SERVUS HISPANIARUM REGIS



sábado, 29 de octubre de 2011

EL SULTANATO DE JOHOR

Archivo:Roufo-zhouhui.svg

Cuentan las cónicas de las grandes exploraciones y conquistas portuguesas del siglo XVI que, en 1511, el sur de la Península de Malaca  cayó en manos de Portugal y el sultán local, Mahmud Shah, se vio obligado a huir de su tierra. El Sultán hizo varios intentos para volver a tomar la capital, pero sus esfuerzos fueron infructuosos. Como respuesta, los portugueses lanzaron nuevos ataques y obligaron al Sultán a huir a Pahang.
Más tarde el monarca se trasladó a Bintan y estableció una nueva capital allí.  Una vez consolidada, esta nueva posición se convirtió en base de operaciones. El Sultán reunió entonces a las  desperdigadas fuerzas malayas y organizó varias campañas militares y bloqueos contra las posiciónes portuguesas.
Finalmente, incorporando las plazas fuertes de: Pekan Tua, Telur Sungai y Johor, se procedió a la fundación del Sultanato de Johor por el  por Raja Ali Ibni Sultán Mahmud Melaka, conocido como el Sultán Alauddin Kiayat Shah (1528-1564), quien estaba casado con la reina Fátima Tun desde 1528.
A pesar de los ataques de los portugueses en Malaca y de otros soberanos locales en Sumatra, el Sultanato de Johor logró mantenerse libre de invasores.
Las frecuentes incursiones de las fuerzas del Sultanato en la Malaca portuguesa causaban graves daños y convencieron a los lusos de la necesidad de acabar con las fuerzas del Sultán de Johor.
En 1526  los portugueses arrasaron Bintan y el Sultán hubo de retirarse a Kampar en Sumatra,  muriendo dos años más tarde. Dejó dos hijos llamados Muzaffar Shah y Shah Alauddin Riayat.
Muzaffar Shah se estableció en Perak, mientras que Alauddin Riayat Shah se convirtió en Sultán de Johor.

 Afonso de Albuquerque.jpg
Alfonso de Alburquerque, conquistador de Malaca


El nuevo Sultán Johor continuó hostigando a los portugueses en el norte. Combatió siempre junto a su hermano, soberano en Perak y el Sultán de Pahang para retomar Malaca, que en ese momento estaba protegida por la fortaleza portuguesa de A Famosa.
En la parte norte de Sumatra, en la misma época, Aceh estaba empezando a ganar influencia sustancial sobre el estrecho de Malaca. Los portugueses establecidos en tierras malayas, y Aceh, bajo su soberano musulmán, se convirtieron en competidores comerciales directos.
El surgimiento y la expansión de Aceh animó a los portugueses y al Sultanato de Johor a firmar una tregua y desviar su atención hacia Aceh.

 

En el siglo XVII, los holandeses llegaron al sudeste asiático. En ese momento las Provincias Unidas estaban en guerra con los portugueses y se aliaron a Johor. Dos tratados fueron firmados por el almirante Cornelius Matelief de Jonge en nombre de los Estados Generales holandeses y Bongsu Raja (Raja Seberang) de Johor en mayo y septiembre de 1606.


Cornelius Matelief de Jonge

Finalmente, en 1641, las fuerzas holandesas y de Johor, encabezadas por Bendahara Skudai, derrotaron a los portugueses. La fortaleza de Malaca se rindió cuando se hizo imposible su defensa y teniendo a la población de la ciudad muy diezmada por el hambre y las epidemias.
Según el acuerdo con Johor alcanzado en mayo de 1606, los holandeses tomaron el control de Malaca y de algunos asentamientos en los alrededores y accedieron a no buscar nuevos asentamientos que implicaran la guerra con Johor.  De este modo Malaca se convirtió en un territorio bajo el control de la Compañía de las Indias Orientales Holandesas (VOC) y formalmente siguió siendo una posesión holandesa hasta que se firmó el Tratado anglo-holandés de 1824.

 File:VOC.svg

Emblema de la Compañía de las Indias Orientales Holandesas

A lo largo del siglo XVII Johor pasó a ser la potencia regional dominante. La política de los holandeses en Malaca condujo a los comerciantes a Riau, un puerto en Johor. Aunque el volumen de su comercio sobrepasó al de Malaca, la Compañía de las Indias Orientales siguió manteniendo sus tratados con Johor porque la estabilidad de la zona era muy importante para el comercio en la región.
Barcos procedentes de lugares como Camboya, Siam, Vietnam y de todo el archipiélago malayo llegaron a comerciar a Johor y sus sultanes favorecieron las actividades comerciales en todo momento.
Especias, tela, opio, estaño y pimienta, eran los productos básicos con los que se comerciaba.
Como Malaca anteriormente, el Sultanato de Johor fue también centro de estudios islámicos al que acudieron para instalarse muchos eruditos ortodoxos desde los centros musulmanes de la India y de Arabia.

La máxima autoridad se encontraba en manos del Yang di-Pertuan (Sultán). El Sultán estaba asistido por un organismo conocido como el Majlis Orang Kaya (Consejo de los hombres ricos) que era el encargado de asesorar al Sultán.

Durante el siglo XVIII el Sultanato comenzó su expansión territorial  en la Península de Malaca, sureste de Sumatra y las Islas Riau y sus dependencias. Este territorio incluía los Estados vasallos de Pahang, Muar, y Johor continental.
El Imperio de Johor estaba conformado por cuatro principales feudos y el territorio propio del Sultán. Los feudos eran: Muar y sus territorios bajo el Temenggung Raja de Muar; Pahang bajo la dirección del Bendehara;  Riau bajo el control de Yam Tuan Muda y Johor continental bajo el Temenggung de Singapur. El resto del Imperio pertenecía directamente al sultán que solía residir en la ciudad de Lingga.

En 1818, el británico Sir Stamford Raffles fue nombrado gobernador de Bengkulu, en el oeste de Sumatra. Estaba convencido de que los británicos necesitaban establecer una nueva base en el sudeste asiático para poder competir con los holandeses. Aunque la Compañía de la Indias Orientales Británicas se opuso a esta idea, Sir Stamford Raffles logró convencer a Lord Hastings, entonces el Gobernador General de la India Británica, de lo ventajoso de la empresa.
Cuando la expedición de Raffles llegó a Singapur el 29 de enero de 1819 descubrió un pequeño asentamiento malayo en la desembocadura del Río Singapur encabezada por un Temenggung (gobernador) de Johor. Aunque la isla estaba gobernada nominalmente por el Sultanato, la situación política era muy turbia. El Sultán, Tengku Abdul Rahman, estaba bajo la influencia de los holandeses, y por lo tanto, nunca se mostró favorable a la existencia de una base británica en Singapur.
Los británicos intervinieron en un conflicto dinástico surgido a la muerte del Sultán, reconociendo al Príncipe
Hussein como "gobernante legítimo" de Johor, y así, Tengku Hussein y el Temenggung recibirían un estipendio anual de los británicos. A cambio, Tengku Hussein permitió a los británicos establecer un puesto comercial en Singapur. Este Tratado fue ratificado el 6 de febrero de 1819.

Los holandeses quedaron muy disgustados con acción de Raffles y las tensiones sobre Singapur persistieron hasta 1824, cuando firmaron el Tratado a anglo-holandés. Bajo los términos de ese Tratado, los holandeses retiraban oficialmente su oposición a la presencia británica en Singapur. Muchos historiadores sostienen que el Tratado dividía las esferas de influencia entre holandeses e ingleses ya que fue firmado secretamente sin el conocimiento de la nobleza local, incluyendo al Sultán.

File:IstB.jpg

Escenas del Johor de la segunda mitad del siglo XIX

El viejo Sultanato de Johor terminó siendo repartido entre británicos y holandeses y la autoridad de los sultanes marginada hasta que se produjo la refundación del Sultanato, ahora mucho menor en extensión territorial.  Tras un periodo de enfrentamientos civiles,Temenggung Abu Bakar viajó a Londres  en 1885 logrando el reconocimiento de la Reina Victoria a su Sultanato y con él la independencia de Johor.
El Sultán Abu Bakar introdujo una constitución conocida como Undang-undang Tubuh Negeri Johor y desarrolló un sistema de administración eficiente, ordenó la construcción de Istana Besar, la residencia oficial del Sultán. Debido a estos logros, el sultán Abu Bakar es conocido por el título de "Padre de la moderna Johor".


El Sultán Abu Bakar, "Padre del Johor moderno"

Johor también disfrutó de prosperidad económica. Una mayor demanda de pimienta negra y gambier en el siglo XIX condujeron a la apertura de campos de cultivo y a la llegada de inmigrantes chinos, factores ambos que crearon una fuerte base económica y comercial en Johor.
En 1914, el Sultán Ibrahim, sucesor del Sultán Abu Bakar, se vio obligado a aceptar un asesor británico y Johor se convirtió en un protectorado de Gran Bretaña.
En diciembre de 1941 Japón ivadió la Malasia Británica. Los británicos fueron vencidos por los japoneses y se retiraron a Singapur para tratar de resistir la embestida nipona pero no pudieron impedir la caída de la ciudad el 15 de febrero de 1942. Japón ocupó Johor desde 1942 a 1945.
Con el fin de la guerra, los británicos regresaron y en 1946, Johor pasó a formar parte de la Unión Malaya. La oposición a la Unión estuvo protagonizada por los nacionalistas malayos liderados por Dato' Onn Jaafar. En 1948 Johor se unió a una nueva Federación llamada Malaya. Logró la independencia en 1957 junto con el resto de la Península Malaya, y posteriormente en 1963, fue uno de los catorce Estados que forman Malasia.

File:Flag of the Federated Malay States (1895 - 1946).svg

Bandera de los Estados Federados de Malasia (1895-1946)



El Sultán Ibrahim murió en Londres en 1959 y fue sucedido por el sultán Ismail quien gobernó hasta 1981, siendo sucedido a su vez por el Sultan Iskandar.


S.M. el Sultán Tunku Ibrahim

El 22 de enero de 2010, falleció el Sultan Iskandar y fue sucedido por su hijo Tunku Ibrahim como actual Sultán de Johor.

File:Flag of Johor.svg

Bandera del Sultanato de Johor
File:SultanPalastJB.jpg

El Palacio del Sultán en Johor Bahru

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada