SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 11 de abril de 2013

LA MEDALLA DE LA ANEXIÓN AUSTRIACA DE BOSNIA-HERZEGOVINA

Archivo: Escudo de armas de la provincia austro-húngara de Bosnia 1890.png

El 5 de octubre de 1908, Bulgaria declaró su independencia del Imperio Otomano. El día 6 el Emperador Francisco José de Austria-Hungría anunció al pueblo de Bosnia-Herzegovina su intención de darles un régimen autonómico y constitucional, y las provincias fueron anexionadas al Imperio Austro-Húngaro
Ni la independencia de Bulgaria y ni la anexión de Bosnia estaban contempladas en el Congreso de Berlín de 1878, por lo que desataron una oleada de protestas diplomáticas y negociaciones.

Serbia movilizó a su ejército y su Consejo Real exigió que la anexión se revirtiese o, en su defecto, que Serbia recibiese una indemnización, que definió el 25 de octubre como una franja de la parte más septentrional del Sanyak de Novi Pazar. Finalmente esta exigencia fue rechazada, aunque Serbia acabaría ocupando ese territorio, junto a Montenegro, en las Guerras Balcánicas (1912-1913).
El Imperio Otomano protestó con más vehemencia por la declaración de independencia de Bulgaria que por la anexión austrohúngara de Bosnia-Herzegovina, ya que no tenía posibilidades reales de volver a gobernar esta última provincia. Se produjo, no obstante, un boicoteo de los productos austrohúngaros que causó pérdidas comerciales a Viena. El 20 de febrero de 1909 Austria-Hungría llegó a un acuerdo con el Imperio Otomano y recibió la aquiescencia del gobierno otomano a la anexión a cambio de 2,2 millones de libras. La independencia de Bulgaria no pudo ser revertida.
Archivo: Crisis bosnia 1908.jpg
Austro-Húngaros y Búlgaros sacan partido de la debilidad otomana
El Imperio Austro-Húngaro demostró su interés en bloquear el avance de Serbia hacia el Mar Adriático y su renuencia a que ningún país de la península balcánica adquiriese el suficiente poder como para hacerle frente en la región, para lo que contó con el decisivo apoyo alemán, que fue clave para frustrar los intentos rusos de anular su anexión de las provincias otomanas.
Serbia vio como se esfumaban sus oportunidades de adquirir en un futuro las provincias con población serbia que sus gobiernos nacionalistas ansiaban al pasar oficialmente de manos del débil Imperio Otomano al más poderoso Imperio Austro-Húngaro, respaldado por la aún más poderosa Alemania, lo que agrió aún más sus tensas relaciones con Austria-Hungría y le forzó a desviar sus apetitos territoriales hacia la disputada Macedonia, haciendo probable el conflicto con los otomanos. Serbia perdía sus posibilidades de anexionarse territorios con población serbia y una salida directa al Adriático y dirigía su crecimiento territorial hacia una zona por la que se desencadenarían pocos años después las Guerras Balcánicas. Sus malas relaciones con Austria-Hungría, que comenzaron principalmente desde el cambio de dinastía en Serbia en 1903, llevaron a una tensión que, tras el asesinato del Archiduque Heredero Francisco Fernando en Sarajevo por nacionalistas serbobosnios en 1914, fue causa última desencadenante de la Primera Guerra Mundial.
Archivo: Alois Lexa von Ährenthal.jpg
Von Aehrenthal, ministro de exteriores austro-húngaro, que logró la anexión de Bosnia-Herzegovina sin conceder las contrapartidas que Rusia había solicitado, gracias al apoyo alemán. Luce en su pecho, junto a otras órdenes, la Medalla de la Anexión de Bosnia.
Rusia se vio burlada por la habilidad diplomática austro-húngara y no logró su objetivo de abrir los estrechos a su flota de guerra, quedando su tradicional alianza con Austria-Hungría en los Balcanes, que había durado la mayor parte del siglo XIX, convertida en una rivalidad que también fue muy relevante en el estallido de la Guerra Mundial, ante su hostilidad al gobierno de Viena y su respaldo firme a Serbia ante los intentos de aquél de imponer unas condiciones que hubiesen convertido a Serbia en un protectorado austro-húngaro.



La Medalla de la Anexión de Bosnia-Herzegovina fue concedida a todos aquellos militares y funcionarios imperiales de Austria-Hungría que hubieran colaborado, de forma relevante, a conseguir la incorporación al Imperio de esta nueva provincia.
La Medalla se fundió en bronce dorado.
En su anverso se muestra el busto del Emperador Francisco José I rodeado de la leyenda latina: "FRANC.IOS.IMP.AVSTR.REX BOH.ETC.ET.AP.REX HVUNG." ("FRANCISCO JOSÉ, EMPERADOR DE AUSTRIA REY DE BOHEMIA, ETC, REY APOSTÓLICO DE HUNGRÍA"

Bosnia Herzogevina medalla de anexión 1908Bosnia Herzogevina medalla de anexión 1908
Anverso de la Medalla de la Anexión de Bosnia
Fotografía: http://www.liverpoolmedals.com

El reverso porta las armas de Bosnia-Herzegovina: brazo armado empuñando un alfanje con corona al timbre. Le rodea una corona de laurel con una cartela que recuerda la fecha de la anexión: "DIE V OCT. MCMVIII" (5 de octubre de 1908).Completa el conjunto una filacteria en la posición del exergo con el texto latino: "IN MEMORIAM".
Bosnia Herzogevina medalla de anexión 1908
Bosnia Herzogevina medalla de anexión 1908Bosnia Herzogevina medalla de anexión 1908
Bosnia Herzogevina medalla de anexión 1908

Reverso de la Medalla de la Anexión de Bosnia
Fotografía: http://www.liverpoolmedals.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada