SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 1 de marzo de 2015

LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LOS MÁRTIRES DE LISBOA


                      A nuestro dilecto amigo el Excmo.Sr.D. Vítor Escudero de Campos

La Iglesia de Nuestra Señora de los Mártires (Igreja de Nossa Senhora dos Mártires) se sitúa en la parte alta de la Rua Garrett, cerca de otras dos iglesias: la del Loreto y la de la Encarnación; tres edificios que constituyen una especie de trinidad sacramental de la céntrica área urbana de Chiado.
Después de la reconquista de Lisboa, el rey D. Afonso Henriques mandó construir y puso la primera piedra de los templos de São Vicente de Fora y de Nossa Senhora dos Mártires, levantados junto a primitivas necrópolis cristianas de la ciudad, probablemente mozárabes. 
Fachada de la Iglesia
Foto: www.cm-lisboa.pt
La construcción de la iglesia de los Mártires se llevo a cabo en el Monte Fragoso, iniciándose las obras en noviembre de 1147, en el lugar donde los cruzados ingleses habían sepultado a sus muertos. Fue la sede de la mayor parroquia de Lisboa, con un territorio que abarcaba desde la Sé (la Catedral) y Santa Justa hasta Alcântara o hasta Oeiras. La iglesia se construyó en diferentes periodos y fue objeto de varias reformas: ampliada en 1476 y reedificada entre 1598 y 1602, registró sucesivas obras desde 1629 hasta mediados del siglo XVIII. Destruida por el terremoto de 1755, en 1769 se optó por trasladar la iglesia a la actual Rua Garrett. Esta iglesia neobarroca, del arquitecto Reinaldo Manuel dos Santos, fue terminada en 1784. Se trata de un templo de nave única encuadrada por ocho capillas laterales, revestida interiormente con mármoles y que posee numerosas obras escultóricas y pictóricas.
Vista del interior del templo
Foto: www.parroquiadosmartires.pt
La fachada frontal está constituida por tres cuerpos. En la zona superior del cuerpo central, tres ventanas luminosas resaltan las caras inferiores. Sobre el pórtico central se halla un medallón conmemorativo dedicado al templo primitivo: este bajorrelieve representa a D. Afonso Henriques, acompañado del legendario cruzado Guilherme da Longa Espada, dando gracias a la virgen por la conquista de Lisboa. Se trata de una obra de Francisco Leal García.
Las pinturas del techo del cuerpo central se consideran unas de las obras más importantes del pintor Pedro Alexandrino. Tienen como tema central el templo primitivo dedicado a Nuestra Señora de los Mártires, que aparece rodeada de los santos apóstoles.
Los frescos de la bóveda
Foto: www.parroquiadosmartires.pt
La capilla mayor contiene la banqueta y el trono del Santísimo Sacramento en mármol negro. En el techo destaca la pintura de la Santísima Trinidad, de Jerónimo Gomes Teixeira. La patrona de esta iglesia se encuentra representada con el Niño en el brazo izquierdo y en el derecho la palma de los mártires. Las pinturas de las ocho capillas laterales también se deben al ya nombrado Pedro Alexandrino. Una estructura de palo santo y un famoso órgano de 1780, obra de Silvério Machado, completan el conjunto.
Sobre el altar, que preside la sacristía, hay un retablo de mármol blanco con la misma escena de la puerta principal y con 12 cuadros al óleo de Cristo y los apóstoles.
Imagen de Nuestra Señora de los Mártires
Foto: www.contrapontolusitano.org
la Iglesia es la sede canónica de la Confraria de Santiago Apóstolo, de la Irmandade do Santissimo Sacramento e de Nossa Senhora dos Martires, de la Irmandade de Sao Miguel e almas y de la Irmandade de Santa Cecilia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada