SERVUS HISPANIARUM REGIS



miércoles, 23 de noviembre de 2011

LA ORDEN CONSTANTINIANA DE SAN JORGE DE PARMA


Croix constantinien.svg

La Sagrada, Angélica e Imperial Orden Constantiniana de San Jorge

De origen antiquísimo (Constantino, 313 de la Era Cristiana), la Sagrada, Angélica e Imperial Orden Constantiniana de San Jorge, es una Orden Dinástica, caballeresca, militar y religiosa que fue dada por el último descendiente de los Comneno, sin herederos, a Francisco I Farnesio, duque de Parma y Piacenza, con una escritura elaborada en 1697. La transferencia del Gran Magisterio de la familia Farnese fue aprobado en 1699 por el emperador Leopoldo I y confirmada por el Papa Inocencio XII en el mismo año,  con el reconocimiento de los descendientes del Gran Maestre de la familia Farnese, duques de Parma y Piacenza "pro tempore".
En 1700 Francisco I, solemnemente, aceptó el Gran Magisterio de la Orden en la Iglesia de la Steccata de Parma, que se convirtió, con la bendición del Papa, en la sede canónica de la Orden.

File:I-PR-Parma27.JPG

Vista de la cabecera de la Basílica de la Steccata en Parma


En 1705 los nuevos estatutos fueron promulgados y aprobados por la Santa Sede el año siguiente. El Papa Clemente XI en 1718, con la Bula "Ecclesiae militantes", confirmó finalmente la naturaleza de la Orden dinástica, resaltando aún más la condición para ostentar el Gran Magisterio: ser Duques Farnesio de Parma y Piacenza o descencientes legítimos de los mismos.


S.A.S. Francesco Farnese Duque de Parma como Gran Maestre de la Orden Constantiniana

A la muerte sin herederos del Duque Antonio Farnesio, el Gran Maestrazgo pasó a Carlos de Borbón, hijo de Isabel de Farnesio, hermana de Antonio, y Felipe V, Rey de España.
Cuando Carlos de Borbón se convirtió en rey de las Dos Sicilias, el Gran Maestrazgo de la Orden Constantiniana pasó de Parma a Nápoles, a pesar de las condiciones legales estaban relacionadas con la soberanía del Ducado de Parma y Piacenza.
Los Duques Felipe y Fernando reclamaron enérgicamente a lo largo del siglo XVIII el Gran Maestrazgo de la Orden, pero sin ningún resultado, porque Parma era demasiado débil políticamente para hacer enfrentarse a sus parientes napolitanos y españoles.
Sólo en 1816 el Ducado de Parma y Piacenza finalmente fue capaz de recuperar la posesión de su patrimonio premial, cuando la archiduquesa María Luisa de Habsburgo, hija del emperador, afirmó, y asumió el Gran Maestrazgo de la Orden Constantiniana, como Duquesa de Parma y Piacenza, y  descendiente de la familia Farnese por línea materna. El 24 de abril de 1816, cuatro días después de su llegada a Parma, María Luisa designó a nueve caballeros de Justicia y trece caballeros de mérito, estableciendo, 12 de marzo de 1817, una comisión presidida por el Príncipe de Soragna para evaluar las condiciones de acceso a las categorías de noble. Después de las primeras quejas de la Casa Real de las Dos Sicilias, por la existencia de dos Órdenes Constantinianas, la de Parma y la de Nápoles, se logró el establecimiento de una "convivencia" que se podría llamar tolerancia mutua.


S.A.S. la Duquesa María Luisa con el Gran Collar de la Orden

Con el regreso de los Borbones al trono de Parma, después de la muerte de María Luisa en 1847, el Gran Maestrazgo fue asumido por Carlos Luis (Carlos II), antiguo Duque de Lucca, y luego por su hijo Carlos III. A mediados del siglo XIX muchos de los soberanos fueron agraciados con la Orden Constantiniana de Parma: el Emperador de Austria, el Emperador de Brasil, el Zar de Rusia, el Gran Duque de Toscana, el Rey de Prusia, el Duque de Módena, Don Francisco de Asís (rey consorte de España), que reconoció oficialmente a la Orden de Parma en sus estados.
Después de la unificación de Italia, el Duque Roberto I, como lo hizo con la Orden de San Lodovico, siguió concediendo la Orden Constantiniana, no sólo a los miembros de su familia, sino también a jefes de Estado, dignatarios, funcionarios de toda Europa, entre ellos el Príncipe Alberto I de Mónaco y los zares Fernando I y Boris III de Bulgaria.
En 1860, cuando el territorio fue absorbido por el proceso de la unificación italiana, las propiedades de la Orden, incluyendo la Iglesia de la Steccata, pasaron quedaron bajo la administración de la Casa de Saboya, antes de regresar gradualmente a su autonomía, un proceso iniciado en 1912 por la Municipalidad y la Provincia de Parma, que presentó un recurso de apelación a Roma para  mantener los ingresos de la Orden procedentes del Hospital de Parma.
En 1922, la administración de los bienes de la Orden Constantiniana de Parma fueron finalmente recuperados, creándose con ellos un organismo autónomo, del que fueron invitados a formar parte las autoridades de la ciudad de Parma, incluyendo al prefecto, al obispo, al alcalde, al Presidente de la Provincia, al Rector de la Universidad, al Presidente de la Corte, y al Superintendente. Sus objetivos y su composición se mantuvieron esencialmente sin cambios tras la mutación institucional de 1946, cuando el Jefe de Estado De Nicola reafirmó por decreto especial el objeto, funciones y régimen jurídico de las propiedades de la Orden.

Imagen

Durante más de tres siglos, por lo tanto, los activos de la Orden Constantiniana han permanecido como una realidad histórica profundamente arraigada en la tradición y la memoria institucional de Parma, hasta el punto de que están llamados a ser sus custodios, en caso de necesidad,  las autoridades de la ciudad.
La República Italiana, por decreto del Ministerio de Relaciones Exteriores, reconoció como "no nacional" a la Orden Constantiniana de San Jorge de Parma, y autoriza formalmente a su uso en aplicación de la Ley de 3 de marzo de 1951, N. º 178, lo que implícitamente le reconoce validez jurídica plena y confirma al Jefe de la Casa Real de Borbón-Parma, duque de Parma y Piacenza, el uso justo de las propiedades de la Dinastía.
Las Órdenes dinásticas de Parma son distinciones muy valoradas por parte de los líderes del mundo económico y empresarial, de la cultura, las autoridades civiles y militares, parlamentarios italianos y extranjeros, e incluso, los miembros del Gobierno de la República Italiana.
En la actualidad S.A.S. Carlos Javier, Jefe de la Casa de Borbón-Parma, Duque de Parma y Piacenza es el Gran Maestre de la Orden Constantiniana de San Jorge de Parma.



S.A.S. Don Carlos Javier, Duque de Parma



La insignia de la Orden es la misma adoptada por la Orden Constantiniana de San Jorge del Reino de las Dos Sicilias, de la que difiere, sin embargo, en que el símbolo de la letra "omega" se muestra en lugar de en minúscula, en mayúscula.



Después de las reformas realizadas por la Duquesa María Luisa en 1845, la Orden está dividida en cinco clases:
  • Senador Gran Cruz con Collar
  • Senador Gran Cruz
  • Comendador
  • Caballero de Primera Clase
  • Caballero de Segunda Clase

Sacro Militare Ordine Costantiniano di San Giorgio.png

Cinta de la Orden




Imagen de la capilla ardiente de S.A.S. Don Carlos Hugo de Borbón Parma y, en primer término, Bandera enlutada de la Orden Constantiniana de San Jorge de Parma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada