SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 16 de junio de 2015

BICENTENARIO DE LA BATALLA DE WATERLOO (I)


Por su decisiva trascendencia histórica, "Salón del Trono" se suma a las conmemoraciones del Bicentenario de la Batalla de Waterloo (1815-2015), con tres entradas que glosarán los antecedentes, hechos y consecuencias de la trascendental batalla que cambiaría el destino de Europa.
Tras la firma de la 1ª Paz de París (1814) y de su abdicación en Fontainebleau, Napoleón Bonaparte vivía desterrado de Francia como soberano de la isla de Elba. El 26 de febrero de 1815, Napoleón huye de Elba y desembarca en el Golfo Juan (Francia), dando comienzo a una aventura que le conduciría a recuperar el trono.
Napoleón regresa a Francia desde la isla de Elba en 1815
El 13 de marzo de 1815, al difundirse la noticia, se reúne de nuevo el Congreso de Viena, donde se le declara proscrito y se decide reunir nuevamente una alianza para capturarle, quedando así formada la Séptima Coalición.
Una semana después Napoleón llega a París, donde recibe de nuevo el apoyo del pueblo y acuden a él todos los oficiales y soldados de la Grande Armée. Ante tal situación, Luis XVIII emprende de nuevo el camino del exilio, mientras Napoleón se proclama por segunda vez emperador. El Imperio de los Cien Días ha comenzado.
La nueva coalición formada por Austria, Rusia, Gran Bretaña y Prusia empieza a desplegarse en los Países Bajos, momento en el que Napoleón decide atacar, consciente de la necesidad de detenerles antes de que vuelvan a unirse todos los ejércitos. El 12 de junio se dispone a dinamitar la Coalición y tomar Bruselas.
Se consideran parte de la campaña de Waterloo todos los combates entablados desde los primeros encuentros entre las tropas francesas con los destacamentos prusianos del 15 de junio de 1815 hasta la retirada final del ejército francés el día 18. Se incluyen en este contexto los combates librados en Ligny, Quatre Bras, Wavre y el monte Saint-Jean (Waterloo).
Durante los combates de Ligny a lo largo de un frente de 11 kilómetros, participaron en el bando francés 80.000 soldados y 210 cañones; las bajas estimadas fueron de 11.500 (14 %). Los prusianos desplegaron 84.000 soldados y 224 cañones, estimándose las bajas en cerca de 25 000 (30 %).
En Quatre Bras, un frente de unos cinco kilómetros, el bando francés contaba con 24.000 soldados y entre 60 y 92 cañones y, las bajas estimadas fueron de 4.000 (17 %). Las tropas aliadas que participaron en los combates fueron 36.000 soldados y 42 cañones, de los cuales se calcula un total de 4.800 bajas (13,3 %).
Durante la jornada de Mont Saint Jean (Waterloo), en un frente de unos ocho kilómetros, los franceses contaban con 72.000 hombres y 246 cañones y se estima un total de 41.000 bajas (57 %). En el bando aliado participaron hasta 140.000 (inicialmente 68.000) soldados y 200 cañones (inicialmente 156) y, las bajas estimadas fueron 22.000 (16 %). En Wavre, un frente de unos cinco kilómetros, las tropas francesas se componían de 33.000 soldados y 80 cañones y las bajas estimadas fueron de 2.500 (7,5 %). Las fuerzas prusianas disponían de 17.000 soldados y 48 cañones y las bajas fueron unas 2.500 (14,5 %).
El total de tropas que participaron fue de 122.721 y 366 cañones por parte de los franceses; 117.000 prusianos y 296 cañones, más 110.000 aliados y 222 cañones. Las bajas totales (incluyendo desertores, prisioneros y heridos graves) fueron para los franceses de unas 60.000 y para los aliados unas 55.000.
La organización inicial (según David Chandler) del Armée du Nord durante la campaña de Waterloo (total 122 721 hombres: infantería 89.000; caballería 22 100; 9090 artilleros con 366 cañones; ingenieros, etc. 1978 y 553 en el Estado Mayor) fue la siguiente:
El mariscal Ney
  • Ala derecha: Mariscal Emmanuel de Grouchy:
    • Tercer cuerpo (17.150 hombres con 38 cañones): General conde Dominique Vandamme
    • Cuarto cuerpo (15.700 hombres con 38 cañones): General conde Maurice Étienne Gérard
  • Ala izquierda: Mariscal Michel Ney:
    • Primer cuerpo (20.950 con 46 cañones): General Jea-Baptiste Drouet, conde D'Erlon
    • Segundo cuerpo (25.100 con 46 cañones): General conde Honoré Charles Reille
  • Reserva: Emperador Napoleón I
    • Guardia Imperial (20.278 con 118 cañones): Mariscal Édouard Adolphe Mortier, general Antoine Drouot
    • Sexto cuerpo (10.300 con 32 cañones): General Georges Mounton, conde de Lobau
  • Reserva de caballería: Mariscal Emmanuel de Grouchy
    • Primer cuerpo de caballería (3.100 con 12 cañones): General conde Pierre Claude Pajol
    • Segundo cuerpo de caballería (3.290 con 12 cañones): General conde Rémy Joseph Exelmans
    • Tercer cuerpo de caballería (3.700 con 12 cañones): General François Étienne Kellermann, conde de Valmy
    • Cuarto cuerpo de caballería (3.000 con 12 cañones): General conde Édouard Jean Milhaud

El mariscal Blücher
El ejército prusiano del mariscal Blücher se organizó de la siguiente forma:
  • Primer cuerpo: Teniente General Hans Ernst von Zeiten 
  • Segundo cuerpo: Mayor General Georg Ludwig von Pirch
  • Tercer cuerpo: Teniente General Barón Johann Adolf von Thielmann 
  • Cuarto cuerpo: Teniente General Barón Friedrich Wilhelm Graf Bülow von Dennewitz
Además, el Teniente General Friederich von Kleist comandaba una fuerza de 25 000 prusianos cerca del Mosela.
El Duque de Wellington retratado por Goya
El ejército de Wellington, una fuerza multinacional de 68.000 hombres (25.000 británicos, 17.000 belgas y holandeses, 10.000 hanoverianos, 7.000 hombres de Brunswick, 6.000 hombres de la King's German Legion –Legión Real Alemana– y 3.000 hombres de Nassau. La distribución por armas era: más de 50.000 infantes, 11.000 jinetes y 6.000 artilleros con 150 cañones), y estaba organizado del siguiente modo:
  • Primer cuerpo: Príncipe Guillermo VII de Orange –futuro Guillermo II de los Países Bajos– (dos divisiones británicas, una belga y otra holandesa).
  • Segundo cuerpo: Teniente general lord Rowland Hil (dos divisiones británicas, una aliada, más una brigada adicional belga-holandesa).
  • Reserva: Duque de Wellington (dos divisiones británicas, el cuerpo de Brunswick y el contingente de Nassau).
  • Contingente adicional: Henry William Paget, 1º marqués de Anglesey, lord Uxbridge (una unidad de caballería pesada y de artillería).
La principal causa por la que Napoleón optó por una estrategia ofensiva, fue por los posibles efectos que un éxito repentino podría producir. Por un lado una victoria aplastante podría atraer de golpe la opinión pública francesa a la causa de Napoleón y hacer que se viniese abajo la determinación de la coalición. Por otra parte la derrota de los aliados atraería con toda seguridad una revolución a su favor en Bélgica, donde tenía muchos partidarios, que sería a su vez una nueva fuente de reclutas. La derrota de Wellington podría hacer entrar en crisis el gobierno tory de lord Liverpool y dar paso a otro que tal vez sería más proclive a firmar la paz. Y por último, podría aprovechar para concentrar un ejército para hacer frente a los austriacos y los rusos.
Cartel satírico británico contra el retorno de Napoleón
Pero lo que inclinó la balanza definitivamente era la sabida existencia de discrepancias políticas entre Inglaterra y Prusia. De hecho, debido a estas diferencias, cada uno de los ejércitos tenía sus propias rutas de suministros en lugar de una compartida. La ruta de los aliados partía de Bruselas, pasando por Ninove y Alost, hasta llegar a Ostende y la Manche. La de los prusianos salía de Lieja y se adentraba en Alemania central. Un ataque repentino podía obligar a uno de los bandos a retirarse siguiendo su propia línea de comunicación. Si Napoleón aprovechaba la brecha que los separaba, que en un principio era ya de 75 kilómetros (distancia entre ambos cuarteles generales), podría aislar a cualquiera de los dos y atacarlos por separado, pues era claro que ninguno de los dos ejércitos por separado sería capaz de valerse contra la poderosa Armée du Nord: un ejército rápido, decidido, con unas tropas experimentadas y noveles, con sed de venganza; y dirigidas por el que ha sido uno de los mejores estrategas de la Historia.
Las tropas francesas empezaron a movilizarse el 6 de junio y prácticamente ya habían tomado posiciones el 14 de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada