SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 3 de octubre de 2013

EL PRINCIPADO DE ANTIOQUÍA

File:Armoiries Bohémond VI d'Antioche.svg
Armas del Principado de Antioquía en tiempos de Bohemundo VI
Diseño: Odejea
La fundación del Principado de Antioquía se debe a la voluntad de Bohemundo de Tarento de conseguir un estado propio en Tierra Santa. Antes de participar en la Primera Cruzada, Bohemundo, hijo mayor de Roberto Guiscardo, había dejado a su medio hermano menor Roger Borsa como duque de Apulia y Calabria.
Antioquía era una antigua ciudad bizantina que había sido conquistada por los musulmanes en 1084. Cuando los líderes cruzados llegaron en su marcha a Constantinopla, el emperador Alejo I Comneno les había exigido, mediante juramento, reintegrar las tierras perdidas previamente por los bizantinos. Sólo Raimundo IV de Tolosa se negó a prestar el juramento.
Corría el año 1097 cuando los cruzados inician el cerco de Antioquía. Las labores de sitio son complejas y es entonces cuando Bohemundo ve la oportunidad de tener acceso a un feudo. Primero amenazó con volver a Italia a buscar refuerzos, pero su capacidad de estratega y la importancia del contingente que lo acompañaba eran necesarios para los cruzados, que le prometieron lo que él quería para permanecer allí. 
La marcha del general Tatizius, representante del Basileus de Bizancio, le dio la oportunidad de simular que había tenido lugar una traición, de forma que los cruzados podían considerarse desvinculados de su juramento. Por último, después de haberse asegurado (por informantes situados dentro de la ciudad) de que iba a poder entrar, se le prometió que el primero en entrar en la ciudad la poseería. Así, en la madrugada del 3 de junio de 1098, cuando tuvo lugar la toma de la ciudad, sólo la bandera de Bohemundo ondeaba en ella.

Archivo: SiegeofAntioch.jpeg
Representación bajomedieval del Sitio de Antioquía
El nuevo señor tuvo que defender pronto la ciudad ante un ejército selyúcida que intentó volver a tomarla. El descubrimiento de la Santa Lanza permitió a los cruzados toman coraje y empuje el ejército. Tras este triunfo Bohemundo se convirtió en el gobernante indiscutible de la urbe, negándose a asumir el título bizantino de Duque de Antioquía para tomar el de Príncipe de Antioquía, que significaba de hecho la independencia de Bizancio.
El Principado fue, incluso durante su mayor extensión, más pequeño que el Condado de Edesa o el Reino de Jerusalén. Estaba rodeado por el Condado de Trípoli al sur, el condado de Edesa al noreste, los estados musulmanes ayyubí y mameluco al este, fugazmente y el Imperio Bizantino y el reino armenio de Cilicia al noroeste.
El 13 de junio de 1098, los ejércitos cruzados reanudaron su camino a Jerusalén, pero Bohemundo permaneció en Antioquía tratando de ampliar su área de influencia. Sin embargo, fue capturado en 1100 y su sobrino Tancredo asumió la regencia, dedicándose a ampliar los límites del principado, tomando las ciudades de Tarso y Latakia al Imperio Bizantino. 
En 1103 Bohemundo fue liberado pero dejó la regencia a Tancredo para buscar nuevas tropas en Italia. 
Con estas nuevas fuerzas atacó a Bizancio en 1107, pero fue derrotado en Dyrrachium, viéndose obligado por Alejo I a firmar el Tratado de Deabolis por el que se reconocía vasallo del Imperio Bizantino.
Bohemundo atacó también Aleppo junto a Balduino I, Rey de Jerusalén y Josselin I de Edesa. La captura de sus aliados colocó a Bohemundo  como protector de Edesa. 
Como hiciera anteriormente dejó también a Tancredo la regencia de Edesa y marchó de nuevo a Italia, donde murió en 1111.
Alexis I pidió la entrega del principado a Bizancio, pero Tancredo, apoyado por el Conde de Trípoli y el Rey de Jerusalén, se negó. A su muerte en 1112 fue sucedido por Bohemundo II, siendo su regente Roger de Salerno, quien derrotó a los selyúcidas en 1113.
Sin embargo, el 27 de junio de 1119, Roger fue asesinado y Antioquía se convirtió en un estado vasallo de Jerusalén, con el rey Balduino II como regente hasta 1126. 
Bohemundo II, que se casó con Alix, hija de Balduino II, pero aquél falleció cuatro años después en 1130. Balduino II de Jerusalén y su hijo Fulco de Anjou aseguraron la regencia en nombre de Constanza, hija de Bohemundo II . En 1136, Constanza, con 10 años de edad, se casó con Raimundo de Poitiers, que tenía 36.
Al igual que sus predecesores, Raimundo de Poitiers atacó la Cilicia bizantina. Como respuesta, el emperador Juan II Comneno sitió Antioquía. Entonces Raimundo vio obligado a reconocer su soberanía y el gobierno griego, pero un motín, instigado por Josselin II de Edesa, obligó a los griegos a abandonar la ciudad. 
En el siglo XII poblaban el Principado de Antioquía unos 20.000 habitantes, con predominio de los cristianos armenios y ortodoxos. Los católicos eran escasos aunque en 1100 se estableció un Patriarcado Latino. Los musulmanes debían vivir fuera de las ciudades.
Tras la caída de Edesa en 1144, Antioquía fue atacada por Nur ad-Din. 
A pesar de la llegada de refuerzos con la Segunda Cruzada, la parte más oriental del Principado estaba perdida. Raimundo murió en la Batalla de Inab en 1149. Ante el vacío de poder Balduino III de Jerusalén se convirtió en regente en nombre de la viuda de Raimundo, hasta que ésta se casó en 1153 con Renaud de Châtillon. 

Archivo: Baldwin III de Jerusalem1.jpg
Coronación de Balduino III de Jerusalén

El impetuoso Renaud entró de inmediato en conflicto con Bizancio, y saqueó el Chipre bizantino. Sin embargo no pudo resistir el ataque del emperador Manuel I (1158), y tuvo que humillarse y reconocer su soberanía.
Renaud fue hecho prisionero por los musulmanes en 1160, haciéndose cargo de la regencia el Patriarca de Antioquía, (Renaud no fue liberado hasta 1176, y nunca volvió a Antioquía). 
En 1163, subió al trono de Antioquía Bohemundo III y el curso del río Orontes se convirtió en la frontera final entre Alepo y Antioquía. El Príncipe se casó con una sobrina de Manuel I y autorizó el establecimiento de  un patriarca ortodoxo griego en la ciudad.
Con la ayuda de distintas flotas italianas, el estado de Antioquía sobrevivió a la conquista de Saladino. Ni Antioquía ni Trípoli participaron en la Tercera Cruzada, aunque los restos del ejército de Federico Barbarroja se detuvieron allí en 1190 con el cuerpo muerto de su emperador. 
El hijo mayor de Bohemundo III, llamado Raimundo se convirtió en conde de Trípoli después de la Batalla de Hattin y se casó con una princesa armenia en 1194, pero murió en 1199. Bohemundo III falleció a su vez en 1201.
Entonces dio comienzo una guerra de sucesión entre Bohemundo IV, segundo hijo de Bohemundo III, con el apoyo de los latinos de Antioquía y  Raimundo Roupen, hijo de Raymond y nieto de Bohemundo III, con el apoyo de los armenios. La guerra concluyó en 1221 con la muerte de Raimundo Roupen. 
En 1233 subió al trono Bohemundo V quien se vio asaltado por las consecuencias de la lucha entre Federico II y los barones de Oriente y de la Séptima Cruzada liderada por San Luis.
Antioquía evitó someterse al emperador del Sacro Imperio Romano reafirmando la soberanía bizantina en el Principado.

Archivo: CiliciaPrincipadoDeAntioquíaYCondadoDeTrípoli.svg
Autor: Rowanwindwhistler
En 1254 Bohemudo VI se casó con Sibila, una princesa armenia, poniendo fin a la lucha entre los dos estados, aunque en este punto Armenia Menor era el más poderoso de los dos y Antioquía era el vasallo. 
Entonces comenzó el conflicto entre los mamelucos y los mongoles. Cuando estos últimos fueron derrotados en la Batalla de Ain Djalout en 1260, Baybars se volvió contra sus aliados, Antioquía y Armenia. La ciudad fue tomada en 1268 con todo el norte de Siria franca.
El título de Príncipe de Antioquía pasó a los condes de Trípoli y, tras ellos a los Reyes de Chipre y luego a los Duques de Saboya.

Archivo: Moneda de plata de Bohemundo VI de Antioch.JPG
Moneda de Bohemundo VI de Antioquía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada