SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 26 de abril de 2013

LA CRUZ DE LOS VOLUNTARIOS DE 1830


Archivo: Wappers revolution.jpg belga
La Revolución Belga de 1830

En 1833, el joven Reino de Bélgica creó la Cruz de Hierro como reconocimiento a aquellos luchadores heridos que hubieran realizado actos de valentía en combate durante la Revolución Belga de 1830 que condujo a la independencia nacional. 
La Cruz de Hierro de primera clase se concedió a aquellos heridos que permanecieron en sus puestos y continuaron luchando, a los mutilados, y quienes hubieran realizado notables actos de valor.
La Cruz de Hierro de segunda clase fue otorgada a todos los demás heridos.
En 1835, debido a la insatisfacción de la mayor parte de sus beneficiarios, se derogó la segunda clase y todos recibieron la Cruz de Hierro de primera clase.
A través de los años, los beneficiarios de la Cruz de Hierro recibieron pensiones cada vez más altas así como otras de viudedad y orfandad. El resto de los combatientes de 1830-1831, no condecorados, quedaron sin pensión y sin medalla conmemorativa.
Archivo: Leopoldo II liga knight.jpg
S.M. Leopoldo II de los Belgas, creador la distinción de los Voluntarios de 1830
El descontento de estos veteranos olvidados creció a lo largo de los años hasta el punto de crear la Federación de Combatientes Voluntarios de 1830", que hizo campaña activamente por el reconocimiento de su servicio a la nación. Tardaron más de cuarenta años en conseguirlo. El 20 de abril de 1878, por decreto del rey Leopoldo II, se hacía oficial la creación de la Cruz Conmemorativa de los Voluntarios de 1830.
Eran acreedores de la distinción los combatientes, tanto civiles voluntarios como militares, que hubieran combatido por la independencia de de Bélgica y no estuvieran condecorados con la Cruz de Hierro.
Archivo: Cruz conmemorativa des Volontaires de 1830.jpg
La Cruz Conmemorativa de los Voluntarios de 1830
Foto: Madelgarius
La insignia es una cruz de Malta esmaltada en blanco cargada con una Cruz de Borgoña de oro entre los brazos y un medallón negro esmaltado en el centro. Dicho medallón, en su anverso, muestra el león rampante belga en oro; mientras que en su reverso aparece la fecha "1830". Todo ello se remata con una corona real dorada de la que penden dos ínfulas que sirve de unión con la insignia antes descrita.
La cinta, de moaré, es negra con los otros dos colores nacionales de Bélgica (amarillo y rojo) en los extremos de la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada