SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 23 de junio de 2015

FERNANDO FELIPE DE ORLÉANS, PRÍNCIPE REAL DE FRANCIA

Orleans, Ferdinand-Philippe d'.JPG
Fernando Felipe de Orleans, retratado por Ingres en 1842

Fernando Felipe Luis Carlos Enrique José de Orleans (Ferdinand Philippe Louis Charles Henri Joseph d'Orléans) nació en la ciudad siciliana de Palermo el 3 de septiembre de 1810.
Su nacimiento fuera de Francia se debió al forzado exilio de sus progenitores, Luis Felipe de Orleans (futuro monarca de Francia) y su esposa María Amelia de Borbón-Dos Sicilias, durante el Imperio Napoleónico.
Se le llamó Fernando, nombre inédito en la familia real francesa, en homenaje a su abuelo, el rey de las Dos Sicilias, Fernando I. 
Viajó a Francia por primera vez en 1814, tras la caída de Napoleón, para instalarse definitivamente en 1817. El príncipe recibió una educación liberal, en completa igualdad con sus compañeros, y tras realizar estudios en la escuela politécnica entró a formar parte del Iº Regimiento de Húsares, establecido en Lunéville, del que fue hecho coronel por el rey Carlos X.
En 1830 se encontraba en la guarnición de Joigny cuando estalló la Revolución de 1830. Enarboló la bandera tricolor y marchó a toda prisa para socorrer a los parisinos sublevados, entrando en la capital a la cabeza de su regimiento el e de agosto de ese año.
El duque de Orleans en 1830. Retrato de Ingres.
Con el advenimiento de la Monarquía de Julio, tomó el título de duque de Orleans y se convirtió en Príncipe Real. Su padre lo introdujo en su Consejo, pero el príncipe, de gran temperamento, mantuvo frecuentes enfrentamientos con los doctrinarios, lo que hizo que dimitiese al poco tiempo por las presiones de Casimir Perier, presidente del mismo.
Aparte de estos contratiempos políticos, el Príncipe Real gozó de gran popularidad, sobre todo tras sofocar casi sin violencia una revuelta popular en Lyon, y también gracias a su actitud durante la epidemia de cólera de 1832, cuando llevó a los más enfermos al Hôtel-Dieu sin preocuparse por el riesgo de contagio que corría. Era considerado un príncipe generoso, sinceramente preocupado por la suerte de los más necesitados, y fue una especie de icono para la oposición dinástica de Odilon Barrot, que veía en él al príncipe capaz de conciliar las aspiraciones democráticas de la Francia moderna y la herencia del pasado monárquico.
En 1835 cuando el mariscal Clauzel fue enviado a Argelia como gobernador general, el duque de Orleans lo acompañó para combatir al emir Abd-el-Kader, luchando en el combate de l´Habrah, donde fue herido. En 1839 regresó a Argelia para realizar la toma del interior del país, entre Constantina y Argel. Abd-el-Kader declaró la guerra santa contra los franceses, pero no pudo impedir que finalmente Francia lograra la  ocupación total de Argelia.
Estas victorias militares acrecentaron la popularidad y el prestigio del duque de Orleans, que se dedicó al engrandecimiento de las fuerzas militares del país y a la mejora de las condiciones físicas y morales de los soldados.
De igual modo, el duque de Orleans fue un amante de la literatura, la música y las bellas artes. En sus apartamentos del Palacio de las Tuillerías reunió una colección de objetos medievales y renacentistas, porcelanas chinas y japonesas y refinados muebles.
También fue un apasionado de la pintura de su generación. Poseía obras de Delacroix, Decamps, Ingres, Delaroche y Corot.
El matrimonio del duque de Orleans se convirtió en uno de los asuntos políticos más importantes de la monarquía de Julio, especialmente tras el atentado de Fieschi que estuvo a punto de acabar con la vida del rey Luis Felipe.
Tras descartar numerosas pretendientes católicas de España, Brasil, Austria y Würtemberg; la elección recayó en las princesas alemanas protestantes. Se pensó en la princesa Luisa de Hesse-Cassel, en la princesa María Alejandrina de Sajonia-Altenburgo y en la princesa Victoria de Sajonia-Coburgo-Gotha (futura esposa de su hermano Luis, duque de Nemours). Finalmente fue elegida en la entonces duquesa Elena de Mecklemburgo-Schwerin, hija del príncipe heredero Federico de Mecklemburgo-Schwerin (1778-1819) y de Carolina de Sajonia-Weimar-Eisenach (fallecida en 1816). Para el duque de Orleans, ésta fue una alianza conveniente, aunque poco pretenciosa, pero después de todo la princesa era sobrina del rey de Prusia, Federico Guillermo III.
La duquesa de Orléans, con su hijo Philippe, conde de París. retrato de Winterhalter
El matrimonio se celebró el 30 de mayo de 1837 en el Palacio de Fontainebleau, pues por la diferencia de religión no pudo celebrarse en la catedral de Notre Dame de París. Se casaron en tres ceremonias (una civil, otra católica y una luterana).
La pareja tuvo dos hijos varones: Felipe, conde de París; y Roberto,duque de Chartres.
Fernando Felipe, duque de Orleans, murió a los 32 años, el 13 de julio de 1842, en un desgraciado accidente de carruaje en Neully-sur-Seine, cuando los caballos se desbocaron y arrojaron al Príncipe contra el pavimento. El rey Luis Felipe I perdió a su príncipe heredero y, aunque su nieto Felipe aseguraba la sucesión, la ausencia del primogénito, partidario del sufragio universal y de la modernización de la institución monárquica, se haría notar en los años que precedieron a la caída de la Monarquía de Julio en 1848.
El accidente mortal del Príncipe Fernando Felipe
Su prematura muerte sumió en profundo duelo al país y a la familia real, que dispuso funerales de estado que se verificaron en la catedral de Notre Dame de París.
Grabado de época mostrando la llegada del cortejo fúnebre a Notre Dame de París
Francia lloró la muerte del Príncipe y el poeta Alfred de Musset le dedicó su elegía "Trece de Julio". Circularon grabados e incluso un "jeton" popular conmemorativo.
"Jeton" popular en memoria de Fernando Felipe de Orleans
Foto: www.ebay.fr.
Tras multitudinarios homenajes populares de duelo en París, sus restos fueron trasladados a la Chapelle Royale de la ciudad de Dreux.
Monumento funerario de los Príncipes Fernando Felipe y su esposa Elena en la Capilla Real de Dreux
Foto: Gilles Presenti




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada