SERVUS HISPANIARUM REGIS



sábado, 31 de marzo de 2012

EL PALACIO DE PEDRO I EN ASTUDILLO

File:Escudo de Astudillo.svg


En tierras de Palencia, a pocos kilómetros de Frómista, se alza la Villa de Astudillo, pequeña localidad que ostenta con orgullo su condición de lugar unido a varias reinas de Castilla que ostentaron su señorío. Y, por supuesto, a la voluntad de Don Pedro I (1350-1369), quien ordenó, como fundación real, la construcción de un Palacio en la Villa para su recreo y solaz junto a Doña María de Padilla.
El conjunto, hoy Monasterio de Santa Clara, comprende el convento, su iglesia, el Palacio de Doña María de Padilla y el Palacio de Don Pedro I, así como la cerca circundante, el torreón y las huertas, que fueron declarados Monumento Nacional en 1931. El convento es fundación de Doña María de Padilla.
El permiso para dicha fundación fue otorgado por el Papa Inocencio VI en 1354.


Recreación decimonónica de Doña María de Padilla

El Palacio de Pedro I tiene estancias reales para las visitas del monarca, separadas del Palacio de Doña María por medio de un patio a la granadina, con estanque. Hoy es un pequeño museo conventual. Fue construido por alarifes mudéjares y es similar al Palacio Real de Tordesillas o a los Reales Alcázares de Sevilla. En el exterior, caben destacar las ventanas con arcos polilobulados de herradura, en ladrillo, y las geminadas con una columnilla de piedra y capitel floral como parteluz.



El Palacio de Pedro I (1356) hoy Convento de las Clarisas,  sigue el estilo de los palacios nazaríes de Granada y de las construcciones de otros palacios reales de la época.
El palacio sería un ejemplo de lujo y ostentación y en él vivía amancebado el rey con Doña María de Padilla. Ante la amenaza de excomunión, Don Pedro I decidió convertirlo en convento, fundándolo Doña María de Padilla. Tras la muerte de ambos, su hija Constanza decidió que se mantuviese el convento.





El palacio estaba  realizado en yeso, ladrillo y tapial. En la fachada principal se usa tan solo la piedra en parte en el dintel adovelado, y en los capiteles que sujetan el arco doble geminado polilobulado. La fuente que se sitúa en el centro del patio al que da la fachada y es una reproducción del original que se encuentra en el Convento de San Andrés del Arroyo.

File:Astudillo - Real Mº Santa Clara 07.jpg

Interior de la Iglesia del Convento de Santa Clara

En el siglo XI, Astudillo ya era cabeza de Alfoz, por lo que la villa fue lugar murado desde los primeros tiempos medievales, pudiéndose ver todavía una de las seis puertas con que contara, la de San Martín. De las otras solo queda el recuerdo y sus nombres: la de Revilla, Santa Eugenia, San Pedro, Santa Clara y Santoyo.  A mediados del siglo XII, el rey Alfonso VII, concedió privilegios de fueros a los caballeros de Astudillo consistentes en un amplio abanico de exenciones y libertades.
En el siglo XIII, Fernando III El Santo, ratifica los fueros de la villa y les amplía con derechos de mercadería, convirtiéndola así en importante plaza fuerte. A partir del siglo XVI, la villa de Astudillo pasa a ser un importante y afamado centro pañero, actividad que se revitalizará durante los siglos XVII y XVIII. Tal importancia económica llegó a tener esa industria, que la villa fue eximida a mediados del siglo XVIII y por algunos años, de aportar mozos para las "quintas y levas" obligatorias.


File:Claras3.JPG


A través de la historia varias reinas ostentaron el señorío de la villa. En el siglo XII lo fue de Doña Leonor de Aquitania, esposa de Alfonso VIII de Castilla. Durante el siglo XIII, fue señorío de Doña Berenguela, hija de éste, y luego de Doña Violante, esposa de Alfonso X El Sabio.
En el siglo XIV de Doña María de Molina que, sofocó el intento de ocupación de la villa por parte del rebelde Juan Núñez de Lara. El rey Pedro I El Cruel y María de Padilla, enamorada privada del monarca castellano, y que parece ser nació en la villa, hicieron de Astudillo su residencia habitual, teniendo allí el rey palacio y fundando en 1353 doña María de Padilla, la reina sin corona, el Convento de Santa Clara, que todavía hoy se puede admirar. Doña Beatriz , hija de María de Padilla y del mencionado rey, fue señora de la villa. En el siglo XV Don Juan II llegó a tener en Astudillo su chancillería.
Después la villa pasa al señorío de Ruiz Díaz de Mendoza cuyos herederos serían condes de Castrojeriz.

File:Gran dobla de Pedro I de Castilla 1360 (M.A.N. 1867-21-2) 01.jpg

Gran dobla de Pedro I con la efigie del monarca (1360)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada