SERVUS HISPANIARUM REGIS



lunes, 13 de mayo de 2013

LA IMPERIAL ORDEN DE LA OPERACIÓN BOKASSA I

File:Imperial Coat of arms of Central Africa (1976–1979).svg
Armas del Imperio Centroafricano (1976-1979)
Autor: Trajan117

El espacio de Facebook titulado: International Orders and Medals, está realizando desde su aparición en dicha red social, una espléndida labor de difusión de imágenes de las más bellas y significativas Órdenes y Condecoraciones del mundo.
Ayer domingo publicaba varias fotografías de una Orden muy poco conocida, primero por ser africana y, en segundo lugar, y sobre todo, por pertenecer a un país cuya forma imperial duró poco. Nos referimos al Imperio Centroafricano del que se autoproclamara emperador aquel sanguinario personaje llamado Bokassa.

Jean-Bédel Bokassa, también conocido como Salah Eddine Ahmed Bokassa y como emperador Bokassa Inació en Bobangui, Congo Medio, África Ecuatorial Francesa (actual República Centroafricana), el 22 de enero de 1921. Su padre era un líder tribal. 
Bokassa se unió a las Fuerzas Francesas Libres y terminó la Segunda Guerra Mundial como sargento mayor condecorado con la Legión de Honor y la Cruz de Guerra. En 1961 ya había alcanzado el rango de capitán. Dejó el ejército francés en 1964 para unirse al joven ejército Centroafricano. Primo del presidente David Dacko, Bokassa ascendió hasta el empleo de coronel y jefe del Estado mayor de las fuerzas armadas.
El 1 de enero de 1966, con el país envuelto en una crisis económica, Bokassa derrocó al autoritario Dacko con un golpe de estado y asumió el poder como presidente de la república y presidente del gobierno. Bokassa abolió la constitución de 1964 el 4 de enero y comenzó a gobernar por decreto. Un año más tarde, en enero de 1967, se erigió en cabeza del único partido político centroafricano, el Movimiento por la Evolución Social del África Negra), MESAN.
File:Bokassa colored.png
Fotografía oficial de Bokassa
Foto: Archivos Nacionales USA
Un golpe de estado fallido en abril de 1969 fue aprovechado por Bokassa para consolidar su poder, y eliminar a su principal rival del régimen militar, el coronel Alexandre Banza, que fue sumariamente ajusticiado. En marzo de 1972 se hizo auto proclamar presidente vitalicio por un Congreso extraordinario del MESAN convocado a tal efecto. Del mismo modo, se hizo proclamar Mariscal del país dos años más tarde. Superó otro golpe fallido en diciembre de 1974 y sobrevivió a un intento de asesinato en febrero de 1976. Este último intento de asesinato fue el detonante que convenció a Bokassa de la necesidad de perpetuarse en el poder aún más y crear un régimen monárquico, ya en mayo de 1976.
Después de un encuentro con el líder libio Muammar al Gadafi, en septiembre de 1976, Bokassa decidió adoptar un modelo de gobierno inspirado en el libio. Bokassa disolvió formalmente el gobierno, renunció a casi todos los cargos ministeriales que venia ostentando, creó el Conseil de la Révolution Centrafricaine, como nuevo órgano de gestión del Estado bajo su presidencia. En octubre de 1976, aprovechando la visita a Bangui del líder libio, Bokassa decidió convertirse al Islam y cambió su nombre a Salah Eddine Ahmed Bokassa. Todo esto no fue más que un acto calculado para asegurar ayuda económica por parte de Libia, ya que su plan personal de erigirse en monarca estaba ya decidido.
El 4 de diciembre de aquel año, en el congreso del MESAN, Bokassa cambió el estatus del país de república a monarquía y declaró con gran pompa la creación del Imperio Centroafricano. El soberano promulgó una constitución imperial, se convirtió al catolicismo y se coronó a sí mismo como Emperador Bokassa I en una fastuosa ceremonia el 4 de diciembre de 1977, que causó estupor en el resto del mundo y contó con la multitudinaria presencia del pueblo en Bangui. El título completo de S.M. Bokassa I era: "Emperador de África Central por la voluntad del pueblo centroafricano, unido al partido político nacional, el MESAN".
La fastuosa coronación de Bokassa I como un nuevo Napoleón africano
Foto: Giles Milton
El Emperador justificó el establecimiento de la monarquía constitucional argumentando que al crear una monarquía ayudaría al país a "desmarcarse" del resto del continente y a obtener el respeto del mundo. Fue necesario invertir más de 20 millones de dólares de la época en la coronación del soberano, a la que asistió el pueblo. Estuvo presente un representante especial de la Santa Sede, aunque no hubo presencia de las casas reinantes extranjeras en el evento. El Emperador contaba con el apoyo de sectores populares, que aún añoran su régimen. Muchos pensaron que Bokassa estaba loco, y se le comparó con el dictador africano, Idi Amin, por sus egocéntricas extravagancias. La prensa rumoreaba que ocasionalmente comía carne humana.
Aunque al crearse el nuevo imperio se dijo que sería una monarquía constitucional, no se hicieron reformas democráticas de importancia, y la represión a los disidentes continuó siendo muy dura. La tortura era una práctica muy extendida; incluso se dice que Bokassa en persona participaba en los interrogatorios.
A pesar de la dictadura, Francia continuó apoyando a Bokassa. El presidente Giscard d´Estaing era amigo y fiel defensor del emperador, y suministró al régimen importante ayuda económica y militar. En respuesta, Bokassa llevaba frecuentemente a Giscard d'Estaing a excursiones de caza en África y proveía a Francia de uranio, mineral vital para el programa de armas nucleares francés. Con el tiempo, la prensa francesa se fue volviendo cada vez más crítica con la cercana relación entre Giscard d'Estaing y Bokassa, particularmente después de que se revelara que el emperador asiduamente daba diamantes como regalo al presidente.
Файл:Bokassa stamp.jpg
Sello de correos conmemorativo de la coronación de Bokassa I
Foto: Linn´s Stamp News
En enero de 1979 el apoyo francés a Bokassa disminuyó considerablemente después de que disturbios en la capital, Bangui, llevaran a una masacre de civiles por parte de las fuerzas armadas. Del 17 al 19 de abril un importante número de escolares fueron arrestados después de que protestaran contra el uso de costosos uniformes cuyo uso era obligado por el gobierno. Alrededor de 100 fueron asesinados. Los enemigos del soberano divulgaron el rumor de que Bokassa participó en las matanzas y que incluso había comido algunos de los cuerpos. El ex presidente Dacko obtuvo apoyo por parte de Francia, que intervino con la fuerza militar aprovechando que el Emperador estaba de visita oficial en Libia. Un golpe de Estado auspiciado por Francia dio fin a la monarquía Centroafricana el 20 de septiembre de 1979.
Una vez derrocado, el líder libio se negó a recibirle y Bokassa decidió volar directamente a París para pedirle explicaciones al presidente francés. Su avión privado consiguió aterrizar cerca de la capital francesa y el gobierno galo rehusó cualquier contacto oficial con el derrocado Emperador, al tiempo que multiplicaba sus gestiones para encontrarle un país de acogida, alegando razones humanitarias. De este modo, el Emperador Bokassa terminó en Costa de Marfil, cuyo presidente, Houphouet-Boigny fue el único que accedió a los requerimientos del gobierno francés. 
Sin embargo, Bokassa no cesó en su empeño de regresar a su país y recuperar el poder. Ayudado por unos amigos franceses consiguió un avión con la intención de volar hasta Bangui, en diciembre de 1983, pero la operación fue abortada en el último momento por las autoridades marfileñas. Bokassa fue expulsado entonces de Costa de Marfil y devuelto a Francia, que en esta ocasión no tuvo más remedio que aceptarle. Bokassa se estableció entonces en un palacete que había adquirido años atrás en las proximidades de París.
Bokassa fue condenado a muerte in absentia en diciembre de 1980, pero volvió de su exilio en Francia aterrizando en Bangui el 24 de octubre de 1986. Fue arrestado y juzgado por traición, asesinato, canibalismo y apropiación indebida de fondos estatales. Durante el juicio fueron levantados los cargos de canibalismo, que no pudieron ser demostrados. El tribunal republicano condenó al Emperador a muerte el 12 de junio de 1987. La sentencia fue conmutada a cadena perpetua en febrero de 1988, pero sería reducida posteriormente a veinte años.
Con el retorno de la democracia en 1993, el presidente André Kolingba declaró una amnistía general para todos los presos en uno de sus últimos actos como presidente. El antiguo soberano y otros adictos a la Corte fueron liberados el 1 de agosto de aquel año. Tuvo 17 esposas y más de 50 hijos. Murió víctima de un ataque cardiaco el 3 de noviembre de 1996
Czarna Afryka  Bokassa  Cesarz na Sawannie 105834,1
El matrimonio Bokassa en el trono centroafricano
Foto: ww.sztab.com
La Imperial Orden de Bokassa I, conocida también como Orden de la Operación Bokassa, fue creada el 19 de noviembre de 1970, para premiar aquellas acciones de mérito especialmente vinculadas al desarrollo económico y social de la República Centroafricana.
Tiene cinco clases: Collar, Gran Cruz, Comendador, Oficial y Caballero.
En 1976 fue modificada para transformarse en Imperial Orden, cambiando la inscripción de la corona circular verde, que ahora decía: "S.M.I. Bokassa 1º. Imperio Centroafricano"

Placa de la Orden Imperial de Bokassa I
Foto: International Orders and Medals en Facebook

Banda e insignia de la Orden Imperial de Bokassa I
Foto: International Orders and Medals en Facebook


Detalle centrl de la insignia de la Orden Imperial de Bokassa I
Foto: International Orders and Medals en Facebook

o-Bokassa-imperio-oficial
Insignia de Oficial de la Orden
Foto: OMSA

o-Bokassa-imperio-knight

Insignia de Caballero de la Orden
Foto: OMSA

Aunque la Orden de la Operación Bokassa no se concede desde 1979, su uso sigue estando permitido en la actualidad a aquellas personas que fueron condecoradas en su día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada