuda, apoyo y colaboración con ocasión de la inundación de Valencia.
En este periodo pasa a formar parte de la División de Infantería Experimental nº 31 (1958) y, tras la reorganización del año 1965, a la División de Infantería Motorizada "Maestrazgo" nº 3, que posteriormente se convertiría en la División de Infantería Mecanizada "Maestrazgo" nº 3.
En 1965, se transforma en Regimiento de Caballería Ligero Acorazado Lusitania nº 8, denominación que ha recuperado en la actualidad.
En 1980 es trasladado a la Base General Almirante, en Marines (Valencia), su actual sede.
En 1982 vuelve a actuar en apoyo de la población ante una nueva catástrofe natural, como es la inundación de Alcira.
Foto: veteranosdelusitania.blogspot.com.es
Como consecuencia de la reestructuración del Ejército acontecida en el año 1996, se convierte en el Regimiento de Caballería de la Fuerza de Acción Rápida (FAR), pasando a denominarse Regimiento de Caballería Ligero Lusitania nº 8.
En este periodo de tiempo, que abarca hasta el año 2006, abandona las cadenas y es dotado de medios de combate de ruedas, lo que le posibilita alcanzar las mismas cotas de proyección que el resto de Unidades de la FAR (Brigada de la Legión, Brigada Paracaidista y Brigada Aerotransportable).
El 1 de noviembre de 2006 el Regimiento pasa a depender orgánicamente de la Brigada de Caballería "Castillejos II".
En 2009, pasó a denominarse RCLAC Lusitania nº 8, año en el que celebró su IIIº Centenario con multitud de actos cívico-militares, tanto en la Base General Almirante como en la ciudad de Valencia.
Archivo: Escudo de Armas de la primera-8 Light Armored Cavalry Group Sagunto.svg
Armas del Grupo Ligero Acorazado "Sagunto" I/8
Diseño: Heralder
A lo largo de este tiempo, el Lusitania ha proyectado Escuadrones a todos los escenarios de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, sin solución de continuidad:
Bosnia-Hercegovina: 1995, 1996, 1997, 1998, 1999, 2005, 2006.
Kosovo: 2000, 2001, 2002, 2009.
Irak: 2003, 2004.
Líbano: 2007, 2008, 2009 , 2010 , 2012
El Lusitania de nuevo a la carga
Foto: www.levante-emv.com
Distintivo permanente de la gloria de su historial es la calavera con tibias cruzadas que lucen sus componentes en el uniforme, otorgada por S.M. el Rey Felipe V y ganada en combate por el arrojo y valor de los componentes del Regimiento, los «Dragones de la Muerte».
El Escuadrón Acorazado del Regimiento Lusitania está hermanado con la Real Maestranza de Caballería de Valencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada