SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 29 de junio de 2014

EL MONASTERIO DE SAN PEDRO DE ARLANZA

Fresco de San Pedro de Arlanza
Foto: David Monniaux

El monasterio de San Pedro de Arlanza está situado en Hortigüela (Burgos) a orillas del río que le da nombre. Fue uno de los centros monásticos más importantes del primitivo Condado de Castilla, aunque los restos más antiguos existentes hoy en el conjunto monacal, correspondientes a la iglesia, datan de 1080.
El eremitorio primigenio fue fundado en torno a 912, año en el que están fechados dos documentos fundacionales conservados en el Cartulario del Monasterio de San Pedro de Arlanza, uno otorgado por el conde Fernán González y su esposa Doña Sancha, y otro por el conde Gonzalo Téllez, su mujer Flamula y la madre y hermano de Fernán González, Muniadona y Ramiro González. Los dos documentos presentan serias dudas sobre su autenticidad, sobre todo el de Fernán González cuyos anacronismos son evidentes y que sería forjado para vincular su figura aún más al monasterio. Es probable que el documento de Gonzalo Téllez tenga un contenido auténtico, ya que encaja perfectamente con los años de actuación de este conde.
Ruinas de la iglesia de San Pedro de Arlanza
Foto: Will
Es probable que los restos de Fernán González reposaran aquí, junto a su esposa Sancha en este lugar, tras su traslado desde su probable ubicación original en la cercana ermita de santa maría de Lara. Tras el traslado permanecieron en el monasterio hasta la desamortización eclesiástica de Mendizábal. El consiguiente abandono de las dependencias monacales hizo necesario en 1841 trasladar los sarcófagos a la Colegiata de la vecina población de Covarrubias.
Representación del Conde Fernán González para la Sala de Reyes del Alcázar de Segovia
El conjunto presenta hoy una superposición de diferentes estilos, fruto de las numerosas actuaciones a lo largo del tiempo. Así, mientras la iglesia, comenzada en el año 1080 y hoy en ruinas, tenía tres naves y tres ábsides a la cabecera, por lo menos en el primer planteamiento románico, durante la etapa del gótico hubo modificaciones que cambiaron el aspecto general del templo, si bien se conservaron algunos capiteles del siglo XI.
Torre del Monasterio
Foto: David Pérez
Entre los restos de la monumental iglesia destacan los tres ábsides semicirculares, con amplios presbiterios. También se conserva la torre, levantada a finales del siglo XII, así como parte del claustro, la sala capitular y el óculo de doble abocinamiento en la parte superior del hastial. Existe asimismo, la portada de la iglesia que fue trasladada al Museo Arqueológico Nacional en 1895. 
Virgen de las Batallas, S.XIII, procedente el Monasterio de San Pedro de Arlanza y hoy en el Museo de Burgos.
Foto: Museo de Burgos
No es ésta la única pieza patrimonial de que ha sido despojado el monasterio: además, como se ha dicho, del sepulcro de los condes de Castilla Fernán González y Sancha, de otro sepulcro románico de gran belleza que la tradición dice haber pertenecido a Mudarra y que puede verse en la Catedral de Burgos, de valiosos frescos que se exhiben en el  Metropolitan Museum de Nueva York y en el Museo nacional del Arte de Cataluña en Barcelona y otras obras de arte de prolija relación.Este monasterio recibió el apelativo de «cuna de Castilla».
Bella representación de un grifo en un fresco de San Pedro de Arlanza, hoy en el MNAC de Barcelona
Foto: David Monniaux

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada