SERVUS HISPANIARUM REGIS



lunes, 17 de septiembre de 2012

LAS REALES MAESTRANZAS DE CABALLERÍA


Las Reales Maestranzas de Caballería son corporaciones nobiliarias creadas en la época moderna por la Corona con la intención de que la nobleza se ejercitase en la equitación y el manejo de las armas, prácticas cada vez más en desuso por el proceso imparable de creación de una aristocracia cortesana. La caballería era en el siglo XVI el cuerpo militar natural de la nobleza. En la actualidad se rigen por la ley 1/2002, de 22 de marzo reguladora del derecho de asociación, así como sus propios estatutos.
Gracias a estas instituciones nobiliarias se disponía de una caballería financiada directamente por los mismos maestrantes. Las reales maestranzas se organizaban bajo la advocación de un santo patrón y se organizaban internamente de la misma forma que una cofradía.
Los requisitos para el ingreso son: ser ciudadano español, mayor de dieciséis años, profesar la religión católica, estar en pleno goce de sus derechos civiles, probar la nobleza así como la hidalguía de sus cuatro primeros apellidos, y de los dos de su esposa si el aspirante estuviese casado, no ha debido de ejercer oficios viles ni mecánicos, ni comercio. Todo ello por medio de informaciones de testigos ante la autoridad de los lugares de donde fuesen vecinos, tener una conducta moral intachable y poseer posición económica desahogada.

Reunión de las Reales Maestranzas de Caballería de Ronda, Sevilla, Granada, Zaragoza y Valencia. Presididas, en representación de S.M. el Rey, por el Infante D. Carlos de Borbón-Dos Sicilias
S.A.R. el Infante Don Carlos de Borbón junto a los Tenientes de Hermano Mayor de las Reales Maestranzas de Caballería de Ronda, Sevilla, Granada, Zaragoza y Valencia. (Fuente: ABC 13 de mayo de 2012)

Felipe II mandó expedir varias Reales Cédulas el día 6 de septiembre de 1572, dirigidas inicialmente a las ciudades andaluzas de Antequera, Jerez de la Frontera, Ronda y Sevilla, en las que animaba a las distintas noblezas locales a organizarse en hermandades nobiliarias con los fines anteriormente expuestos.
El 10 de octubre de ese mismo año se reunió el Cabildo municipal de Antequera acordando constituir en la ciudad y por sus hijosdalgos una Cofradía de Caballeros.
El 3 de agosto de 1573 la nobleza de Ronda crea la Hermandad del Santo Espíritu bajo la advocación de Nuestra Señora de Gracia, antecedente de la actual Real Maestranza de Caballería de Ronda, que se constituiría como tal el 17 de octubre de 1706, a imagen de lo que unos años antes había sucedido en Sevilla.

Imagen
 Maestrantes con sus uniformes

Sevilla igualmente había creado una cofradía bajo la advocación de San Hermenegildo, la cual entraría en decadencia rápidamente. Ya en 1670 se constituye una junta de nobles que toma como patrona a Nuestra Señora del Rosario y un año después se redactan las ordenanzas de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.
Nuestra Señora del Triunfo se convierte en la patrona de la Real Maestranza de Caballería de Granada, creada en 1686 a imitación de la sevillana.
Once años más tarde se creó la última de las maestranzas de la época moderna que ha llegado hasta nuestros días; la Real Maestranza de Caballería de Valencia.
Dos casos distintos son los de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, nacida en 1819 de la antigua Cofradía de Caballeros Hijosdalgo de San Jorge, y en 1992 la Maestranza de Caballería de Castilla.
Tenemos constancia de la existencia varias maestranzas de caballería en distintas ciudades españolas. Su decadencia y desaparición fue debido a diferentes causas; la prohibición del uso de las armas cortas de fuego, abandono de antiguas costumbres de vestimenta típicas de las prácticas de la jineta, la decadencia de la cría caballar en el sur de España, etc.
En 1728 se realizó una consulta al Rey por parte de la ciudad de Carmona en la que se daba cuenta de la existencia de la Maestranza de Carmona que se regirá desde 1732 por las ordenanzas de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Sede de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla 

También en 1728 Felipe V responde afirmativamente a un memorial presentado por los caballeros Diego Chacón y Rojas y su hijo Juan con el fin de reorganizar, a imagen de lo que había sucedido unos años antes con las de Sevilla y Ronda, la Maestranza de Antequera bajo el patrocinio de Nuestra Señora de los Remedios. Esta institución se rigió bajo unas ordenanzas que se conservan en el Archivo General Militar de Segovia. Dicha Maestranza estuvo en funcionamiento como tal hasta finales de siglo, en que se transformaría en la "Sociedad Ecuestre Antequerana", la cual ha llegado hasta nuestros días en forma de Círculo Recreativo.
Tres años más tarde una serie de caballeros solicitaron a S.M. formar la Maestranza de Jaén. La Junta de Caballería del Reino contestó de forma negativa. El mismo caso se dio con la Maestranza de Utrera en 1732.
En cambio, en 1739, la Junta de Caballería dictaminó a favor de la erección de la Maestranza de Jerez de la Frontera.
Por último en 1758 se pide la aprobación de la Maestranza de Palma de Mallorca, a lo que se contestará favorablemente, rigiéndose a partir de entonces por unas ordenanzas propias.
Aunque es un tema muy poco conocido, en 1709 el Rey Felipe V aprueba la Real Maestranza de Caballería de La Habana con la finalidad de ayudar a la defensa siempre difícil de Cuba de los continuos ataques corsarios. Tuvo una repercusión muy limitada y se puede decir con seguridad que cincuenta años después había desaparecido.
Por imitación a la situación metropolitana y probablemente por influencia del caso cubano, con motivo de las fiestas realizadas en México durante 1789 para celebrar la proclamación de Carlos IV un grupo de 31 caballeros novohispanos, algunos miembros de las maestranzas ya existentes, con el apoyo del virrey Juan Vicente Güemes, 2º conde de Revillagigedo, pidieron la autorización real para crear la Real Maestranza de Caballería de México. Elevaron una instancia, el 3 de febrero de 1790. La iniciativa fue desautorizada por el Consejo de Indias ante la desconfianza que provocaba cualquier tipo de organización autónoma de la nobleza americana por el peligro de fomentar un posible germen independentista.
El recuerdo de esa corporación non nata estimuló la creación, en 1988, de la Real Maestranza de Caballería de Mérida del Yucatán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada