SERVUS HISPANIARUM REGIS



miércoles, 2 de mayo de 2012

El 2 DE MAYO y SUS ÓRDENES




El 2 de mayo de 1808, a primera hora de la mañana, la multitud comenzó a concentrarse ante el Palacio Real. La muchedumbre vio cómo los soldados franceses sacaban del palacio al infante Francisco de Paula, por lo que, al grito de José Blas de Molina «¡Que nos lo llevan!», el gentío intentó asaltar el palacio. El Infante se asomó a un balcón provocando que aumentara el bullicio en la plaza. Este tumulto fue aprovechado por Murat, que mandó rápidamente a unos Guardias Imperiales al Palacio, acompañados de artillería, que disparó en contra de la multitud. Al deseo del pueblo de impedir la salida del Infante, se unió el de vengar a los muertos y el de deshacerse de los franceses. Con estos sentimientos, la lucha se extendió por todo Madrid.
Los madrileños comenzaron así un levantamiento popular espontáneo pero largamente larvado desde la entrada en el país de las tropas francesas, improvisando soluciones a las necesidades de la lucha callejera. Se constituyeron así partidas de barrio comandadas por caudillos espontáneos; se buscó el aprovisionamiento de armas, ya que en un principio las únicas de que dispusieron fueron navajas; se comprendió la necesidad de impedir la entrada en la ciudad de nuevas tropas francesas.
Todo esto no fue suficiente y Murat pudo poner en práctica una táctica tan sencilla como eficaz. Cuando los madrileños quisieron hacerse con las puertas de la cerca de la ciudad para impedir la llegada de las fuerzas francesas acantonadas en sus afueras, el grueso de las tropas de Murat (unos 30.000 hombres) ya había penetrado, haciendo un movimiento concéntrico para dirigirse hacia el centro. No obstante, la gente siguió luchando durante toda la jornada utilizando cualquier objeto que fuera susceptible de ser utilizado como arma, como piedras, agujas de coser, macetas arrojadas desde los balcones... Así, los acuchillamientos, degollamientos y detenciones se sucedieron en una jornada sangrienta. Mamelucos y lanceros napoleónicos extremaron su crueldad con la población y varios cientos de madrileños, hombres y mujeres, así como soldados franceses, murieron en la refriega. Goya reflejaría años después, en su lienzo La Carga de los Mamelucos, estas luchas.

El pueblo, que no los grandes, salió a luchar a las calles de Madrid frente a la humillación y a la vergüenza

Si bien la resistencia al avance francés fue mucho más eficaz de lo que Murat había previsto, especialmente en la Puerta de Toledo, la Puerta del Sol y el Parque de Artillería de Monteleón, su operación de cerco le permitió someter a Madrid bajo la jurisdicción militar y poner bajo sus órdenes a la Junta de Gobierno. Poco a poco, los focos de resistencia popular fueron cayendo.
Mientras se desarrolló la lucha, los militares españoles permanecieron, siguiendo órdenes del capitán general Francisco Javier Negrete, acuartelados y pasivos. Sólo los artilleros del Parque de Artillería en el Palacio de Monteleón desobedecieron las órdenes y se unieron a la insurrección. Los héroes de mayor graduación fueron los capitanes Luis Daoíz y Torres, que asumió el mando de los insurrectos por ser el más veterano, y Pedro Velarde Santillán. Con sus hombres se encerraron en el Parque de Artillería de Monteleón y, tras repeler una primera ofensiva francesa al mando del general Lefranc, murieron luchando heroicamente ante los refuerzos enviados por Murat. Otros jóvenes militares tampoco acataron la orden superior de no intervenir y lucharon junto a Daoíz y Velarde en Monteleón, como los alféreces de fragata Juan Van Halen, que fue herido de gravedad, y José Hezeta. También secundó a los patriotas el Teniente Jacinto Ruiz.

File:Segovia - Monumento a Daoiz y Velarde, en la Plaza de la Reina Victoria Eugenia.jpg

Monumento a Doíz y Velarde frente al Alcázar de Segovia (A. Marinas)


El Dos de mayo no fue la rebelión del Estado español contra los franceses, sino la de las clases populares de Madrid contra el ocupante tolerado (por indiferencia, miedo o interés) por gran cantidad de miembros de la Administración. De hecho, la entrada de las tropas francesas se había hecho legalmente, al amparo del Tratado de Fontainebleau (1807), cuyos límites sin embargo pronto vulneraron, excediendo el cupo permitido y ocupando plazas que no estaban en camino hacia Portugal, su supuesto objetivo. La Carga de los Mamelucos antes citada, presenta las principales características de la lucha: profesionales perfectamente equipados (los mamelucos o los coraceros) frente a una multitud prácticamente desarmada; presencia activa en el combate de mujeres (Manuela Malasaña o Clara del Rey).


Defensa del Parque de Monteleón (J. Sorolla)

La represión fue cruel. Murat, no conforme con haber aplacado el levantamiento, se planteó tres objetivos: controlar la administración y el ejército español, aplicar un riguroso castigo a los rebeldes para escarmiento de todos los españoles y afirmar que era él quien gobernaba España. La tarde del 2 de mayo firmó un decreto que creó una comisión militar, presidida por el general Grouchy, para sentenciar a muerte a todos cuantos hubiesen sido cogidos con las armas en la mano («Serán arcabuceados todos cuantos durante la rebelión han sido presos con armas»).
El Consejo de Castilla publicó una proclama en la que se declaró ilícita cualquier reunión en sitios públicos y se ordenó la entrega de todas las armas, blancas o de fuego. Militares españoles colaboraron con Grouchy en la comisión militar. En estos primeros momentos, las clases pudientes parecieron preferir el triunfo de las armas de Murat antes que el de los patriotas, compuestos únicamente de las clases populares.
En el Salón del Prado y en los campos de La Moncloa se fusiló a centenares de patriotas. Quizá unos mil españoles perdieron la vida en aquel levantamiento y los fusilamientos subsiguientes.


El pueblo, que no los grandes, sufrió la represión despiadada del Mariscal Murat

Murat pensaba haber acabado con los ímpetus revolucionarios de los españoles, habiéndoles infundido un miedo pavoroso y garantizando para sí mismo la corona de España. Sin embargo, la sangre derramada no hizo sino inflamar los ánimos de los españoles y dar la señal de comienzo de la lucha en toda España contra las tropas invasoras.
El mismo 2 de mayo por la tarde, en la villa de Móstoles, ante las noticias horribles traídas por los fugitivos de la represión en la capital, un destacado político, Juan Pérez Villamil, Secretario del Almirantazgo y Fiscal del Supremo Consejo de Guerra, hizo firmar a los alcaldes del pueblo (Andrés Torrejón y Simón Hernández) un Bando en el que se llamaba a todos los españoles a empuñar las armas en contra del invasor, empezando por acudir al socorro de la capital.

File:Bandomostoles1808.JPG

Original del célebre Bando de los Alcaldes de Móstoles

Dicho bando haría, de un modo indirecto, comenzar el levantamiento general, cuyos primeros movimientos, fueron los que promovieron el corregidor de Talavera de la Reina, Pedro Pérez de la Mula, y el alcalde Mayor de Trujillo, Antonio Martín Rivas. Ambas autoridades prepararon alistamientos de voluntarios, con víveres y armas, y la movilización de tropas, para acudir al auxilio de la capital.
Los acontecimientos del Dos de mayo suelen recibir homenajes todos los aniversarios de dicha fecha. Además se celebra el Día de la Comunidad de Madrid. Entre los homenajes cabe destacar los celebrados con motivo del Primer Centenario en 1908, con la inauguración del conjunto escultórico de bronce Héroes del Dos de Mayo, del escultor Aniceto Marinas, por parte del rey Alfonso XIII...

File:Heroes Dos de mayo.jpg

Monumento al 2 de Mayo, obra de Aniceto Marinas


...y las celebraciones del Segundo Centenario en 2008. Éstas últimas estuvieron protagonizadas por un espectáculo en la Plaza de Cibeles del grupo teatral La Fura dels Baus, en el que se narraban los antecedentes históricos del Levantamiento y los fusilamientos del 3 de mayo. También se llevaron a cabo otras actividades culturales, tanto en la capital como en Móstoles, como la colocación de una ofrenda floral a los héroes del 2 de mayo en el Cementerio de la Florida, un desfile en la Puerta del Sol con la colocación de una corona de flores a las placas de agradecimiento a los que lucharon el 2 de mayo de 1808 así como a los ciudadanos que ayudaron a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004, y una ceremonia de entrega de premios en la Sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid.
Una celebración muy emotiva es la que se realiza en la propia casa de Pedro Velarde, en Muriedas (Cantabria), en la que todos los vecinos, junto con las autoridades del ayuntamiento y del gobierno regional de Cantabria, se reúnen en su jardín: se celebra una misa en su memoria, se recuerda al héroe y se hace una ofrenda floral. Del mismo modo en Sevilla, cuna de Daoiz, un destacamento de artillería rinde honores ante su estatua.

La Orden Humanitaria de la Santa Cruz y Víctimas del 2 de Mayo de 1808 fue constituida el 13 de mayo de 1867, y unida, por concordia en 1869, a la Sección Española de la Cruz Roja. El artículo 53 de sus Estatutos dice: "Se crean las condecoraciones de Placa, Medalla de Plata y Medalla de Bronce para premiar los méritos y servicios prestados a la Orden, pudiendo llevarse en los uniformes de la Cruz Roja por autorización expresa de la antigua Asamblea Suprema de la Cruz Roja Española, hoy Comité Central".

Insignia: Sobre unos peñascos, o unas nubes, según el modelo, una cruz latina esmaltada en rojo. Sobre su cúspide una filactería esmaltada de blanco, cargada con el texto en plata: "Orden del e de Mayo de 1808", superada de una corona de laurel cerrada. En los flancos, una corona mixta formada por una palma de plata y una rama de laurel esmaltada de verde.
Las medallas de plata u bronce eliminan los esmaltados salvo el rojo correspondiente a la cruz.
Cinta: Roja con dos franjas negras en los extremos fileteadas de blanco.

 

Placa de la Orden Humanitaria de la Santa Cruz y Víctimas del 2 de Mayo (Fuente: http://www.coleccionesmilitares.com/ de D. Antonio Prieto Barrio)




Medalla de Plata de la Orden Humanitaria de la Santa Cruz y Víctimas del 2 de Mayo (Fuente: http://www.todocolección.net/)



Lazo de Dama de la Medalla de Plata de la Orden Humanitaria de la Santa Cruz y Víctimas del 2 de Mayo (Fuente: http://www.coleccionesmilitares.com/ de D. Antonio Prieto Barrio)


1910, CONCESIÓN DE LA ORDEN ESPAÑOLA Y HUMANITARIA DE LA SANTA CRUZ Y VICTIMAS DEL 2 DE MAYO DE 1808 (Militar - Medallas Españolas Originales )

Diploma de concesión (Fuente: http://www.todocolección.net/)



En 2006 la Comunidad Autónoma de Madrid decidió dotarse de una distinción para premiar méritos relevantes en todos los campos que hayan beneficiado a Madrid y su región.
La Orden del Dos de Mayo es la máxima distinción que concede la Comunidad de Madrid. Tiene tres grados: Gran Cruz, Encomienda de Número y Cruz, según preeminencia. En el caso de personas jurídicas, la condecoración adopta la forma de Placa de Honor. Está regulada por el decreto 91/2006, de 2 de noviembre.



Encomienda de la Orden del 2 de Mayo




Placa de la Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo




La Presidenta de la Comunidad de Madrid, Dña Espernza Aguirre, con Lazo de Dama, tras imponer la Banda y la Placa de la Orden del 2 de Mayo al empresario Don Florentino Pérez








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada