SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 3 de mayo de 2016

GEORGES GUYNEMER, UN BRAVO AS DEL AIRE

Georges guynemer par lucien.jpg
Retrato de Georges Guynemer que se conserva en el Museo de la Legión de Honor de París

Georges Marie Ludovic Jules Guynemer nació en parís el 24 de diciembre de 1894. Fue hijo de Paul Guynemer un erudito oficial francés cuyos antepasados maternos participaron en gestas militares francesas desde Carlomagno hasta Napoleón, y de Julie Noémie Doynel de Saint Quentin. 
Realizó sus estudios en el colegio Stanislas de París donde recibió honores en matemáticas y latín. En esa época su deseo era convertirse en ingeniero, y en sus días libres recorría fábricas de motores.
Su constitución frágil no le permitía realizar deportes violentos. Precisamente, por esa causa fue rechazado por el ejército francés al inicio de la Primera Guerra Mundial. En los meses siguientes intentó ingresar tres veces más con igual resultado.
Ante el desaire, Guynemer no se dio por vencido. Gracias a su tozudez y a la influencia de su padre, al fin fue admitido como estudiante de mecánica en el campo de aviación de Pau.
Pronto se ganó el aprecio de sus compañeros debido a su capacidad de combinar la técnica aprendida en el colegio y sus habilidades prácticas adquiridas en las fábricas. Basó muchos de sus conocimientos en el Etude Raisoneé de l'Aeroplane de Jules Bourdeaux. Su primer vuelo lo realizó a bordo de un Blériot de 50 caballos el 10 de marzo de 1915, y su primera victoria la obtuvo el 19 de julio de ese mismo año al derribar un Aviatik, durante un vuelo de reconocimiento junto a su copiloto Guerder. Ambos aviadores recibieron la Medaille Militaire.
Guynemer quedó adscrito a la escuadrilla Morane - Saulnier. Sus primeras hazañas fueron resaltadas en los diarios de París, en una época en que el público necesitaba noticias alentadoras. Rápidamente Guynemer fue considerado todo un héroe de guerra francés.
A la hora de volar, la aparente fragilidad de Guynemer se transformaba radicalmente. Un compañero de escuadrilla opinaba que "su semblante era aterrador y que de su mirada parecían salir latigazos". Su forma de atacar era llamada de acometida directa, y también se distinguía por el conocimiento preciso del avión que pilotaba. Además, tenía una avidez por pelear en el aire que rozaba lo irracional: muestra de ello era que dejaba poco tiempo para sanar sus heridas. A pesar que fue derribado siete veces, no perdía tiempo en entrar nuevamente en combate.
Guynemer fue de los primeros pilotos en recibir un avión SPAD S VII. El suyo lo bautizó "Vieux Charles", y con este aparato derribó en un solo día cuatro aviones enemigos. Oficialmente se le atribuyeron 53 victorias.
El SPAD VII
A medida que pasaba el tiempo, Guynemer se fue convirtiendo en un oficial tan exigente consigo mismo como con sus compañeros. Se mostraba retraído y no celebraba las victorias. Sin embargo, su fama crecía y las multitudes, especialmente las mujeres, le rodeaban y acosaban.
El 18 de febrero de 1917 fue ascendido a capitán por sus brillantes méritos de guerra.
El 11 de septiembre de 1917 el piloto francés fue declarado perdido sobre la población belga de Poelkapelle. Sin embargo, un periódico alemán anunció su caída a manos de Kurt Wisseman quien iba a bordo de un Jasta 3. En Francia, las multitudes tardaron en aceptar su pérdida.
El periódico L'Ilustration del 6 de octubre de 1917 mostró estas sentidas palabras: "No le vieron ni oyeron cuando cayó, su cuerpo y su máquina no fueron encontrados. ¿Adónde se fue? ¿Qué alas usó para ir a la inmortalidad? Nadie lo sabe: nada se sabe. Ascendió y no volvió, eso es todo. Quizá nuestros descendientes digan: voló tan alto que ya no regresó".
Georges Guynemer, as de la aviación francesa
Guynemer estaba en posesión de las siguientes distinciones:
Oficial de la Orden de la Legión de Honor, Medaille Militaire, Cruz de Guerra con palmas, Orden Imperial y Militar de San Jorge del Imperio Ruso, Orden del Príncipe Danilo I de Montenegro, Orden de Leopoldo de Bélgica, Cruz de Guerra de Bélgica, Orden de Miguel el valiente de Rumanía, Orden de la Estrella de Karageorgevic de Serbia, Orden del Servicio Distinguido de Gran Bretaña y citado en 26 ocasiones en el Orden del Día del Ejército Francés. Según nos indica nuestro caro amigo, el Excmo. Sr. D. Rui Santos Vargas, a quien mucho agradecemos esta información, el piloto francés fue agraciado también con la Orden Militar de la Torre y la Espada del Valor, Lealtad y Mérito de Portugal, en su grado de oficial.
Georges Guynemer en una fotografía de 1917
Aunque sus restos no se encontraron, una inscripción recuerda su memoria en el Panteón de Hombres Ilustres de París: "A la memoria del capitán Guynemer, símbolo de las aspiraciones y del entusiasmo del Ejército de la Nación".
Monumento a Georges Guynemer en Poelkapelle (Bélgica)
En 1923 se levantó un monumento en su honor en el centro de la localidad belga de Poelkapelle, coronado por una cigüeña de bronce orientada hacia la última dirección tomada por el aparato del as francés. La inscripción de la base dice: "En este rincón de Bélgica, devastado por la guerra, un héroe francés cayó en defensa de los derechos violados: Georges Guymener, cuyas alas victoriosas le llevaron a la gloria en los combates de los cielos. Los pilotos belgas que tuvieron el honor de luchar a su lado, levantan este monumento como testimonio de su admiración, nacido de la hermandad de los ejércitos".
También en suelo francés, en la localidad de Dunkerque Malo-les-Bains, se inauguró un monumento a su memoria el 26 de febrero de 1989.
Desde 1932, y con diferentes modificaciones estatutarias, el Comité National du Souvenir Franco-Belge "Georges Guynemer" se encarga de custodiar la memoria y el legado de este as del aire y héroe de guerra. A él pertenecen numerosos miembros de los ejércitos de Francia y de su sociedad civil, pero también ciudadanos extranjeros atraídos por la figura del insigne aviador. 
Su actual Presidente Nacional es el Excmo. Sr. Pierre Badia, Caballero de la Orden Nacional del Mérito de Francia y gran amigo de España, además de miembro, entre otras, de la Imperial Orden Hispánica de Carlos V y de la Hermandad Nacional Monárquica de España. La Presidenta de Honor es la Vizcondesa Yvonne de Villiers la Noue, nacida Guynemer.
LA MEDALLA DE GEORGE GUYNEMER
El Comité discierne una Medalla Conmemorativa  unifaz en la que aparece el retrato del héroe aviador sobre una cruz tipo maltesa. La anilla enlaza con una barra en la que figura el nombre de "POELKAPELLE", la población belga sobre la que fue derribado Guynemer.
La cinta porta los colores franceses de l´Armée de l´Air (azul celeste) y en los extremos los colores nacionales de Francia y Bélgica respectivamente.
Sobre la cinta se coloca una cigüeña dorada, símbolo empleado por el aviador y que siempre lucía en sus uniformes. 

Medalla de Georges Guynemer
Foto: www.semon.fr
Los interesados en optar a la concesión del Diploma y la Medalla de Georges Guynemer, pueden contactar con el correo asociado este Blog "Salón del Trono", ya que quien esto escribe acaba de ser nombrado Delegado Regional del Comité National du Souvenir Franco-Belge "Georges Guymener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada