SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 8 de mayo de 2012

HUMBERTO I, REY DE ITALIA

File:Lesser coat of arms of the Kingdom of Italy (1890).svg


Humberto I (Umberto Rainerio Carlo Emanuele Giovanni Maria Ferdinando Eugenio), Príncipe del Piamonte y luego segundo Rey de Italia, nació en Turín, capital del Reino de Piamonte-Cerdeña, el 14 de marzo de 1844. Fue hijo del Príncipe Víctor Manuel de Saboya, futuro monarca de Piamonte y que años después lograría convertirse en el primer Rey de Italia, y de su prima María Adelaida de Habsburgo-Lorena, Archiduquesa de Austria.
Su educación fue dejada en manos de Massimo Taparelli, Marqués de Azeglio y de Pasquale Stanislao Mancini. En abril de 1868 el príncipe Humberto contrajo matrimonio con su prima hermana, la Princesa Margarita Teresa de Saboya. El matrimonio tuvo un hijo, Víctor Manuel (III) (1869-1947).
Desde marzo de 1858 Humberto de Saboya siguió la carrera militar en el ejército sardo, comenzando con el rango de capitán. Estuvo presente en la batalla de Solferino en 1859, y en 1866 estuvo al mando de una división en la batalla de Custoza aunque sin intervenir directamente en ese combate.

File:Umberto I di Savoia.jpg

S.M. Humberto I de Italia

El 9 de enero de 1878, tras la muerte de su padre Víctor Manuel II, Humberto de Saboya se convirtió en Rey de Italia con el nombre de Humberto I.
Adoptó el ordinal de Humberto I de Italia y no siguió la tradición que le habría correspondido, de ser Humberto IV (de Saboya), a fin de reforzar su imagen como soberano efectivo de sus súbditos en todo el Reino de Italia y no sólo de los nativos de Piamonte-Cerdeña. Con esa misma finalidad, Humberto consintió que los restos de su padre fueran enterrados en el Panteón de Roma, y no en el mausoleo real de la basílica de Superga, situado sobre una de las colinas que rodean Turín, donde desde mediados del siglo XVIII eran sepultados todos los miembros de la dinastía Saboya.
En noviembre de 1878 salió ileso de un atentado que sufrió en Nápoles por parte del anarquista Giovanni Passannante, pero que dejó gravemente herido al Primer Ministro, Benedetto Cairoli. El atacante fue detenido y condeado a muerte, pena que fue conmutada por Humberto I a cadena perpetua.
El 24 de octubre de 1896 el Príncipe Víctor Manuel, heredero del trono italiano, contrajo matrimonio con la Princesa montenegrina Jelena Petrović-Njegoš en Roma.
Durante su reinado Italia se unió a Alemania y Austria-Hungría formando parte de la Triple Alianza, decisión que no fue respaldada por la opinión pública, a causa del dominio que ejerció el Imperio Austrohúngaro en el norte de Italia y que restó popularidad al monarca italiano. De hecho, esta clase de alianza era considerada hasta cierto punto "antinatural" por los políticos e intelectuales italianos, que si bien admiraban la potencia del Imperio Alemán, no olvidaban que el irredentismo italiano aún estaba vigente y reclamaba la anexión del Trentino y de Istria, regiones pobladas por italianos pero bajo soberanía de Austria.

File:Umbertoofitaly.jpg

Humberto I, Rey de Italia


La política exterior italiana bajo el reinado de Humberto I se caracterizó también por una insistencia en participar del imperialismo mostrado por otras potencias europeas en el Reparto de Africa. No obstante, Italia inició su colonialismo cuando otros países ya tenían imperios ultramarinos consolidados (como resultado de la tardía unificación italiana), mientras que la economía italiana era aún débil para afrontar los gastos de aventuras coloniales en comparación a otros países europeos más prósperos. Ello no impidió que bajo el reinado de Humberto I se formase el imperio colonial italiano basado en los territorios de Eritrea y Somalia, obtenidos bajo la inspiración del primer ministro Francesco Crispi, un imperialista convencido.
No obstante la popularidad de esos proyectos disminuyó después de la desastrosa Batalla de Adua en Etiopía el 01 de marzo de 1896 en la que las fuerzas italianas fueron vencidas por el soberano abisinio Menelik II.
En el verano de 1900, las fuerzas italianas formaron parte de la Alianza de las ocho naciones que participó en la campaña contra la Rebelión de los bóxers en China. El Reino de Italia ganó la concesión en Tianjin.
La actitud de Umberto ante la Santa Sede fue inflexible, declarando en 1886 que Roma era innegociable y la capital definitiva del Reino de Italia.

File:Umberto I.JPG

Moneda de 20 liras de oro de 1888 con la efigie de Humberto I

El reinado de Humberto I se caracterizó también por la orientación política fuertemente conservadora del monarca, muy hostil a los sindicatos obreros que surgían en las ciudades industriales del norte de Italia. El advenimiento del socialismo causaba que el rey, desde inicios de la década de 1890, se apoyase en los sectores más conservadores de los políticos y del ejército, desconfiando del liberalismo y del parlamentarismo heredado de su padre, aunque la industrialización italiana había entonces progresado con gran rapidez y era ya una realidad en las regiones septentrionales del país.
Una grave crisis surgió al respecto cuando en mayo de 1898 hubo masivas protestas populares en Milán relacionadas con una subida de precios del trigo y ciertos impuestos nuevos que gravaban al proletariado urbano. Las protestas fueron reprimidas de manera sangrienta en las calles milanesas por el ejército, incluso empleando la artillería contra manifestantes desarmados, bajo las órdenes del general Fiorenzo Bava Beccaris.
La represión dejó un saldo cercano al centenar de muertos y pasó a la historia italiana como la Masacre de Bava-Beccaris, pero la reacción del rey Humberto en Roma fue convocar al general represor y felicitarlo públicamente por su "valentía en defender la Casa Real", acusando a los obreros de "enemigos de la Corona". Además le fue impuesta por el monarca la insignia de Gran Oficial de la Orden Militar de Saboya.
Estos acontecimientos deterioraron el respaldo popular hacia Humberto I en particular y el prestigio de la Casa de Saboya en general, de hecho la alineación del rey en favor de la represión violenta contra los obreros lo tornaron en un blanco de la propaganda socialista y anarquista.

File:Moti 1898 Piazza Duomo.jpg

El ejército italiano ocupa posiciones en la Plaza del Duomo de Milán (1898)

Humberto I acudió a la ciudad de Monza, en Lombardía, a un evento deportivo en el verano de 1900. El día 29 de julio de 1900, tras cenar en la Villa Real situada en Monza, Humberto I murió asesinado por el anarquista Gaetano Bresci, quien irrumpió en la Villa Real y mató al monarca con cinco disparos de revólver.
Tras esta inesperada muerte, su hijo Víctor Manuel III le sucedió en el trono de Italia. El rey Humberto I fue enterrado en el Panteón de Roma al igual que su antecesor.

File:Tomb Umberto I Pantheon 2006.jpg

La tumba de Humberto I en el Panteón de Roma

-------------------------------------------------------------------------------------------------------


Reproducimos hoy nuevamente el aviso de nuestro muy querido Don Guillermo Torres Muñoz mediante la siguiente:
 
NOTA URGENTE: Debido a causas personales de S.A.I.R. el Príncipe Osmán Rifat, la conferencia que tenía prevista impartir en los locales de la Sociedad Heráldica Española el dia 9 de mayo, pasará a celebrarse el próximo miércoles día 16 de mayo con el mismo horario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada