SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 7 de abril de 2013

LA TORRE DEL ORO



Estos días Semana Santa pasados en la hermosa y queridísima ciudad de Sevilla, me impulsan hoy a invitarles a un paseo por la Torre del Oro, símbolo con la Giralda, de la capital hispalense.

La Torre del Oro fue construida entre 1220 y 1221 por mandato del gobernador Abul Ulá, como torre albarrana y parte de las fortificaciones de Sevilla durante el periodo de dominación almohade. La torre estaba destinada a defender el puerto de la ciudad, pudiendo cortar el acceso a Sevilla desde el Guadalquivir, y para prevenir el movimiento del enemigo a lo largo de la orilla del río. 
Su nombre en árabe era Borg-al-Azajal, que venía a expresar, que el revestimiento de azulejería dorada que destellaba al sol, era como el oro, y se reflejaba en el río dañando la vista. 

Archivo: SevillaTorreDelOro06.JPG
Detalle del cuerpo superior de la Torre del Oro

La Torre, dodecagonal, está almenada y fue construida en piedra y rematada por una linterna, también almenada y con doce lados. La última linterna y el cupulín dorado se añadieron en 1769.
El exterior de la Torre estaba cubierto de azulejos, siendo visibles los de color verde y blanco que permanecen en las enjutas de los arcos ciegos de la fachada. Los azulejos que cubrían el resto del edificio eran probablemente dorados, dando a la Torre su nombre popular. 

Archivo: Torre del Oro. Sevilla bandera Spain.jpg
La Torre del Oro

La Torre del Oro era uno de los dos puntos de anclaje para una cadena grande que se tendía, en caso necesario, para bloquear el río Guadalquivir. El otro punto de anclaje, en Triana, ha desaparecido y posiblemente se hundiera a consecuencia de los efectos del Terremoto de Lisboa de 1755
Durante la Reconquista de Sevilla, la cadena fue utilizada en la defensa de la ciudad contra la flota castellana comandada por Ramón de Bonifaz en 1248Bonifaz rompió la cadena con sus naves logrando hacerse con el control del río y aislar Sevilla de Triana. La ciudad sitiada pronto se rindió a las fuerzas cristianas lideradas por Fernando III el Santo.
Este pasaje histórico protagonizado por marinos cántabros al servicio de la marina castellana quedó inmortalizado en los escudos de las Cuatro Villas de la Costa de Cantabria (Lareado, castro Urdiales, Santander y San Vicente de la Barquera) y fue posteriormente incorporado al Escudo de Cantabria. En ellos se representa la Torre del Oro y una nave rompiendo las cadenas que cerraban el paso por el río Guadalquivir.

Archivo: Escudo de Santander.svg
La Torre del Oro, la cadena sobre el Guadalquivir y la nave de Bonifaz, representadas en las armas de Santander

Tras la reconquista de la ciudad, se utilizó como capilla dedicada a San Isidoro de Sevilla. 

Archivo: Torre del oro nocturna en Sevilla.jpg
La Torre del Oro vista desde la orilla de Triana
Foto: Glauka

La leyenda cuenta que la Torre del Oro servía como refugio a las damas que cortejaba el Rey Pedro I el Cruel, cuyo más celebre amorío fue el de doña Aldonza, hermana de doña María Coronel, que vivía aquí, en la Torre del Oro, mientras que su esposa, María de Padilla, habitaba en el Alcázar. 
Después se utilizó como prisión. Es completamente falsa la leyenda que presenta la torre como almacén del oro y la plata venidos de América.
El Terremoto de Lisboa de 1755 causó en la Torre grandes desperfectos, y se pensó en demolerla siguiendo el proyecto del Marqués de Monte Real, quien deseaba ensanchar el paseo de coches de caballo, a efectos de dejar el paso de San Telmo al Puente de Triana más derecho. La fuerte oposición del pueblo de Sevilla, que llegó hasta el Rey, impidió que se cometiera tal destrozo. 
Archivo: El Guadalquivir y la Torre del Oro de David Roberts.jpg
Vista del Guadalquivir y la Torre del Oro por David Roberts (1832)

En 1760 se arreglaron los daños, macizando la planta inferior de la torre, reforzándola con escombros y mortero, y dejando la puerta del paso de ronda de la muralla como puerta de acceso principal. Ese mismo año se construyó el cuerpo cilíndrico superior, obra del ingeniero militar Sebastián Van der Borcht, artífice también de la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla. Estas obras cambiaron el aspecto de la torre respecto al que puede observarse en grabados de los siglos XVI o XVII.
El triunfo de la Revolución de 1868 dio inicio a una apresurada demolición de los lienzos de murallas sevillanas, poniéndolas a la venta para aprovechar sus materiales de derribo. Nuevamente la oposición popular fue la que evitó que la Torre del Oro perdurara como monumento histórico. 
El 21 de marzo de 1936 se dispuso la instalación en la torre del Museo Marítimo por orden del Ministerio de Marina. En septiembre de 1942 comenzaron las obras de restauración, durante las cuales se mejoraron el aspecto de la fachada y se habilitaron dos plantas para la exhibición del museo y la tercera para alojar investigadores. El museo se inauguró el 24 de julio de 1944, para lo cual se llevaron 400 piezas del Museo Naval de Madrid.
Archivo: SevillaMuseoNavalTorreDelOro16.JPG
Una de las dependencias del Museo Naval de la Torre del Oro

Hoy en día, la Torre del Oro, después de haber sido restaurada en 2005, contiene grabados, cartas naúticas, modelos, instrumentos de navegación y documentos históricos. El museo presenta la historia naval de Sevilla y la importancia de su río.
Las vistas sobre Triana y Los Remedios son magníficas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada