SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 22 de noviembre de 2012

LA IMPERIAL ORDEN DE SANTA CATALINA


http://alexanderpalace.org/palace/img/orstcatherine.jpg





















La Imperial Orden de Santa Catalina (Императорский Орден Святой Екатерины)
Fue instituida el 24 de noviembre 1714 por Pedro el Grande con motivo de su matrimonio con Catalina I de Rusia. Por esas fechas la Emperatriz había puesto en venta sus joyas y bienes para pagar el rescate de los cosacos que fueron capturados por los turcos en 1711, lo le valió la admiración de la Corte y el país.
Se convirtió en la única orden exclusivamente femenina de la Rusia Imperial si exceptuamos la efímera
 Orden de San Olga, que existió brevemente entre 1916-1917, pero cesó de concederse con la caída de la dinastía Romanov.
Los estatutos de la Orden se publicaron por primera vez en 1713, y en ellos se indicaba que estaba bajo la advocación de Santa Catalina de Alejandría, santa patrona de la Emperatriz.
El 24 de noviembre de 1714, onomástica de la Emperatriz, Pedro el Grande personalmente concedió la insignia de la Orden a la emperatriz Catalina, y le concedió el Gran Maestrazgo. Sin embargo hasta 1726 no se produjeron ingresos.
Contaba con dos clases:
  • Dama Gran Cruz (insignia y placa)
  • Dama Cruz Menor (insignia)

 

Retrato de la Emperatriz Catalina I portando la banda y la insignia de la Orden, pintado por Jean Marc Nattier. Fuente: Nick Nicholsonhttp://www.alexanderpalace.org/palace

La cinta es roja, de moiré, con bordes de plata y bordada con la inscripción: "ЗА ЛЮБОВЬ И ОТЕЧЕСТВО" - "Por el amor y la Patria").
La Insignia de la Orden consistía en una cruz con un gran medallón en el centro de la misma. En el medallón una representación de Santa Catalina de Alejandría, sosteniendo una gran cruz blanca y una palma, símbolo de su martirio. En los cuatro cuadrantes formados por la cruz se escriben las iniciales "FDSR" ("Fac Domine Salvum Regem" , Dios salve al Zar).
En el anverso unas águilas destruyen un nido de serpientes, al pie de una torre en ruinas, en lo alto de la que se aprecia un nido de aguiluchos. El anterior es el lema Aequant Munia Comparis ("Por sus obras está a su mismo nivel").
La Estrella (o placa ) consistía en un medallón de plata en forma de estrella de ocho puntas con rayos, con incrustaciones de diamantes. En el centro se representa la rueda de Santa Catalina (símbolo de su martirio) coronada por una cruz.

A cada Gran Duquesa que nacía se ​​le confería la Gran Cruz de la Orden en su bautizo (o en el momento de su matrimonio en el caso dela Familia Romanov), así como a las princesas de la Sangre Imperial al cumplir los 18 años de edad. Como resultado, con la excepción de los miembros de la familia imperial, las mujeres de la Orden eran generalmente de edad avanzada.
Además de los miembros reales, se fijó un número cerrado de 106 concesiones, divididas de la siguiente manera:
  • 12 Damas Gran Cruz
  • 94 Damas Pequeña cruz
Los doce Damas Gran Cruz eran por lo general  miembros femeninos de casas reinantes extranjeras. La Reina Alejandra de Inglaterra fue nombrada Dama Gran Cruz de la Orden de Santa Catalina por Alejandro II y la Princesa Alicia de Grecia también fue miembro de la Orden.

 
Insignia de la Gran Cruz

Esta Orden sólo se concedió en una ocasión a un varón y fue en 1727 al príncipe Alejandro Menshikov, de 13 años de edad, hijo del mejor amigo del zar Pedro I de Rusia.

 
Placa de la Gran Cruz

Formaban el grupo de Damas Pequeña Cruz las mujeres de la más alta nobleza, que formaban parte del acompañamiento de la Emperatriz, y hubieran participado en importantes obras de beneficencia o de caridad fuera de sus funciones en la Corte.

 
Un retrato de la Gran Duquesa Maria Feodorovna por Roslin, llevando la Estrella y la insignia de la Orden en el 1770. Fuente: Nick Nicholsonhttp://www.alexanderpalace.org/palace

La Orden celebraba anualmente la fiesta de Santa Catalina de Alejandría cada 24 de noviembre (7 de diciembre en el calendario gregoriano). Sus componentes se reunían para la celebración de la Divina Liturgia. Luego, vistiendo la túnica y la insignia de la Orden, las mujeres de la familia imperial, seguidas de las 106 Damas Gran Cruz y Pequeña Cruz  iban en procesión desde la Capilla Imperial a una sala de banquetes preparada especialmente para la ocasión.

Bello plato de porcelana de Popov, datado a finales de la década de 1830, empleado en el banquete anual de la Orden de Santa Catalina. Fuente: Nick Nicholsonhttp://www.alexanderpalace.org/palace

La Sala de Santa Catalina en el Gran Palacio del Kremlin en Moscú fue utilizada para estas ocasiones. El color y la decoración de la Sala de incorpora los propios d la Orden. Este Salón también sirvió como salón del trono de la emperatriz consorte.
En la actualidad la Federación de Rusia utiliza este espacio para recibir a dignatarios extranjeros.

La Sala Santa Catalina en el Kremlin, donde el presidente Putin recibe Diplomáticos Extranjeros y Delegaciones de la Federación de Rusia. Fuente: Nick Nicholsonhttp://www.alexanderpalace.org/palace

El 20 de octubre de 1856, Alejandro II modificó sus Estatutos y decretó que la placa y las insignias de la Orden debían ser diamantes.
Las damas eran elegidas miembros de la Orden por el Emperador, pero sus patentes fueron firmadas siempre por la emperatriz. El honor de ser miembro de la Orden no puede ser subestimado pues la pertenencia a la misma daba acceso a la familia imperial, y a una relación de por vida a ella.
Cuando la última zarina, Alexandra Feodorovna, y sus hijas  fueron exiliadas en Siberia antes de su asesinato junto al Zar Nicolás II y al Zarevicht, llevaron sus insignias y placas con ellas.
Las joyas desaparecieron en 1918 pero fueron recuperadas en 1933.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada