SERVUS HISPANIARUM REGIS



miércoles, 4 de junio de 2014

LA ORDEN DE LA CORONA IMPERIAL DE WAGADOU-GHANA

Cifra imperial del Emperador Tedjini I
Fuente: ordendelacoronaimperial.blogspot.com.es/

Nos manda recado hoy a "Salón del Trono" nuestro buen amigo Don Antonio Calvo, para comunicarnos la buena nueva de la apertura en la Red del Blog oficial dedicado a una interesante orden vinculada con la realeza africana: la Orden de la Corona Imperial de Wagadou-Ghana.
El tristemente desaparecido D. Francisco Manuel de las Heras, gran conocedor de las dinastías de la realeza tradicional africana, fue el impulsor de la Orden de la Corona Imperial, previamente establecida por el emperador Tedjini I. En su momento fue nombrado Maestro de Ceremonias D. Antonio Calvo, creándose las bases para poner en marcha la Orden.
En la actualidad, Su Majestad Tedjini I, es el Emperador de Wagadou-Ghana, también titulado Manga y Tounka, quien fue coronado el 27 de octubre de 2001.
Su responsabilidad principal consiste en contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población que habita en el Imperio de Wagadou-Ghana, el más amplio y antiguo imperio de África del Oeste. La capital del imperio es Koumbi-Saleh y en ella tiene la sede sus instituciones: Secretariado Particular de Su Majestad, el Consejo Imperial y la Asamblea de Jefes Tradicionales.
Desde el 28 de septiembre de 2006 Su Majestad Tedjini I ha pasado a integrar el Consejo Superior de Reyes de África, formando parte de su Bureau Executif y siendo el responsable de las carteras de Relaciones Exteriores y Estrategias de Desarrollo.

El Emperador Tedjini distribuye entre sus fieles diferentes honores, títulos y distinciones, que se encuentran regulados con todo detalle.
Fundamentalmente, la regulación principal en la materia la constituye el Decreto Imperial sobre la Nobleza, de 1 de enero de 2006, el cual viene a sustituir a las disposiciones anteriores en la medida en que sean contrarias a esta nueva normativa.
Tedjini I otorga distinciones de nobleza y títulos nobiliarios para recompensar a las personas que por sus cualidades y sus méritos sirven a la Humanidad, a África, a Wagadou-Ghana y al Soberano. También puede premiar a las personas que se sacrifican de una manera notoria a favor de los derechos humanos y del desarrollo de los pueblos.

Título de Conde del Imperio de Wagadou-Ghana
Foto: ordendelacoronaimperial.blogspot.com.es/

Según el estudio de Don Francisco Manuel de las Heras y Don Manuel Duchesne, que fuera publicado en su día en el Blog de los Doce Linajes de Soria, El Imperio de Ghana, palabra que quiere decir "rey guerrero", existió entre los años 750 y 1240, aproximadamente, y es uno de los más grandes imperios del África negra conocidos, extendiéndose desde la mitad del Senegal hasta la actual Tombouctou.

Según fuentes medievales, el reino habría sido fundado por los Soninkés, pueblo animista de agricultores, que habitaban en los límites del sur del Sahara. Con el tiempo, el Reino de Ghana iría ganando poder, llegando a dominar a los jefes tribales de los alrededores. En el siglo VII se empieza a conocer como "Ghana, país del oro".
El año 734 comienza la penetración en estos territorios de los primeros bereberes. Varias décadas después, un Soninké legendario, el Rey del Wagadou Kaya Maga Sissé ("el dueño del oro"), expulsa a los invasores, haciéndose muy popular entre sus súbditos.

El oro está estrechamente ligado al nacimiento y a la importancia del Imperio. El "país del oro" se corresponde con la región aurífera de Bambouk, sobre la cual se extiende la autoridad de los soberanos de Ghana, cuya capital se localizó en Koumbi Saleh, al sur de la actual Mauritania.

La organización política y militar del Imperio de Ghana era muy precisa y detallada. En la cúspide se encontraba el Kaya Maga, Jefe Supremo, con poder muy superior al de un Rey o un Emperador. Detentaba no sólo el poder ejecutivo, sino también el poder religioso y judicial, y se consideraba que estaba en relación directa con la serpiente Bida, siendo el responsable del pacto sellado con ella.
Koumbi Saleh era el lugar del mercado a donde acudían los conductores de caravanas y donde se alojaban los comerciantes y los extranjeros de paso por la ciudad. El barrio imperial, Kaalata, se encontraba a varios kilómetros de distancia, lejos del lugar donde vivían los extranjeros, los cuales no tenían derecho a penetrar en el mismo.
El actual Emperador de Wagadou-Ghana, Tedjini I, depositario de la histórica tradición de su pueblo
Foto: ordendelacoronaimperial.blogspot.com.es/

El Emperador habitaba una residencia fortificada, decorada de pinturas y esculturas. El palacio era descrito por los viajeros como "el lugar de todas las maravillas arquitectónicas". La capital era cosmopolita e internacional, famosa por su comercio, sus eruditos y jurisconsultos. La abundancia de oro permitía la opulencia y el lujo, el Emperador, así como sus caballos, sus perros y los pajes estaban todos cubiertos de oro. El resto de personas de la corte vestía trajes de seda y algodón. El imperio estaba protegido por 200.000 guerreros, de los cuales 40.000 eran arqueros.

Cada día, el Emperador, sentado sobre un estrado de oro rojo a las puertas de su palacio, ofrecía 10.000 raciones de comida a sus súbditos. Las reservas de oro del país eran tan grandes, que se permitía que el pueblo se apropiase del polvo del precioso metal, extraído de las minas del imperio. En este periodo, ni la miseria, ni la inseguridad ni la injusticia existían en estos territorios de África. Todo extranjero era bien acogido y recibido, en tanto respetase las reglas de convivencia establecidas por el Emperador y sus jurisconsultos.

El explorador Bonnel de Mézières, que visitó en 1914 estos lugares, ha encontrado los restos de una gran ciudad, descubriendo las ruinas de edificios construidos con piedras talladas y esculturas, poniendo de manifiesto que, en otra época, estuvo habitada por una población sedentaria y culta, que disponía de su propio sistema de regadío para el cultivo de sus tierras, sistema de riego que, al decir de algunos, era mucho mejor que los de hoy.
El fin del Imperio de Wagadou-Ghana comienza a producirse por las guerras ocasionadas por la expansión del islán, con el fuerte empuje de los musulmanes saharianos almorávides, el progresivo agotamiento del oro, la destrucción parcial de Koumbi Saleh (1076), y, sobre todo, por la gran sequía, ligada a una explotación intensiva de los recursos forestales, que originó una fatal hambruna, lo cual forzó a los Soninké a emigrar en diferentes oleadas sucesivas al sur, hacia las proximidades de las riveras del Senegal y Níger.
El Imperio de Ghana declina progresivamente hasta que es conquistado por el reino de Sosso de Soumaoro Kanté (Siglos XII/XIII), perdiendo definitivamente su independencia después de su integración en el Imperio de Mali Keita hacia 1240.

Placa de Gran Comendador de la Orden de la Corona Imperial.
Foto: ordendelacoronaimperial.blogspot.com.es/
En la actualidad la Orden de la Corona Imperial está regida por el Marqués del Imperio de Wagadou-Ghana, D. Antonio Calvo.

El Serenísimo Señor don Enrique de Borbón, Gran Maestre de la Imperial Orden de Carlos V muestra su diploma de ingreso en la Orden Imperial de la Corona de Wagadou-Ghana en presencia del Canciller de la Orden Imperial de la Corona de Wagadou-Ghana, el Ecxmo.Sr Don Antonio Calvo.

Con motivo de los actos de investidura celebrados en la ciudad de Granada por la Imperial Orden de Carlos V, fueron varios los ilustres caballeros españoles que ingresaron en la institución africana. De entre ellos destacamos a: Don Enrique de Borbón, Don José María de Montells, Don Guillermo Torres Muñoz, Don Manuel Turón y Yebra y Don José Luis Serrano Armenteros.

Deseamos a la Orden de la Corona Imperial de Wuadugou-Ghana larga vida y grandes éxitos en su labor de difusión de la historia y tradiciones de la realeza africana, así como de ayuda para las necesidades de desarrollo de los pueblos de África.
Para ampliar estas y otras informaciones pueden consultar el siguiente enlace:
http://ordendelacoronaimperial.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada