SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 18 de septiembre de 2012

LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE SEVILLA



La Real Maestranza de Caballería de Sevilla es una institución creada en 1670 y con orígenes en la antigua Cofradía de San Hermenegildo o Hermandad Caballeresca, bajo el patrocinio de Nuestra Señora del Rosario, cuya intención original era el adiestramiento de la nobleza en las armas y la práctica ecuestre de carácter bélico al servicio de la corona española, además de la capacitación de oficiales para el ejército. Diez años después redactará y aprobará sus propias ordenanzas, realizándose sucesivas reformas en los años 1732, 1793, 1913, 1966 realizándose la última en 1978. Es la primera de las maestranzas de caballería a la que se le concede el privilegio de que sea un miembro de la Familia Real el que la encabece, en el año de 1730.
Desde sus inicios la institución organizó eventos públicos en la ciudad de Sevilla siendo de las primeras en impulsar el deporte hípico en la misma; del interés de la institución por estas actividades y eventos nace la iniciativa de la creación de la Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.


S.M. el Rey Don Alfonso XIII con uniforme de gala de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla


El ejercicio del mecenazgo cultural y artístico es otra de sus dedicaciones. A la creación en 1966 de unos prestigiosos galardones a los mejores expedientes de las Facultades y Escuelas de la Universidad de Sevilla, se une la concesión de importantes premios de arte e investigación, como la convocatoria de premios para investigadores jóvenes, y el patrocinio de actividades realizadas por instituciones culturales de la ciudad, celebrando también ciclos musicales y muestras artísticas de variado contenido.
Dada su condición de propietaria de la plaza de toros de Sevilla, la Real Maestranza de Caballería asume una decisiva actitud de apoyo a la Fiesta de los Toros, entregando cada año desde 1965 unos importantes trofeos a los triunfadores de la Feria de Abril. Patrocina además la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, que forma a los jóvenes valores; las novilladas de promoción y las actividades organizadas por la Asociación Aula Taurina, integrada por profesores y alumnos de Enseñanza Media.


La imponente Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla

La actividad de la Real Maestranza ha hecho merecedora de importantes distinciones concedidas por diversas entidades públicas y privadas, como la Corbata de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio en 1969; la Medalla de la Ciudad de Sevilla en 1983 y la Gran Placa de Honor y Mérito de la Cruz Roja Española en 1991, entre otras. Igualmente, la Universidad de Sevilla la distinguió con la entrega de una pieza escultórica que representa a La Fama, por su continua colaboración.



Placa de Maestrante de Sevilla

En la actualidad, ostenta el cargo de Hermano Mayor de la Corporación, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I, el cual está representado por Su Teniente de Hermano Mayor, presidiendo éste la Junta de Gobierno.

La Real Maestranza de Caballería de Sevilla posee una biblioteca de caracter privado, especializada en tres temas: Hipología y Equitación, Genealogía y Heráldica, y Tauromaquia.

Junto a la plaza de toros se encuentran la Casa y la Capilla de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, que fueron construidas el siglo pasado. Los planos originales de ambos edificios los realizó en 1927, Aníbal González, aunque posteriormente intervinieron en su construcción otros arquitectos.


La Plaza de Toros de la Real Maestranza en el siglo XIX

La construcción de la Casa, cuya fachada principal da al Paseo de Colón, comenzó el mismo año 1927, terminándose el edificio, que está en total armonía con la plaza de toros, en 1929.
Cuando ya estaba finalizada la sede de la Real Maestranza de Caballería, se acometió la construcción de una capilla (la Capilla de la Real Corporación), contigua a la sede, y cuyas obras se iniciaron en 1937 y se acabaron en 1951. La capilla, de una sola nave, fue abierta al culto en 1956 y en ella se ubicó el retablo barroco, obra de Pedro Roldán, que se encontraba en la primitiva Capilla de Regina Angelorum.
Presidiendo dicho retablo figura la imagen de Nuestra Señora del Rosario con el niño en brazos, cuyo autor es, Cristóbal Ramos.
El pasado histórico de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla se remonta a los días inmediatos a la conquista de la ciudad en el año 1248 por el Rey Fernando III el Santo. Los caballeros que le acompañaron en tan importante gesta fundan una Cofradía o Hermandad Caballeresca, bajo la advocación de San Hermenegildo, y con el fin de adiestrarse en el manejo de las armas y las prácticas ecuestres, para estar preparados en el combate.Esta Hermandad Caballeresca va perdiendo actividad en sus dedicaciones, imponiéndose la necesidad de mantener su espíritu en una nueva institución, y así se funda en 1670, durante el reinado de Carlos II, el Real Cuerpo de Maestranza de Caballería de Sevilla. El adiestramiento de la nobleza en el manejo del caballo, mediante el arte de la jineta era de gran utilidad para la formación de oficiales para el ejército y su entrenamiento para la guerra al servicio de la Corona, que siempre contó con su apoyo e interés.


S.A.R. el Príncipe de Asturias Don Felipe felicita a su esposa S.A.R. la Princesa de Asturias con motivo del ingreso de Doña Letizia como Dama de la Real Maestranza de Sevilla

Desde un primer momento, la Real Maestranza de Caballería organizó funciones públicas en la principales plazas de la ciudad, Fiestas de Toros y Cañas, Alcancías, Manejos y Picaderos por diferentes motivos: estancias reales, efemérides y fiestas religiosas. Durante los siglos XVIII y XIX, la Real Maestranza criaba yeguas y potros para el buen fin de su principal dedicación, con caballerizas que se contaban entre las mejores de Andalucía. La institución fue pionera en el fomento del deporte hípico en Sevilla.
Particular mención merece el período comprendido entre 1729 y 1733, que coincide con la estancia de Felipe V en Sevilla. Este monarca, primero de la Casa de Borbón en España, había recibido apoyo material y moral de la Real Maestranza en la guerra de sucesión a la corona española. "Así conquistando laureles, ora batiendo a la morisma, en estos campos andaluces hasta el final de la Reconquista con la toma de Granada, en las Américas, Italia y Flandes, derramando su sangre en la causa de Felipe V, más tarde en Orán y las Dos Sicilias,sacrificándose en el Rosellón, cubriéndose de gloria en la dura lucha de nuestro heroico pueblo sostenida contra el coloso Napoleón", según el preámbulo de las Ordenanzas de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.
En agradecimiento, el Rey concedió importantes y decisivos privilegios a la Corporación, que desde ese momento recibirá el tratamiento de "Real". El cargo de Hermano Mayor del Real Cuerpo sería desde entonces ostentado por uno de los hijos del Rey. A partir de Fernando VII sería el propio Rey el Hermano Mayor de la Real Corporación, presidida en la actualidad por S. M. el Rey Don Juan Carlos I, y el honor de representar al Hermano Mayor corresponde a su Teniente de Hermano Mayor.
Otro de los privilegios concedidos por Felipe V a la Real Maestranza fue el uso de uniforme con derecho a vestirlo no sólo en las funciones propias de la institución, sino en cualquier día, "como se sirven del suyo los Oficiales Militares de mis tropas", según textualmente consta en la Real Cédula de 24 de Junio de 1729.

FUENTE: http://www.realmaestranza.com/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada