SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 9 de enero de 2015

LA MEDALLA DEL BAUTISMO DE NAPOLEÓN EUGENIO LUIS BONAPARTE

Monograma del Príncipe Imperial Napoleón Eugenio
Diseño: Katepanomegas

Napoleón Eugenio Luis Juan José Bonaparte, nació en París el 16 de marzo de 1856.  
Fue el hijo único de los Emperadores de los Franceses, Napoleón III y su esposa Eugenia de Montijo. Recibió el título de Príncipe Imperial de Francia y el tratamiento de Su Alteza Imperial. Heredó los títulos de conde de Teba, de su madre, (aunque nunca lo llegó a utilizar), y el de conde de Pierrefonds, por parte de su padre.
El 4 de septiembre de 1870, al caer el Segundo Imperio Francés y proclamarse la IIIª República, hubo de marchar al exilio, primero a Bélgica y después a Gran Bretaña, donde moriría su padre en 1873, tras haber sido liberado de su prisión en Alemania. A la muerte de su progenitor, algunos seguidores proclamaron a Eugenio como Napoleón IV. Se rumoreó incluso que podía contraer matrimonio con la princesa Beatriz, hija de la reina Victoria, pero no pasaron de simples rumores.
Napoleón Eugenio en una fotografía de 1878
Hacia el final de su vida se le vinculó sentimentalmente con la infanta española María del Pilar, hija de la reina Isabel II de España. La emperatriz Eugenia de Montijo y la reina Isabel eran partidarias de este enlace, pero el príncipe Napoleón encontró la muerte en la guerra contra los zulúes dos meses antes de la muerte de la propia infanta.
Joven de considerable talento, caracterizado por una vida privada intachable y una gran simpatía, parecía destinado a ser un formidable pretendiente al trono francés en la eventualidad de una restauración imperial; pero primero decidió hacer carrera en el ejército, y para ello se unió a las tropas británicas que marchaban a Sudáfrica, llevándose con él la espada de su tío abuelo.
El Príncipe Napoleón Eugenio en Sudáfrica
Durante la segunda guerra anglo-zulú, en una emboscada tendida por los zulúes, el 1 de junio de 1879, en Ulundi (Natal), cayó de su caballo mientras huía junto a su destacamento y murió abatido a lanzazos tras un breve combate con sus perseguidores. Tenía 23 años. Los zulúes despojaron su cadáver de todo excepto de unas medallas, pero por el valor demostrado en la lucha no desmembraron su cadáver, aunque sí lo abrieron en canal, práctica habitual para liberar el espíritu de los fallecidos. Su cuerpo fue recuperado el día siguiente.
La muerte del Príncipe Imperial por Paul Jamin
No contrajo matrimonio ni dejó descendencia, aunque antes de su partida a África suscribió un documento para designar como sucesor en sus derechos a su primo segundo, el príncipe Napoleón Víctor Bonaparte (m. 1926), hijo de Napoleón Joseph Charles Paul Bonaparte, nieto de Jerónimo Bonaparte, su tío abuelo, antiguo rey de Westfalia y hermano de Napoleón I.
..............................................................................................
Para conmemorar su bautismo, celebrado en la catedral de Notre Dame de París en 1856, fue acuñada una sencilla medalla de plata en cuyo anverso se mostraban las efigies de los emperadores Napoleón III y Eugenia de Montijo.
Fueron padrinos del neófito, el Papa Pío IX, representado por el cardenal Patrizi; y la Reina Victoria de Gran Bretaña, representada por Eugenia, hija de la Reina Josefina de Suecia.
Anverso de la Medalla
Foto: www.dumez-numismatique.com
En el reverso la imagen del recién nacido y la fecha de su bautismo: 14 de junio de 1856
Reverso de la Medalla
Foto: www.dumez-numismatique.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada