SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 16 de mayo de 2013

LA MEDALLA DE LA ILUMINACIÓN DE GAS DE LA CIUDAD DE NÁPOLES

Archivo: Escudo de armas del Reino de las Dos Sicilies.svg

Lejos de la imagen que, interesadamente, se ha venido proyectando sobre el Reino de las Dos Sicilias, como un territorio atrasado y sometido a la voluntad de tiránicos soberanos despreocupados por su pueblo; los hechos emergen del pasado para recordarnos la historia oculta de aquel Reino libre laminado por turbios intereses. Fue tras su desaparición como nación independiente, y no antes, cuando el sur de la Península Italiana se vio sumido en el olvido, el saqueo y la desesperación.
Entre los progresos materiales de los que el Reino de las Dos Sicilias fue pionero destacamos hoy el de la iluminación de la ciudad de Nápoles por medio de farolas de gas, siendo la primera de las capitales de los estados italianos preunitarios en contar con este adelanto.
Las primeras ciudades en Europa que iniciaron la experiencia, entre 1810 y 1820, de la iluminación nocturna mediante farolas de gas fueron París, Londres y Viena.
En 1817 rey Fernando I de Nápoles otorgaba, por Real Decreto No. 611, la concesión para el gas de hidrógeno de iluminación en el Reino de las Dos Sicilias, a Peter Andevel, originario de Montpellier. 
Pero transcurrieron casi dos décadas sin que este trabajo fuera desarrollado.
Fernando II, en el corto período que medió entre la muerte de su amada esposa María Cristina de Saboya (1836) y su matrimonio con Maria Teresa de Austria (1837), visitó algunas capitales italianas y las ciudades de Viena y París. Quedó completamente fascinado con la iluminación nocturna de la capital francesa y aceptó la propuesta del ciudadano francés Jean De Frigière, para instalar una empresa en la ciudad de Nápoles para proceder a la instalación en ella de la iluminación a gas. 
Archivo: FerdinandoII.jpg
S.M. el Rey Fernando II de las Dos Sicilias

Como resultado, el 21 de enero de 1837 Nicolás Santangelo, Ministro del Interior, informó al alcalde de Nápoles, de la propuesta De Frigière.
Narra el cronista Monseñor Luigi Dal Pozzo que el 10 de septiembre de 1837 se realizó el primer ensayo de los franceses para la iluminación de la ciudad de Nápoles.
El 17 de agosto de 1838  tuvo lugar una gran iluminación en el pórtico de S. Francesco di Paola, en presencia del Rey y de las autoridades. 

Archivo: Napoli piazza plebiscito.JPG
En San Francisco de Paula, frente al Palacio Real de Nápoles, se llevó a cabo la  primera experiencia de iluminación con gas en la ciudad.

La experiencia satisfizo a Fernando II quien ordenó librar sumas considerables de dinero al tiempo que solicitaba a los franceses que iluminaran de una manera similar su palacio real. Esta instalación experimental se mantuvo en funcionamiento durante algún tiempo mientras se  trabajaba para su perfecto funcionamiento y extensión al resto de la ciudad de Nápoles.
Don Giuseppe Caracciolo Marqués di Santo Agapito y Jean de Frigière constituyeron el 13 de diciembre de 1838 ante el notario de Nápoles G. Ranieri, una sociedad con duración por quince años, encargada de instalar la iluminación por gas en la capital del Reino de las Dos Sicilias.

El 7 de enero de 1841 la sociedad se registra bajo la denominación de Compagnia di Illuminazione a Gas della Città di Napoli con un capital de 350.000 ducados y 3500 acciones de 100 ducados cada una.
Archivo: Sommer, Giorgio (1834-1891) - Vista de Forte Sant'Elmo jpg.
Nápoles fue la primera ciudad italiana iluminada con gas

En 1844, para conmemorar todos estos acontecimiento se decidió acuñar en la ceca de Lyon (ciudad de la que eran originarios numerosos accionistas), una bella medalla de plata.

Anverso: Alegoría sedente de Parténope en un trono que es, a su vez, una rostra de galera. Porta en su mano una rama de olivo y contempla el mar Tirreno y la bahía de Nápoles en cuyo fondo se divisa el volcán Vesubio humeante. En el exergo: "COMP.ie DU GAZ-M. PENIN F".
Reverso: Sobre una porción del globo terráqueo donde se representa parte del continente europeo y tierras aledañas, un león rampante, linguado y uñado que porta en su garra diestra una antorcha encendida lanzando destellos de luz. Le rodea la inscripción latina: "LUCEM DIFFUNDO PER ORBEM" (en alusión a la iluminación por gas de la ciudad de Nápoles). En una filacteria la fecha en números romanos: "MDCCCXLIV". Se acompaña también del nombre del grabador y la ceca de Lyon.



Anverso y reverso de la Medalla Conmemorativa de la iluminación por gas de la ciudad de Nápoles
Foto: www.panorama-numismatico.com
-----------------------------------------------------------------------------------
Artículo de base en italiano obra de Don Francisco di Rauso traducido y adaptado por "Salón del Trono"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada