SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 19 de octubre de 2012

DOS DECLARACIONES DE SU BEATITUD GREGORIOS III

Con motivo de la celebración mañana sábado de la Investitura en Madrid del Gran Priorato de España de la Orden de San Lázaro de Jerusalén, reproducimos dos importantes declaraciones de nuetro Protector Espiritual, Su Beatitud Gregorios III Laham, Patriarca Católico-Melkita de Antioquía, Jerusalén, Alejandría y Todo Oriente, en comunión perfecta con la Santa Iglesia Católica y Su Santidad el Papa Benedicto XVI.




Bienvenida de Su Beatitud Gregorios III a Su Santidad Benedicto XVI durante el viaje apostólico al Líbano.

"Judios, cristianos y musulmanes creen en un solo Dios, Creador de todos los hombres. Creen, no son enemigos, sino hermanos.
Bienvenido Santidad a Oriente, a Beirut y a la Iglesia del Líbano, única en todas sus tradiciones espirituales. Bienvenido al Líbano, con todas sus confesiones musulmanas y cristianas! Bienvenido a la Iglesia melquita católica griega y a esta iglesia dedicada a San Pablo, construida según el modelo de la Basílica de la Santa Sabiduría (Santa Sofía) en Constantinopla, y propiedad de nuestra Sociedad Misionera de San Pablo! Bienvenido también en nombre de las Asambleas de Patriarcas Católicos de Oriente y Obispos que han respondido a su llamada y participado en la Asamblea Especial para Oriente Medio, en el Sínodo de los Obispos, que es un signo de su cuidado y afecto.
Su Santidad está trayendo un mensaje de esparanza y de paz, como ya lo hizo su predecesor, el beato Papa Juan Pablo II, amigo de Líbano y de los países árabes.
El mundo entero sabe que la luz viene del Este: Ex Oriente lux. Desde el este se propagó la luz hacia el oeste, llevando el mensaje de Jesús. "Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo" (Juan 1:9).

















Su Beatitud Gregorios III se dirige a Su Santidad Benedicto XVI

Santidad, Padre amado,  hoy en día, usted está trayendo de nuevo a nosotros la luz de Oriente, que figura en la Exhortación Apostólica Postsinodal. Como dijo Jesús a sus elegidos, Pedro, "Confirma a tus hermanos;" (Lucas 22: 32b) por lo que, Santísimo Padre, habéis venido a fortalecer los obispos orientales por su amor. Por nuestra parte, nosotros recibimos esta Exhortación Apostólica post-sinodal con afecto y gratitud. Por lo tanto, por nuestra parte, nos gustaría dar Su Santidad confirmación de nuestra fe y nuestro vínculo de unidad con nuestros amados hermanos en Occidente.
Su Santidad decidió firmar esta exhortación Exhortacion Apostólica en el Líbano, pero, de hecho, desde el Líbano se habla a todo el Oriente árabe. Este documento se dirige a los cristianos del Líbano y el resto del mundo árabe, ayudándoles a entender el significado de su existencia, función, misión, servicio y testimonio en este mundo oriental con mayoría musulmana. Esta misión se puede resumir en la llamada a ser luz, sal y levadura. Todos los cristianos deben saber que se encuentran un pequeño rebaño que no tiene miedo y no se asusta, asumiendo su papel entre todas las gentes. La esencia de esta Exhortacion Apostólica radica en su título, comunión y testimonio, significado, unidad y testimonio hacia afuera (ad intra y ad extra). Este título es un lema cristiano, pero es válido para cristianos y musulmanes por igual. De hecho es un lema que se vive en interacción con todas las comunidades constitutivas del mundo árabe.
Santísimo Padre, la Asamblea especial para el Sínodo de los obispos de Oriente estaba preocupada, de manera notable, con un caso que tiene una gran influencia sobre la Iglesia en el mundo árabe: es decir, el conflicto israelo-palestino.


Estamos agradecidos por la posición firme y constante de la Santa Sede y los papas en este caso prolongado a lo largo de los años. Esta posición fuerte es un acto valiente de equidad, justicia y verdad, tan necesaria por la injusticia política del mundo de hoy: por lo tanto la Santa Sede sigue siendo la pionera de la justicia del mundo. Además la solución del conflicto israelo-palestino sería la garantía para resolver el muy complejo problea del mundo árabe y una garantía para ralentizar la emigración de los cristianos que provoca la disminución de su presencia en Oriente, que es la cuna del cristianismo, y permitiéndoles continuar con su papel histórico y misión, lado a lado y de la mano con sus conciudadanos musulmanes y otros, "Para que tengan vida, y la tengan abundante" (cf. Juan 10:10). Una vida más libre, más digna, abierta, desarrollada y floreciente.
El reconocimiento del Estado Palestino es el bien más preciado que puede ser adquirido por el mundo árabe. Garantizará la realización de las directrices establecidas en esta exhortación Post Sinodal Apostólica, por la cual expresamos nuestra gratitud más viva. Podría preparar el camino para una democracia real y una revolución capaz de cambiar la faz del mundo árabe dando paz a Tierra Santa, Medio Oriente y el mundo.
Santísimo padre, en esta ocasión, es una gran alegría para nosotros proclamar la comunión plena, firme y constante de nuestro Patriarca con la Iglesia de Roma que preside en el amor.


Además, nos gustaría hacer hincapié en la importancia de la unidad de los cristianos, un tema central del Sínodo para el Medio Oriente. Deje que nuestras iglesias fuertes, coherentes, trabajando juntas, puedan mostrar a todo el mundo a través de sus valores, la fuerza del mensaje del Evangelio, siempre nuevo. Valores que usted expresa en sus encíclicas sobre virtudes teológicas: amor de Dios (Deus Caritas est), esperanza (Spe salvi) y amor en la verdad (Caritas in veritate).
El mundo necesita la Iglesia para respirar con sus pulmones y contar con toda su vitalidad, permanecer puro en la fe, la joya más hermosa, para que el mundo pueda renovarse. Entonces reinará la civilización de fe, la esperanza y el amor: la civilización del cielo en la tierra.
Santísimo Padre, concluimos con la oración que se recita para usted durante la Divina Liturgia en la Iglesia Católica Griega Melkita cada día en todo el mundo, por el Patriarca y todos los obispos y sacerdotes:

 "Entre los primeros, recuerda, Oh Señor, a nuestro Santo Padre Benedicto XVI, Papa de Roma, para que le concedas guiar acertadamente a la Santa Iglesia en paz, seguridad, salud y honor, por largos años, llevando la fe y la palabra por el mundo!".
¡Muchas gracias por su visita!. ¡Muchas gracias por la Exhortación Apostólica Post Sinodal!. Muchas gracias por su amor!. Te queremos, te amamos!. Ad multos annos!.
EΙΣ ΠΟΛΛΆ ΈΤΗ, ΔΈΣΠΟΤΑ!" 
Gregorios III, Patriarca

 
 ---------------------------------------------------------------------------------------
Nos remite nuestro querido amigo y caballero lazarista Don Juan de Ranea la declaración de Su Beatitud Gregorios III con motivo del comienzo del Año de la Fe y del conflicto civil en Siria:

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – “Que el Año de la fe sea para Siria el Año de la reconciliación: esta es la esperanza de los cristianos y de todo el pueblo sirio”: lo declara en una entrevista con la Agencia Fides, en la víspera de la apertura del Año de la Fe, el Patriarca melquita de Damasco, Gregorio III Laham, ahora en el Vaticano para asistir al Sínodo sobre la Nueva Evangelización. “Nosotros los cristianos en Oriente Medio - explica Gregorio III, Pastor de la comunidad greco-católica que en Siria tiene más de 150 mil fieles - nos sentimos parte integrante del mundo árabe y en este tiempo de dificultad, de angustia, de miedos, tenemos una mayor necesidad de fortalecer nuestra fe, para ser portadores del Evangelio. La presentación de los valores de la fe, realizada en la Exhortación apostólica Ecclesia in Medio Oriente es muy importante, depende de nosotros el hacer nuestro este patrimonio – formado por la libertad religiosa, la convivencia, la ciudadanía, los derechos, la solidaridad, el amor – para hacer un programa ad extra. Los cristianos siempre han jugado un papel clave en Oriente Medio en la cultura, el arte, la educación y el trabajo social, y tienen la intención de seguir siendo fermento en la sociedad”. Para el Patriarca la propuesta de reconciliación en Siria es una expresión directa de la fe: “La Reconciliación - advierte - es el único camino posible: en caso contrario Siria se dirige al encuentro de la muerte.


En el conflicto que continúa en Siria, se impone el caos y no hay respuestas adecuadas. Nadie las tiene, ni el gobierno ni la oposición, ni la comunidad internacional. Estamos sumidos en la oscuridad y, en esta situación, la fe es la respuesta y la reconciliación es nuestra propuesta”. En tal estado de estancamiento político, el Patriarca apoya la propuesta de una “nueva iniciativa diplomática para implementar los llamamientos del Papa”, lanzada ayer a través de la Agencia Fides, por Mar Gregorios Yohanna Ibrahim, Metropolitana sirio-ortodoxo de Aleppo. “Sea bienvenida cualquier iniciativa que promueva la reconciliación: la palabra reconciliación - señala Gregorio III - ha sido una constante, siempre ha estado presente en cualquier intervención, por pequeña que fuese, del Santo Padre en su último viaje a Líbano. La reconciliación es la salvación de Siria y el futuro de los cristianos que, como dice San Pablo, se hacen 'todo para todos'. La Iglesia no está a favor o en contra del régimen, pero es una comunidad que quiere dar un testimonio de amor y quiere salvar a Siria” Por último, el Patriarca melquita por iniciativa propia dice: “He pedido al Presidente del Líbano, Michel Suleiman, que envíe los discursos del Santo Padre, durante el reciente viaje al Líbano, a los líderes del mundo árabe como mensaje de paz y convivencia que desde el Líbano se irradia en todo el Oriente Medio. Esta es la respuesta a las revoluciones árabes. Y el presidente ha acogido positivamente mi propuesta”. (PA) (Agencia Fides 9/10/2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada