SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 20 de marzo de 2014

FELIPE V REY DE ESPAÑA, SICILIA Y NÁPOLES

File:Escudo de Felipe V de España Toisón y Espiritu Santo Leones de gules.svg
Armas de S.M.C. Don Felipe V
Diseño: Host09

Aunque el malhadado Tratado de Utrecht de 1713 cortó de forma brutal la secular presencia española en el sur de la Península Itálica, a comienzos de la Guerra de Sucesión el nuevo monarca, Felipe V, pudo contemplar personalmente la belleza de aquellas tierras y tomar posesión como su legítimo soberano.
La irrupción de fuerzas austriacas en el norte de Italia en 1701, sin previa declaración de guerra, era la señal de que un gran conflicto amenazaba en el horizonte. 
Distintos levantamientos menudearon en tierras de Nápoles y Sicilia, lo que hizo a Luis XIV aconsejar a su nieto Felipe V que restableciera de inmediato el orden en aquellos reinos. Su desembarco ya en 1702, creca de la capital napolitana fue seguido de una fulminante campaña de pacificación que, en sólo un mes, aseguró el dominio español.
Testimonio exacto las jornadas napolitanas del jovencísimo Felipe V es la bella medalla que hoy les presentamos.

Anverso de la Medalla de Felipe V 
Foto: Quivivefrance

Se trata de una magnífica pieza de bronce en cuyo anverso se muestra al Rey Felipe V a caballo haciendo su entrada en el Reino de Nápoles y Sicilia.
Le rodea la leyenda latina: "Philippvs. V. Hispaniarvm. Et. Vtrius: Sicil: Rex" ("Felipe V Rey de las Españas y de las Dos Sicilias"). En el exergo, el nombre del grabador, Antonio de Ianuario F.


                                             Reverso de la Medalla de Felipe V
                                                       Foto: Quivivefrance

El reverso muestra una alegoría del Reino de Nápoles como matrona guerrera, tocada de casco emplumado, lanza y escudo con las armas territoriales y una cornucopia con flores y frutos, conocido símbolo de la abundancia.
Al fondo se aprecia la Bahía de Nápoles y el humeante Vesubio. 
Le rodea, en la parte superior la leyenda latina: "Adventui. Principis. Felicissimo" ("Llegada del Felicísimo Príncipe". En el exergo en nombre latino de Nápoles: "Neapolis" y la fecha de "1702" año en el que Felipe V llegó a estos su reinos.
Sobre el exergo el nombre del grabador ampliado: "Ant. Ianvario. Neapolitanvs. F." ("Antonio Ianuario de Nápoles, me hizo").

Terminada la estancia del monarca en tierras napolitanas, Felipe V marchó al norte de Italia para incorporarse a las fuerzas hispano-francesas que defendían el Ducado de Milán. Ya no regresaría más.
En 1713 el Tratado de Utrecht entregó Nápoles a los austriacos y Sicilia inicialmente a Saboya, luego intercambiada por Cerdeña con Austria.
En 1717  España logró la reconquista de Cerdeña, y en 1718 la del Reino de Sicilia lo que terminó por provocar la Guerra de la Cuádruple Alianza, en la que Felipe V salió derrotado. Tras la firma del Tratado de La Haya, en febrero de 1720, España tuvo que retirarse de las dos islas.
A pesar de ello los Borbones de España recuperarían su presencia en aquellas tierras meridionales pues en 1734, el Infante Don Carlos, futuro Carlos III de España, ceñía la corona de Nápoles y Sicilia dando origen a la dinastía que reinaría en las Dos Sicilias hasta la usurpación piamontesa de 1860.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada