SERVUS HISPANIARUM REGIS



lunes, 29 de septiembre de 2014

LA ORDEN DE SAN MIGUEL

Luis XI preside el capítulo de la recién creada Orden de San Miguel
La Orden de San Miguel fue creada por el rey Luis XI  en Amboise el 1 de agosto de 1469.
Su creación fue la réplica a la Orden del Toisón de Oro de Borgoña. El rey de Francia la dirigía y los caballeros, treinta y seis, debían prestarle juramento. Su sede era la abadía del Mont Saint Michel, aunque luego se trasladó a la Santa Capilla de Vincennes, y más adelante Luis XIV, en 1661, la llevó a los Cordeliers de París. 
Carlos VIII de Francia con el Collar de la Orden de San Miguel
La Orden de San Miguel permitía a los reyes crear una red de fidelidades que ya no estaban directamente marcadas por la relación feudal. Los caballeros llevaban un collar de oro hecho de pequeñas conchas unidas por nudos del que colgaba un medallón que representaba al Arcángel San Miguel matando al dragón.
A partir de 1560, en el turbio contexto de las Guerras de Religión en Francia, el límite de los 36 miembros desaparece y la Orden comienza a admitir a muchos cortesanos, algunos de los cuales ni siquiera eran soldados, lo que le hace perder su prestigio. Se le llega a llamar incluso el "collar para todos los animales".
Collar de la Orden de San Miguel
Diseño: Sodacan
Al fundar Enrique III la Orden del Espíritu Santo en 1578, los estatutos prescribían que sus cien caballeros debían ser previamente miembros de la de San Miguel, que pasa a ser de segundo orden. A partir del reinado de Luis XIV, la Orden se concede especialmente a escritores, artistas y magistrados. 
El collar ya sólo se portará en ocasiones muy especiales, sustituyéndose por una cinta negra de la que pende una cruz de oro esmaltada, lo que justifica que la Orden reciba el sobrenombre del "cordón negro".
Durante el siglo XVIII numerosos caballeros de San Miguel resultaron ennoblecidos por Luis XV y Luis XVI.
La Orden se abolió en 1791 durante la Revolución Francesa, pero se restablece el 16 de noviembre de 1816 por orden de Luis XVIII, que la destna apremiar eminentes méritos científicos, artísticos y literarios. 
Su membresía está limitada a cien miembros, sin incluir a los Caballeros de la Orden del Espíritu Santo, que siguen siendo Caballeros San Miguel y tampoco a los caballeros de honor (extranjeros o franceses). 
Estaba administrada por el Departamento de la Casa del Rey, y por el Ministro de Estado, superintendente general de la casa del rey. 
Carlos X creando nuevos caballeros de San Miguel en 1825
Es nuevamente abolida por la Monarquía de Julio tras la Revolución de 1830.
Sin embargo, la Orden renació en forma de Orden dinástica de la mano de la rama primogénita de los Borbones, quienes crearon nuevos caballeros al menos en cinco ocasiones desde 1930.
El actual gobierno republicano francés la reconoce como la antecesora directa de su Orden de las Artes y las Letras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada