SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 10 de noviembre de 2015

LA PAZ DE LAS DAMAS (1529)

Luisa de Saboya y Margarita de Austria, protagonistas de la Paz de las Damas
La Paz de Cambrai o Paz de las Damas fue el tratado firmado en el Hôtel Saint Paul de la ciudad de Cambrai entre España y el Imperio; y Francia el 5 de agosto de 1529.
La paz de Cambrai fue firmada entre Luisa de Saboya, en nombre de su hijo Francisco I de Francia, y Margarita de Austria, Gobernadora de los Países Bajos, en nombre de su sobrino el emperador Carlos V, por eso se le conoce también como la Paz de las Damas. Con ella se pretendía poner fin a la Guerra de la Liga de Cognac (Liga Clementina). El Emperador renunciaba a sus derechos sobre el ducado de Borgoña y otros territorios, mientras Francisco I hacía lo propio sobre las regiones de Flandes y Artois, abandonando además sus pretensiones sobre Italia.
Todas las deudas contraídas por Carlos V con Inglaterra pasaron a Francisco I, quien asumió el deber de hacerlas efectivas, además de contribuir económicamente a los gastos ocasionados por el viaje del rey español a Italia a fin de ser coronado emperador con el debido boato: un montante que ascendió a doscientos mil táleros y el pago de veinte galeras.
También se negoció la liberación de los príncipes Francisco y Enrique, hijos del rey francés, que estaban en Castilla como rehenes (en cumplimiento del Tratado de Madrid de 1526), a cambio del pago de dos millones de escudos. Los príncipes fueron finalmente liberados en la frontera del Bidasoa en 1530. Un enlace matrimonial remató el tratado de paz: Leonor de Austria, prometida desde 1526 a Francisco I, vio confirmados sus esponsales, y los estados dirimentes quedaron satisfechos.
Recreación decimonónica de la firma de la Paz de las Damas de 1529
Previamente a la firma de la Paz de Cambrai, ya se había firmado con Francia la Tregua de Barcelona (29 de junio de 1529). En paralelo, Carlos V y Clemente VII también se habían reconciliado tras el duro episodio del Saco de Roma.
Una nueva etapa de las relaciones hispano-francesas se inauguraba con la paz de Cambrai o de las Damas. La unidad territorial de Francia quedaba salvaguardada, tras la anexión del ducado de Borgoña, y Carlos refrendaba la hegemonía imperial sobre Italia. 
El 22 de febrero de 1530 Carlos I de España y V de Alemania era coronado emperador en Bolonia por el papa Clemente VII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada