SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 30 de septiembre de 2014

ENRIQUE IV DE INGLATERRA, UN MONARCA CONTESTADO

Armas de Enrique IV
Diseño: Sodacan
Enrique IV de Inglaterra nació en el Castillo de Bolingbroke el 3 de abril de 1367.
Sus padres fueron Juan de Gante, hijo del rey Eduardo III de Inglaterra, conde de Richmond y duque de Láncaster por su matrimonio con su primera esposa, la duquesa Blanca de Lancaster. Fue el cuarto hijo varón del matrimonio, pero la muerte de sus tres hermanos mayores en la infancia hizo que él fuera el heredero de su padre.
Se casó el 27 de julio de 1380, en el Castillo de Arundel (Sussex) con María de Bohun, la cual aporta al matrimonio los condados de Northampton y Hereford, luego elevado a ducado.
María de Bohun falleció en el castillo de Peterborough al dar a luz a su última hija, el 4 de julio de 1394, cinco años antes de que Enrique fuera coronado rey de Inglaterra.
Retrato de Enrique IV de Inglaterra
Desde 1387 hasta 1390, Enrique de Láncaster, comandó, lideró y dirigió la facción oponente a su primo hermano el rey Ricardo II de Inglaterra. Posteriormente combatió, luchó y guerreó junto con los caballeros teutónicos contra los lituanos en el sitio de Vilnius y peregrinó hasta Tierra Santa, llegando a Jerusalén y prometiendo organizar una cruzada a su vuelta a Europa. A su regreso se alió con Ricardo II, como consecuencia de una disputa con Thomas Mowbray, primer duque de Norfolk, tataranieto del rey Eduardo I de Inglaterra.
Enrique de Láncaster tuvo que marchar al destierro en 1398 por una orden arbitraria e intransigente de Ricardo II, quien le prometió que no perdería sus propiedades y herencias. Sin embargo, cuando Juan de Gante, duque de Láncaster (padre de Enrique) murió (1399), Ricardo II dejó de lado los lazos o vínculos sanguíneos y confiscó todas las tierras, propiedades y heredades de los Láncaster. En consecuencia, Enrique reclutó un ejército, invadió Inglaterra y capturó al rey Ricardo II, que renunció pronto al trono.
El 30 de septiembre de 1399, el Parlamento Inglés eligió a Enrique de Láncaster como rey con el nombre de Enrique IV de Inglaterra. 
Enrique de Lancaster reclama ante los Lores espirituales y temporales el trono de Inglaterra
Al principio de su reinado (diciembre de 1400 - enero de 1401), Enrique IV recibió la visita de Manuel II Paleólogo, el único emperador bizantino que visitó Inglaterra, a quien otorgó una fuerte suma como ayuda contra el Imperio Otomano.
Los escoceses y los galeses, apoyados, instigados y dirigidos por Francia, iniciaron una gran revuelta. Sin embargo, los escoceses fueron derrotados en Humbleton Hill (1402), mientras que los galeses continuaron con la rebelión durante siete largos años bajo el mando del caudillo galés Owen Glendower.
El 7 de febrero de 1403, en la catedral de Winchester, Enrique IV contrajo nuevamente matrimonio con Juana de Navarra (m. 1437), duquesa viuda de Bretaña y nieta del rey Juan II de Francia.
En ese mismo año, la Familia de los Percy se rebeló malagradecida e insatisfecha con la jugosa recompensa recibida del rey Enrique IV por los servicios prestados. Enrique IV les derrotó en la batalla de Shrewsbury.
Sello de Enrique IV
En 1405 debió hacer frente a una revuelta encabezada por el arzobispo de York y el conde de Northumberland. 
En 1406 los piratas ingleses capturaron el futuro Janes I de Escocia en la costa de Flamborough Head cuando se dirigía a Francia.  James fue entregado a Enrique IV y permaneció prisionero durante el resto de su reinado.
En 1408 triunfó de nuevo en la batalla de Bramham Moor donde venció a los rebeldes del norte apoyados por los escoceses y dio muerte al conde de Northumberland.
Asimismo, Enrique IV hubo de perseguir a la secta religiosa conocida como los lolardos.
Grabado que muestra el cenotafio de Enrique IV y Juana de Navarra
Enrique IV falleció en la Abadía de Westminster el 20 de marzo de 1413, siendo sepultado en la Catedral de Canterbury junto a la capilla donde reposaban los restos de Santo Tomás Becket.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada