SERVUS HISPANIARUM REGIS



miércoles, 12 de marzo de 2014

LA MEDALLA DEL HONOR Y LA FIDELIDAD DEL REINO NAPOLEÓNICO DE NÁPOLES

File:Great Coat of Arms of Joachim Murat as King of Naples.svg
Armas de Joaquín Murat como Rey de Nápoles
Diseño: Avalokitesvara

En 1814 la gran aventura europea napoleónica estaba tocando a su fin. Los reinos creados por el Emperador, las nuevas fronteras, los tronos usurpados; todo se desplomaba sin remedio.
Joaquín Murat reinaba en Nápoles desde que en 1808 José Bonaparte accediera a cambiar el trono napolitano por el español, semanas después de las vergonzantes Abdicaciones de Bayona.
La suerte de su reinado estuvo siempre vinculada a la del Imperio Francés, por ello, tras la desastrosa Campaña de Rusia, Murat regresó a Nápoles con la intención de salvar su propio Reino ante la debacle general de las armas francesas. 
Comenzó por ello a negociar con Lord Henry Bentinck, embajador inglés. Sin embargo, cuando le llegaron noticias de la inesperada victoria del Emperador en la Batalla de Lützen, Murat, temiendo enfrentarse a él, dejó las negociaciones con los británicos en manos de su esposa Carolina y acudió al frente para reconciliarse con su cuñado. Las condiciones de Bonaparte fueron duras: le exigió reincorporarse a su puesto en el Ejército y apoyarle en la Campaña de Alemania, donde Murat acudirá a regañadientes, y que se saldará con una nueva derrota francesa en la Batalla de Leipzig de 1813.
File:Murat mezza lira 1813 768769.jpg
Anverso y reverso de una moneda de media lira de plata, acuñada en 1813 bajo el reinado de Murat en Nápoles
Foto: CNG
Tras el desastre, regresa a Nápoles abandonando a Napoleón y comienza a negociar con los austriacos, que le mantienen en el trono a cambio de declarar la guerra a Francia. Continúa gobernando de forma segura hasta el retorno de Napoleón, que escapa de su exilio en Elba e inicia el llamado Imperio de los Cien Días.
Aterrorizado por creer a Napoleón invencible, traiciona a los austriacos e intenta sublevar a los patriotas italianos. Declara la guerra a Austria, pero es derrotado en la Batalla de Tolentino por el barón Federico Bianchi.
File:Roi murat.jpg
Joaquín Murat como Rey de Nápoles
Murat huye a Nápoles, pero inmediatamente abdica y consigue escapar a Francia junto a su esposa. Solicita una audiencia especial y es recibido por Napoleón en Las Tuillerías. Arrepentido, pide perdón al Emperador y solicita su viejo puesto al frente de la caballería. Sin embargo, un hastiado Napoleón le reprocha sus traiciones y su absurdo ataque a los austriacos, que le había privado de un aliado en el sur. 
Enfurecido al ver que Napoleón no cede a sus ruegos, toma una pose más orgullosa y advierte: "Sire, no puede permitirse el lujo de despedirme. Me necesita." Este comentario irrita sobremanera a Napoleón que da por finalizada la entrevista y borra el nombre de Murat de la lista de mariscales, aunque le garantiza el respeto a sus bienes y a su vida como consideración hacia su hermana y sobrinos. Jamás volverían a verse.
De su fallida intentona final para recuperar su perdido trono tras la Batalla de Waterloo, ya hemos hablado en este mismo Blog en otra ocasión, así como de su muerte en Pizzo de Calabria el 13 de octubre de 1815 ante un pelotón de fusilamiento.
En este contexto histórico es en el que aparece la Medalla del Honor y la Fidelidad del Reino de Nápoles.
Se trata de una recompensa creada por Joaquín Murat para premiar la lealtad y fidelidad de sus súbditos más eminentes en los peligrosos momentos del año 1814.
Immagine
Anverso y reverso de la Medalla al Honor y la Fidelidad
Fuente: http://www.iagiforum.info/
La insignia muestra en su anverso, a modo de medalla de oro, la efigie de Joaquín Murat, rodeado por la inscripción el italiano: "Gioacchino Re di Napoli". Todo ello rodeado por una corona de laurel cerrada de oro. La pieza es atravesada por dos gallardetes napolitanos en esmalte. Un lazo une la pieza a la corona real y ésta a la cinta, de color rojo siguiendo el modelo de seda de la Legión de Honor.
El reverso mantiene iguales características salvo en su centro. En esta ocasión se muestra un círculo de esmalte blanco cargado con una inscripción en oro que reza en italiano: "Onore e Fedeltá".
Immagine
Otra versión de esta muy escasa y cotizada recompensa napolitana del periodo napoleónico
Fuente: http://www.iagiforum.info/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada