SERVUS HISPANIARUM REGIS



miércoles, 4 de diciembre de 2013

LA CRUZ DEL TERCER EJÉRCITO ITALIANO


La Cruz Conmemorativa del 3 º Ejército fue una medalla no oficial, realizada por iniciativa privada, para honrar a todos aquellos que habían servido en el IIIº Ejército Italiano durante la Primera Guerra Mundial.
Comenzó a ser en 1919, inmediatamente después del final del conflicto, por iniciativa del Comandante en Jefe del IIIº Ejército Italiano, Emmanuele Filiberto de Sayota, Duque de Aosta.
File:2nd Duke of Aosta.jpg
Emmanuele Filiberto de Saboya, Duque de Aosta
Su popularidad, y el hecho de ser amparada por el Duque de Aosta, le confirió un carácter semi-oficial, de tal suerte que pasó a ser considerada en la práctica una condecoración al mérito en lugar de una medalla conmemorativa.
En los primeros años de la posguerra su uso en el uniforme, a pesar de no estar regulado ni permitido oficialmente, se toleró, y se generalizó entre los veteranos de la campaña.
Anverso de la Cruz
Fuente: www.worldwarforum.net
La Cruz del IIIº Ejército Italiano tiene forma de cruz griega esmaltada en blanco, mostrando en el centro la imagen del león de San Marcos sosteniendo una espada con su pata delantera derecha y mostrando el Evangelio de San Marcos abierto con la izquierda.
El León de San Marcos recuerda la defensa de Venecia por el IIIº Ejército desde finales de 1917 hasta la finalización de la Primera Guerra Mundial.
Sobre el brazo transversal aparece la inscripción en italiano: "Terza Armata".
El conjunto se remata con una corona ducal y, mediante una anilla, se une a su cinta, que lleva, a derecha e izquierda, los colores nacionales italianos y en el centro una franja azul Saboya.
File:3Armata1GM.svg
Cinta de la Cruz del IIIº Ejército
Diseño: Franco aq
El reverso es liso, de bronce, y sin esmaltar; y presenta la inscripción en italiano: "A ricordo e riconoscenza" ("En memoria y gratitud").
Reverso de la Cruz
Fuente: www.worldwarforum.net
Inicialmente se fabricó en diversos metales por la firma Fassino de Turín, a la que siguieron otras empresas, tales como Stephen Johnson, de Milán, en un número creciente de variantes, en su mayoría carentes de marca e incluso con el esmalte de un color diferente al blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada