SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 21 de septiembre de 2014

EL PALACIO DE KENSINGTON



Cuando Guillermo III (1689-1702) y María II (1689-1694) llegaron al trono de Inglaterra, la residencia principal en Londres del soberano era el palacio de Whitehall. Para los propósitos de Estado y de ceremonia, siguió siendo el centro oficial de la corte durante su reinado, pero ni el rey ni la reina disfrutaban con la idea de vivir allí.
Guillermo III sufría de asma crónica y la húmeda ubicación de Whitehall amenazó con debilitar su ya delicado estado de salud.
En el verano de 1689 los reyes compraron Nottingham House, una mansión construida sobre 1605 y situada en Kensington.
William y Mary
Guillermo III y María II
Con el fin de ahorrar tiempo y dinero, la casa, de estilo estuardo, fue dejada intacta y el arquitecto Christopher Wren añadió una serie de pabellones a sus cuatro esquinas, para ofrecer un alojamiento adicional para el rey, la reina y su corte. Cada pabellón era de tres plantas con áticos.
Wren también diseñó una nueva entrada y un patio, el Great Court en sulado oeste. En el lado sur Wren construyó la Galería de Piedra,y las habitaciones para los cortesanos.
En el lado norte del patio estaban las cocinas y en el oeste, un arco coronado por una torre del reloj, que aún sobrevive.
La corte real se instaló en Kensington House poco antes de la Navidad 1689.Al año siguiente, mientras Guillermo III luchaba y vencía a Jacobo II en Irlanda, María realizó nuevas mejoras.
Extendió sus apartamentos mediante la construcción de la Galería de la Reina. Con su propia escalera, Galería de la Reina también proporcionó acceso a un paballén reservado para sus damas de honor.
En noviembre de 1691, un incendio destruyó parte del Great Court, ocasión para una remodelación completa de los aposentos reales. La Escalera del Rey fue reconstruida en mármol y se decoró la Sala de la Guardia al pie de las escaleras.
La última adición al palacio en época de Guillermo III fue era la fahada sur, construida en 1695, probablemente por Hawksmoor.
La característica principal del nuevo edificio era una larga galería en el nivel del primer piso,Galería del Rey,en la que William colgó muchas pinturas de su colección.
En las primeras horas del viernes 28 de diciembre 1694 María murió en el palacio de Kensington a causa de la viruela, a la edad de 32 años. La Reina había contribuido mucho para el embellecimiento del palacio, pero en los años siguientes a su muerte, gran parte de su mobiliario fue eliminado y su vasta colección de porcelana oriental se le dio al conde de Albemarle.
En febrero de 1702, varios años después, en una visita a Hampton Court, Guillermo III cayó de su caballo mientras montaba en el parque. El Rey insistió en regresar a Kensington, a pesar de tener fracturtada la clavícula, casi de inmediato. Permaneció enfermo en el palacio del 22 de febrero hasta su muerte, el domingo 8 de marzo.
La Reina Ana , que había estado viviendo en la cercana Campden House, le sucedió en el trono.
Durante su reinado, emprendió relativamente pocas renovaciones, pero pasó un tiempo considerable en el Palacio de Kensington. Inicialmente, usó Kensington como lugar de recreo, ya que también vivió en Whitehall, el Palacio de St. James, Windsor y Hampton Court.
Amplió sus apartamentos con la adición de varias habitaciones nuevas. Ordenó también renovar el mobiliario y renovar los apartamentos de su consorte, el príncipe Jorge de Dinamarca.
La huella de la reina Ana en Kensington es más visible en su reforma de los jardines.
Se construyeron una serie de edificios, algunos de los cuales todavía sobreviven. Entre ellos destaca la Orangerie, construída en 1704-5 al norte del palacio.
El edificio debía servir como invernadero para los árboles exóticos y los cítricos que adornaban los jardines en verano.
El naranjal
La Orangerie de Kensington Palace
Desde 1683 hasta su muerte en 1708, Anne disfrutó de un matrimonio feliz con el Principe George, aegundo hijo de Federico III de Dinamarca.
Tras la muerte de Príncipe George, en octubre de 1708, la reina Ana abamdonó el Palacio y no volvió a él hasta pasado año y medio. Seis años más tarde, el 1 de agosto de 1714, la reina murió a la edad de 49 años. Como ninguno de los hijos la Reina había sobrevivido, se eligió un nuevo monarca:Jorge I de Hannover.
El ascenso de Jorge I se celebró en Kensington con una hoguera en los jardines, donde los sirvientes de la casa y cortesanos, junto a su nuevo rey, consumieron seis barriles de cerveza fuerte y más de trescientas botellas de clarete. Esta celebración se convirtió en un evento regular y durante el reinado del Rey se celebraron hogueras festivas cada año el 1 de agosto, aniversario de su ascensión al trono.
En la primera visita del Rey a Kensington inspeccionó el palacio y los jardines y se declaró satisfecho con ambos
El núcleo de la antigua Casa de Nottingham, que aún sobrevive en el corazón del palacio, fue reemplazada por tres nuevas salas de estado: la cámara privada, la Sala de la Cúpula y la Sala Retiro. Estas habitaciones fueron probablemente diseñadas por Colen Campbell, el Agrimensor Adjunto, en lugar de por Benson.
La característica más llamativa de estas habitaciones fue la elaborada pintura decorativa de sus techos. Por los derechos de esta obra se había de dar a Sir James Thornhill, el título de pintor de cámara.
Sin embargo, para decorar la Sala de la Cúpula, se optó poro William Kent quien se ofreció a realizar el trabajo por un precio muy asequible.
La Sala de la Cúpula fue el primer trabajo de William Kent en el Palacio de Kensington.  Entre 1722 y 1727 renovó la decoración, instaló pinturas en casi todos los apartamentos reales y terminó pintando la Gran Escalera del Rey.
La Sala de la Cúpula
Salas de Jorge I
Después de haber equipado el palacio con un conjunto completo de habitaciones lujosamente decoradas, Kensington estaba listo para jugar un papel central en la vida de la corte bajo George II .
George II (1727-1760) hizo de Kensington unoa de sus principales residencias. Solía pasar allí entre cuatro y seis meses del año. El palacio, sin embargo, cambió poco estructuralmente durante su largo reinado. El único edificio nuevo construido fue un establo levantado en 1740 por su hijo menor, William, duque de Cumberland.
Después de la muerte de su esposa, la reina Carolina, en 1737, gran parte del palacio cayó en desuso.
Durante los reinados de Jorge I y Jorge II, Kensington albergó la mayoría de los mejores cuadros de la colección real
La repentina muerte de George II en Kensington el 25 de octubre 1760 puso fin a una era en la historia del palacio: nunca serviría de nuevo como residencia de un monarca reinante. George III (1760-1820) no vivió en el palacio de Kensington, pero su cuarto hijo, Edward, duque de Kent se asignó dos pisos de habitaciones en la ángulo sur-este del palacio en 1798, por debajo de los Apartamentos de Estado. Su hija la princesa Victoria fue bautizada en Kensington.
Estas habitaciones habían sido anteriormente los apartamentos privados del rey Jorge II en 1760 y se encontraban en un estado de deterioro.
Jardines Sunken
Jardines Reales
El Duque reformó completamente los pisos inferiores del palacio, dándoles el aspecto que aún tienen. James Wyatt fue el artífice de la conversión. Un nuevo pórtico fue construido en el lado oriental del Great Court, con un hall de entrada que daba a una escalera doble.  
El duque de Kent, que se había trasladado a Bruselas para escapar de sus deudas, alteró sus planes después de la inesperada muerte de la princesa Charlotte en 1817, la única heredera joven al trono. 
En 1818 el duque se casó con Victoria, princesa viuda de Leiningen, hermana del príncipe Leopoldo de Sajonia-Coburgo, marido la fallecida princesa Charlotte. Regresó a Inglaterra cuando su esposa estaba esperando su primer hijo y el 24 de mayo 1819 la princesa Victoria nació en el palacio de Kensington.
La joven princesa fue bautizada en una ceremonia privada en la Sala de la Cúpula. Por desgracia, el duque viviría sólo nueve meses después del nacimiento de su hija. La duquesa de Kent y su hija siguieron viviendo en Kensington hasta la subida al trono de la reina Victoria en 1837.
A principios de la década de 1830, mientras Guillermo IV (1830-7) estaba en el trono, la duquesa de Kent amplió el número de sus apartamentos, utilizando los viejos salones de estado. 
En 1832, Sir Jeffry Wyatville preparó un plan para la duquesa dividir Galería del Rey en tres salas para uso de la joven heredera Victoria.  Las habitaciones contiguas de la galería en el sureste también se convirtieron en un dormitorio, vestidor y cuarto de servicio.
Cuando el rey Guillermo IV visitó el palacio en 1836, descubrió que la duquesa y su hija se habían apoderado de un conjunto de 17 habitaciones para su propio uso. Sin dejarse impresionar, se quejó públicamente de que esto se había hecho 'no sólo sin su consentimiento, sino contrariando sus órdenes.
Hasta el día de hoy
Exteriores del Palacio
Fue en estos apartamentos de reciente adquisición, un año más tarde, sin embargo, cuando la princesa Victoria se despertó en la mañana del 20 de junio 1837 con la noticia de su ascenso al trono.
La joven reina se trasladó entonces a Buckingham Palace, acompañada por su madre.
A lo largo del siglo XIX, los Apartamentos de Estado fueron tristemente descuidados. Se emplearon como depósito para diversas pinturas y muebles de otros palacios. Al final del siglo, el edificio amenazaba ruina por el deterioro del ladrillo y la carcoma de la madera.
Se especuó entonces con demolerlo o resturarlo para dar cabida a un museo. El 12 de enero 1898, el Times informó de una declaración de la Reina en la que afirmaba que "mientras viva, el palacio donde nací, no debe ser destruido".
En 1897, el Parlamento se comprometió a pagar por la restauración de los Apartamentos de Estado, a condición de que fueran abiertos al público.
La restauración de los Apartamentos de Estado se llevó a cabo con gran rapidez, pero también con mucho cuidado y atención al detalle.
De acuerdo con el vizconde de Esher, Secretario de la Oficina de Obras, el objetivo era restaurar la decoración "en la medida de lo posible [a] exactamente lo que fue en el reinado de Jorge II '. 
Los apartamentos de estado se abrieron al público con motivo del 80 cumpleaños de la Reina Victoria, el 24 de mayo 1899. Las habitaciones recién restauradas mostraban retratos y la historia de los períodos y los monarcas asociados con el palacio.  La Reina Victoria se tomó un gran interés en enviar a Kensington pinturas y objetos, muchos de las cuales se referían a su reinado y su imagen como reina.
Galería del Rey
Galería del Rey
Este fue el comienzo de la doble vida de Kensington Palace como un museo público y una residencia real
Los Kensington State Apartments fueron entregados en 1911-1912 al Museo de Londres, recién fundado, para la exposición de objetos relacionados con la ciudad de Londres y reliquias reales.
La Reina Mary manifestó siempre un gran interés en el museo. Fue ella quien logró persuadir a Jorge V (1910-1936) de que podría 'tener cabida, por lo menos temporalmente, en los Salones de Estado en el Palacio de Kensington.
El Rey y la Reina recorrieron el nuevo museo el 21 de marzo de 1912. Estuvieron acompañados por la princesa María y el Príncipe George (más tarde duque de Kent).
Los apartamentos de estado se llenaron de vitrinas, conteniendo numerosos objetos. También una gran colección de trajes, como los de la coronación y vestidos usados ​​por la reina Victoria, la reina Alejandra y la reina María.
En 1914 el museo se trasladó a Lancaster House, en el West End de Londres, cerca del parque de St James. Los apartamentos de estado fueron cerrados, y durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918) empleados ​​como oficinas de varias organizaciones benéficas. El palacio no reabrió de nuevo sus puertas hasta 1923.
En 1932-3 las tres habitaciones en la esquina sur-este del palacio, asociadas con la reina Victoria, fueron restauradas.
Escalera de Kensington
Escalera Real
El impacto de una bomba durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) dejó a los apartamentos de estado gravemente afectados, en particular los apartamentos Reina.
Después de un cierre de cinco años el palacio fue reabierto en junio de 1949. El año siguiente el Museo de Londres volvió a Kensington durante un cuarto de siglo (hasta su fusión con el Museo Guildhall y su reapertura en el Barbican como el Museo de Londres en 1976.
Hoy en día, Kensington continúa su larga historia como residencia de los miembros de la Familia Real. 
El residente más conocido en los últimos años fue la princesa Diana de Gales (1961-1997) que ocupó los apartamentos en la parte noroeste del palacio entre 1981-1997.
Desde 2013, el duque y la duquesa de Cambridge han hecho del Palacio de Kensington, su casa.
Para ampliar informaciones:
http://www.hrp.org.uk/KensingtonPalace/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada