SERVUS HISPANIARUM REGIS



miércoles, 1 de febrero de 2012

PEDRO I DE BRASIL Y IV DE PORTUGAL


Archivo:COA First Empire of Brazil.svg


Pedro I nació en el Palacio de Queluz, cerca de Lisboa. Su padre era el rey Juan VI y su madre la infanta Carlota Joaquina, hija del rey Carlos IV de España. Su nombre completo era Pedro de Alcântara Francisco António João Carlos Xavier de Paula Miguel Rafael Joaquim José Gonzaga Pascoal Cipriano Serafim de Bragança e Bourbon.
A los nueve años, en 1807, la familia real se trasladó a Brasil para escapar de la invasión napoleónica. Permanecieron en el país durante trece años. Su presencia convirtió a Río de Janeiro en la capital de facto del imperio portugués y elevó a Brasil un estatus igual al de Portugal dentro del reino, constituyéndose de este modo el Reino Unido de Portugal, Brasil y el Algarve.
Fue en Río, el 5 de noviembre de 1817, donde Pedro se casó con su primera esposa, Leopoldina, archiduquesa de Austria e hija del emperador Francisco I.

Cuando el rey Juan VI retornó finalmente a Portugal, a principios de la década de 1820, la mayoría de los privilegios que se habían concedido a Brasil fueron suprimidos, lo que provocó la ira de los nacionalistas. Pedro, que permanecía en el país como regente, se alió con los nacionalistas y apoyó el movimiento constitucionalista portugués para liderar una revuelta en Oporto en 1820. Presionado por la corte portuguesa para que retornara, Pedro se negó. Se le retiró el cargo de regente, quedando como un simple representante de la corte de Lisboa en Brasil. Al conocer la noticia, el 7 de septiembre de 1822, desenvainó su espada y exclamó: "¡Viva a independência e a separação do Brasil. Pelo meu sangue, pela minha honra, pelo meu Deus, juro promover a liberdade do Brasil. Independência ou Morte!” en lo que se llamó Grito de Ipiranga.



El "Grito de Ipiranga" (7 de septiembre de 1822)


Fue proclamado emperador de Brasil el 12 de octubre y coronado formalmente el 1 de diciembre.


Coronación de Pedro I como Emperador del Brasil
Los primeros años de la independencia de Brasil fueron complicados. Pedro I asumió el título de Emperador en lugar de rey, tanto para remarcar la diversidad entre las diferentes provincias brasileñas como para emular a Napoleón que unió la idea del Imperio con la Revolución francesa y la modernidad. Sin embargo, Pedro I se encontraba entre la sociedad relativamente cosmopolita de Río de Janeiro y el resto del país, mucho más conservador y patriarcal. Pedro dejó a un lado pronto sus ideales liberales con una Constitución (proclamada el 24 de febrero de 1824) que le proporcionaba un destacado poder, algo que se consideraba necesario para mantener el control en las zonas interiores, particularmente en el norte del país.
En numerosas provincias, especialmente en las del norte, empezó a crecer el sentimiento republicano.
En 1825 surgió una revolución independentista en la Provincia Oriental (hoy Uruguay), que había sido anexionada por Portugal y unida a Brasil desde 1821 bajo el nombre de Provincia Cisplatina. La provincia proclamó no sólo su independencia de Brasil, sino también su reincorporación a las demás provincias platenses. Esto desencadenó en diciembre de ese año la guerra contra las Provincias Unidas del Río de la Plata (hoy Argentina).


A la muerte de su padre, Pedro decidió sucederle en el trono como rey de Portugal, ignorando las restricciones de su propia Constitución. Promulgó la constitución liberal portuguesa el 26 de abril de 1826 pero ante la amenaza de los seguidores de su hermano Miguel, se vio forzado a hacer un acta de abdicación el 2 de mayo en favor de su hija María, condicionado hasta que fuera aceptada la Carta Constitucional de 1826 y su hija casara con su hermano Miguel, ya que la pequeña reina tenía sólo siete años. Pedro IV declaró que la abdicación ya estaba cumplida el 3 de marzo de 1828.  Mientras, su aparente indecisión entre Portugal y Brasil siguió dañando su ya maltrecha popularidad. Ese mismo año murió su esposa, aún joven, la emperatriz Leopoldina.
El 17 de octubre de 1829 se casó con su segunda esposa, Amelia de Beauharnais, princesa de Leuchtenberg. Amelia era hija de Eugène de Beauharnais y nieta de la emperatriz Josefina de Beauharnais. Era también hermana de Carlos Augusto Eugenio Napoleón de Beauharnais que se casó con la hija de Pedro, María II.

Tras una crisis política que terminó con la dimisión de los ministros, y en medio de una fuerte recesión económica, Pedro abdicó del trono de Brasil en favor de su hijo Pedro II el 7 de abril de 1831.


Regresó a Portugal para luchar contra su hermano Miguel que había asumido el trono portugués. El episodio más sobresaliente de este periodo fue el denominado desembarco de la Playa de la Memoria (Matosinhos), ocurrido el día 8 de julio de 1832 en el que el soberano acaudillaba a un ejército que se dio en llamar Los Bravos de La Memoria. En 1834 derrotó a los miguelistas y devolvió el trono a su hija María.
Pedro murió en Queluz, el mismo palacio en el que nació, a la edad de 35 años, en 1834, a causa de una tuberculosis. En 1972 sus restos se trasladaron a Brasil y fueron enterrados en la cripta del Monumento de Ipiranga.

Archivo:Túmulo de Pedro I do Brasil, Capela Imperial.JPG

Tumba de S.M.I. Pedro I de Brasil en Ipiranga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada